Los socios chinos de Bulgheroni avanzan en el mercado petrolero regional

La petrolera estatal china CNOOC, dueña del 50% del Grupo Bridas, planea construir una mega planta de Gas Natural Licuado en Canadá y ampliar su presencia en el fenomenal negocio del transporte de GNL. Es una de las interesadas en el yacimiento Vaca Muerta. La también estatal PetroChina se quedó con los activos de Petrobras en Perú.

Los socios chinos de Bulgheroni avanzan en el mercado petrolero regional

 

China dio un paso más en el mercado petrolero americano. Urgido por la monumental demanda de energía del mercado interno, Pekín sigue ampliando sus negocios en el extranjero a través de sus empresas estatales, una de las cuales es dueña de la mitad del Grupo Bridas, de los hermanos Bulgheroni.

Se trata de China National Offshore Oil Corporation (CNOOC), que controla desde 2010 Pan American Energy, la segunda mayor productora de petróleo de Argentina, después de YPF.

Ayer, CNOOC anunció que llegó a un acuerdo con la provincia canadiense Columbia Británica para examinar la posibilidad de construir una mega planta de gas natural licuado (GNL) y una terminal de exportación sobre la costa del Pacífico.

El acuerdo de CNOOC revela el interés de Pekín por seguir ampliando su influencia en el mercado del petróleo y gas no convencional. Según el Financial Times, Nexen, subsidiaria de CNOOC, posee grandes activos de shale gas en la Columbia Británica y los analistas creen que la compañía también será capaz de comprar el gas para la exportación de otras empresas con operaciones en Canadá. De todos modos, analistas consultados por el medio creen que una instalación básica podría costarle 7.500 millones de dólares.

“La exportación de GNL es la opción más atractiva para maximizar el valor de nuestros negocios de shale gas en Canadá”, afirmó Li Fanrong, consejero delegado de CNOOC. La venta y transporte de GNL se ha convertido en un fenomenal negocio internacional, del que Argentina es un caso testigo.

Según el periódico británico, las empresas chinas, japonesas y surcoreanas están en una feroz carrera para asegurar su presencia en los proyectos de exportación de GNL en América del Norte. El objetivo es aprovechar la revolución del shale en Estados Unidos y Canadá, que a corto plazo los posiciona para competir mundialmente con los grandes productores mundiales.

Esta estrategia china incluye al mercado argentino. A través de los hermanos Bulgheroni, CNOOC ya anunció su intención de invertir en el megayacimiento de Vaca Muerta. Pero hasta ahora, pese a las intenciones expresadas por los directivos de YPF y Bridas, el acuerdo no ha avanzado.

En agosto, el director de YPF Héctor Valle afirmó que después de concretado el acuerdo con Chevron, “será el turno de China”. Valle adelantó que CNOOC evaluaba ingresar a través de Bridas o de Pan American Energy.

Pero después de eso sólo se supo de la intención de los Bulgheroni de ingresar 500 millones de dólares a través del BAADE para invertir en Vaca Muerta, en una operación que nunca quedó clara. Fuentes del mercado petrolero sostienen que la principal traba para convencer a los chinos es la amenaza de Repsol de avanzar judicialmente contra todos los socios de YPF, algo que ya sufre Chevron.

PetroChina en Perú

En paralelo al acuerdo de CNOOC, otra de las petroleras estatales chinas, PetroChina, anunció un acuerdo para comprar los activos de petróleo y gas que la brasileña Petrobras tiene en Perú. Se trata de tres yacimientos petrolíferos y gasíferos, valuados en 2.600 millones de dólares.

Según la empresa, una de las tres en que divide el negocio el estado chino, los yacimientos producen alrededor de 800.000 toneladas de petróleo por año. “La adquisición de los activos ayudará a expandir la escala de la cooperación de petróleo y gas de PetroChina en América Latina, y a impulsar el desarrollo sostenible del negocio de PetroChina en el extranjero”, indicó la firma

Los negocios de China con Brasil en materia petrolera no terminan allí. El mes pasado se anunció la conformación de un consorcio liderado por Petrobras para explotar el megayacimiento off shore de Libra, en la costa de Río de Janeiro. Ese consorcio tendrá un 20% de participación china: 10% de CNOOC y 10% de China National Petroleum Corporation, la dueña de la totalidad de PetroChina.