Sangría de dólares: La soja se acerca a los US$ 450 mientras crece el déficit energético

El precio de la oleaginosa viene cayendo durante los últimos días y los especialistas prevén más bajas para el mediano plazo. En este contexto, en los primeros ocho meses del año las importaciones de combustibles y energías requirieron de u$s 9029 millones. Las reservas del Banco Central siguen en el nivel más bajo desde 2007.

El dato comenzó a causar preocupación en el seno del Gobierno nacional: en los últimos días el precio de la soja viene cayendo de manera significativa y ya se ubica en torno a los 480 u$s/tonelada, mientras que los valores futuros negociados para el año que viene rondan los 460 u$s/tonelada.

Si bien el actual precio del principal producto de exportación argentino era algo previsible para estos tiempos, tal como lo adelantó La Política Online a fines de julio, durante agosto la oleaginosa logró mantenerse dado que jugó a favor la incertidumbre climática presente en EE.UU.

Pero ahora el mercado climático (más conocido como “Weather Market”) en el país del norte dejó influir sobre las cotizaciones y se comenzó a jugar otro partido vinculado a las estimaciones de cosecha sudamericana, principalmente en Brasil, Argentina y Paraguay.

De esta manera, el último informe mensual del Departamento de Agricultura de los EE.UU. (USDA) proyectó una cosecha récord de 88 millones de toneladas en Brasil (las estimaciones privadas hablan de 90 millones) y una producción argentina de 53,5 millones.

Pero el dato que tomaron los operadores del Mercado de Chicago (CBOT) es que la oferta global del producto se incrementará el año que viene ya que por primera vez Paraguay apareció en el mapa de productores mundiales con un volumen proyectado en 9 millones de toneladas.

En este sentido, Pablo Adreani, director de Agripac Consultores, señaló a este medio que “la merma en la producción de EE.UU. (que pasó de 85 a 88 millones) fue compensada por un mayor potencial productivo de Brasil y la aparición de Paraguay en el cuadro de balance de oferta mundial”.

Así las cosas, un dato que jugará a favor de las cotizaciones de la soja en 2014 es que, según estima Adreani, China mantendrá su nivel de importaciones récord que viene aumentando a un nivel interanual del orden de las 9,5 millones de toneladas.

En tanto, según se informó oficialmente este lunes, la semana pasada las empresas agroexportadoras nucleadas en CIARA/CEC liquidaron la suma de u$s 399.357 millones, mientras que en lo que va del presente año 2013 el monto liquidado asciende a los u$s 18.848 millones.

Por su parte, cabe destacar que el hecho de que el precio de la soja baje a los niveles que menciona el economista no es un dato menor teniendo en cuenta la crisis de falta de dólares que vive la Argentina (se trata del principal producto generador de divisas del país).

Déficit Energético

En este contexto, en los primeros ocho meses de 2013 las importaciones de combustibles y energía requirieron u$s 9029 millones contra exportaciones por u$s 3619 millones, según datos oficiales difundidos por el Indec.

Es decir, según publica valorsoja.com, el saldo energético en lo que va del presente año registró un déficit histórico de u$s 5410 millones (para un país como la Argentina –sin crédito internacional ni receptor de grandes inversiones– un agujero de esta dimensión no es poca cosa).

De esta manera, el encargado de pagar la mayor parte de la cuenta energética fue el campo: en los primeros ocho meses de este año el sector agroexportador generó u$s 15.564 millones versus u$s 13.659 millones en el mismo período de 2012.

Como sea, lo cierto es que la economía argentina, lejos de fortalecerse en la última década por medio de la diversificación de la matriz exportadora, se debilitó tanto que la suerte de todos los sectores productivos depende de lograr una buena cosecha.

Por último, las reservas del Banco Central (BCRA) se ubican actualmente en u$s 35.042 millones y alcanzan de esta forma el nivel más bajo desde el año 2007.

LPO