YPF designó un ejecutivo "histórico" en Metrogas

El lunes se producirá en el mundo empresario un enroque de los que más le gustan al Gobierno. Andrés Cordero, que hasta ahora se desempeñó como director general de Metrogas por la mayoría accionaria que tenía en esa empresa la británica BG, le cederá su lugar a Marcelo Núñez, un especialista en gas con varios años de trabajo en la compañía nacionalizada.

El jueves 29 de noviembre, la petrolera a cargo de Miguel Galuccio informó que había decidido utilizar su derecho de preferencia para quedarse con 54,67% de las acciones de GASA, la controlante de Metrogas, que estaban en manos de BG. De esa manera, le quitó el negocio a una sociedad liderada por Daniel Vila y José Luis Manzano.

YPF, que ya tenía una participación en la mayor distribuidora de gas del país, sumó con la operación un 70% del capital social de la compañía. La empresa tiene 2,2 millones de clientes en la ciudad de Buenos Aires y 11 municipios del conurbano bonaerense.

La petrolera oficializará la designación de Nuñez el mismo lunes. Ese mismo día, el nuevo miembro de Metrogas, que le comunicó su designación a algunos funcionarios y empresarios del sector, tomará el control de la empresa. Cordero, un hombre respetado por sus colegas, lo estará esperando para el recambio.

El ejecutivo había llegado a Metrogas luego de un episodio polémico. Estaba al frente de la empresa Gasoducto Cruz del Sur, que administra el ducto que une Buenos Aires con Montevideo, en representación de la compañía británica. Pero debió desembarcar en Metrogas luego de que el Gobierno pidió la renuncia de Roberto Brandt a su cargo, en el marco de la crisis energética.

INGRESOS ESCASOS

Más allá de los nombres, el futuro de Metrogas está atado, de acuerdo con la empresa, a un futuro incremento en sus ingresos. Por el congelamiento de sus tarifas y el incremento de los costos, la empresa registrar pérdidas año tras año. Desde 2008 hasta 2011 registró quebrantos consecutivos. Ese año, su rojo fue de 26,27 millones de pesos, mientras que el año pasado marcó una pérdida de $ 17,96 millones.

En 2010 entró en concurso preventivo, algo que le costó la intervención del Gobierno. Aunque la compañía logró cerrarlo el 12 de septiembre del año pasado, ese mismo mes dejó de pagarles a las petroleras la mitad del gas que vende a sus clientes. Una de las principales afectadas por la cesación de pagos es, irónicamente, YPF, su principal proveedora de gas.

Sin grandes precisiones, la petrolera referirse al tema cuando anunció la compra. “El trabajo conjunto entre YPF y el Estado Nacional permitirá recuperar su valor, la eficiencia y el buen desempeño en el mercado en el que se desarrolla”, sostuvo.

La compra fue cuestionada por especialistas del sector. De acuerdo con su interpretación, contradice la ley 24.076, que data de 1992 y regula el sector gasífero. Su texto sostiene en el artículo 34 que “ningún productor o grupo de productores” podrá “tener una participación controlante” en “una sociedad habilitada como distribuidora”.

Aunque YPF es la segunda empresa de extracción de gas del país, el Ente Nacional Regulador del Gas (Enargas), que dirige Antonio Pronsato, avaló la operación.

MÁS GAS DE BOLIVIA

El presidente de la petrolera estatal boliviana YPFB, Carlos Villegas, ratificó el compromiso de proveer gas por hasta 19,2 millones de metros cúbicos diarios en 2014, en una reunión que mantuvo ayer con el ministro de Planificación, Julio De Vido. Durante los últimos años, las compras de gas al país del Altiplano crecieron exponencialmente debido a la caída de la producción doméstica.

La posibilidad de ingreso de mayores volúmenes está relacionada con la ampliación de la capacidad de los gasoductos del norte de la Argentina

La Nación