Revelan en EE.UU. que sustancias usadas en fracking son cancerígenas

El auge del fracking o fracturación hidráulica para extraer petróleo cosecha hoy nuevas críticas, luego que un informe del Congreso estadounidense reconoció que en dicho procedimiento se emplean sustancias químicas cancerígenas y contaminantes.

Un reciente artículo de la influyente revista bimestral Foreign Affairs (mayo/junio 2014) califica a la polémica técnica como la nueva arma letal energética geoestratégica de Estados Unidos.

La publicación se hace eco de un informe del órgano legislativo discutido hace tres años que incluye el primer inventario nacional.

Ese reconoce que las 14 principales empresas de fracking en el país usaron de 2005 a 2009 al menos 650 aditivos reconocidos como carcinógenos humanos o enlistados como peligrosos contaminantes de la atmósfera.

Miembros demócratas del Comité de Energía y Comercio de la Cámara de Representantes fustigaron que gran parte de las sustancias químicas “pueden ocasionar un riesgo severo a la salud de los humanos o al medio ambiente”.

Voces del sector científico, especialmente geólogos, sismólogos y químicos han criticado en los últimos años la peligrosidad del procedimiento que mediante la inyección masiva de agua y sustancias químicas en rocas profundas permiten obtener grandes cantidades de gas y petróleo de esquisto.

Hasta lafecha, las críticas alertaban sobre la contaminación de las aguas subterráneas y el uso de sustancias que agreden la capa de ozono y estimulan el denominado calentamiento global.

Entre las mortíferas sustancias que usan trasnacionales petroleras/gasíferas como Halliburton y Schlumberger se incluyen el aftaleno, benceno, archilamida, fluoruro de hidrógeno, plomo y el metanol, precisó la fuente.

Según el Departamento de Salud y Servicios Humanos de Estados Unidos, la Agencia Internacional para Investigación del Cáncer y la Agencia de Protección Ambiental, el benceno es un carcinógeno humano, mientras que la exposición reiterada al tolueno, etilbenceno o xilenos afecta gravemente el sistema nervioso central, el hígado y los riñones.

Estas agencias agregan que el fluoruro de hidrógeno es altamente corrosivo y es un veneno sistémico que puede llegar a ser fatal, mientras que el plomo resulta particularmente dañino al desarrollo neurológico de los niños, además de ocasionar afecciones reproductivas, hipertensión y trastornos nerviosos.

Una aberración radica en que varios componentes químicos de los líquidos del fracking usados por las empresas fueron enlistados como “secretos comerciales o de propiedad”, destaca la publicación.

Recientemente una familia de Decatur, Texas, ganó uno de los primeros juicios en Estados Unidos contra Aruba Petroleum, una empresa de fracking que operaba 22 pozos en las cercanías de su vivienda.

El tribunal impuso a la empresa indemnizar a la familia con 2,9 millones de dólares luego que varios análisis confirmaron la presencia en la sangre de benceno, tolueno, etilbenceno y xileno, sustancias cancerígenas relacionadas con la fracturación hidráulica.

PL