Tecpetrol quiere usar agua potable para sus equipos

La operadora petrolera solicitó autorización para utilizar agua dulce y potable para sus equipos del yacimiento El Tordillo. Sería por seis meses. Ya se habilitó el registro de oposición, pero por el momento sólo se puede acceder al mismo presentándose o enviando una nota al Instituto Provincial del Agua, en Rawson.

La solicitud presentada por Tecpetrol para el uso agua potable en la industria petrolera se conoció por el último boletín oficial de la Provincia, publicado el 28 de junio, a través de un edicto firmado por el subadministrador de Recursos  Hídricos del Instituto Provincial del Agua, el ingeniero Pablo Rimoldi.
El edicto se publicó por tres días, en función de lo dispuesto por la legislación vigente, y debería estar en exhibición, por 15 días, en los lugares visibles del municipio y juzgado de Paz de Comodoro Rivadavia, para motivar las presentaciones en el registro de oposición,  que estará habilitado hasta la semana próxima si es que se está cumpliendo con los tiempos previstos: los 30 días posteriores a la última publicación oficial del tema.
Tecpetrol solicitó el uso de agua pública para utilizarla, durante seis meses, en las tareas de perforación en los pozos S-2650, S-2671 y S-2672, todos ubicados en el yacimiento El Tordillo.
Las presentaciones contrarias a la utilización del agua sólo pueden hacerse en el Instituto del Agua, ubicado en la calle Roger 643 de Rawson, y la petición debe fundamentarse por escrito. Las objeciones serían discutidas en una futura audiencia pública, cuya fecha aún se desconoce.

UNA RENEGOCIACION QUE NO CIERRA
La solicitud de agua se produce en momentos en que Tecpetrol está discutiendo, con la Provincia, la renegociación de los contratos de explotación de El Tordillo y otras dos áreas que tienen en Chubut. La extensión contractual sería por 10 años más.
En función de la ley de hidrocarburos, la operadora se mostró dispuesta a aportar un 4 por ciento extra en concepto de bono de compensación, por encima del 12% de regalías que ya paga por el sistema y acuerdo de concesión anterior.
La renegociación parecía estar cerrada, tanto que el propio gobernador Martín Buzzi sostuvo que el nuevo convenio se iba a firmar antes de que finalizara junio,  pero en la práctica las jornadas transcurren sin avances y sin información clara y concreta de los aspectos centrales de una renegociación que el Estado provincial decidió mantener en secreto.
Además de problemas ambientales todavía no resueltos, esta controvertida renegociación con Tecpetrol se produce en momentos en los que la operadora está en baja ya que, como informó Diario  Patagónico, la firma dejó de producir un 25 por ciento de petróleo y un 26 de gas entre 2009 y 2012.
Tecpetrol, del grupo Techint, tiene en la provincia las concesiones de El Tordillo, La Tapera y Puesto Quiroga. Junto con la caída en la producción, entre 2005 y 2011, la operadora bajó sus inversiones en un 29 por ciento.
Los actuales convenios tienen como fecha de vencimiento noviembre de 2017 pero, como sucede en el campo hidrocarburífero, siempre se busca acelerar las renegociaciones para proyectar y ampliar las eventuales y futuras inversiones.
Tecpetrol achicó sus inversiones desde 2009 a la fecha. Los datos oficiales de la Secretaría de Energía de la Nación, que este diario dio a conocer hace dos semanas, son concluyentes e indican que en 2008 invirtió en Chubut casi 120 millones de dólares, mientras en los años 2009, 2010 y 2011 presentó planes de inversión que apenas superan los 60 millones de dólares.
De los yacimientos, el más importante que opera Tecpetrol es El Tordillo. Con la renegociación en  marcha, la operadora parece correr con ventaja porque estaría obteniendo una extensión contractual de un yacimiento maduro que hoy le brinda más de 17.000 barriles de crudo diarios.

El Patagónico