La mira en los hidrocarburos

Un economista financiado por la ATFA aseguró que la Argentina tendrá problemas para desarrollar inversiones en el yacimiento de gas y petróleo no convencional si no acata el fallo de Griesa en favor de los fondos buitre. Respuesta del Gobierno.

Los fondos buitre ahora amenazan con Vaca Muerta. La advertencia sobre la tercera mayor reserva de combustible no convencional del mundo lleva la rúbrica del economista del George W. Bush Institute, Bernard Weinstein, especialista en energía, quien es financiado por el órgano de lobby buitre American Task Force Argentina (ATFA). Weinstein sostuvo que no acordar con ellos podría derivar en una reversión de las inversiones en ese yacimiento neuquino, situación que llevaría al país a continuar importando energía. Por su parte, el grupo de tareas que representa a estos fondos especulativos publicó ayer una solicitada, difícilmente legible en su traducción, con errores de ortografía groseros, en la que insiste en que el país podría caer en default técnico si no acata la orden del juez Thomas Griesa. La publicación recibió duras críticas de funcionarios, especialistas, economistas y organizaciones de distintos ámbitos académicos.

El economista financiado por la ATFA publicó un artículo en el Investor Business Daily con el título “Argentina: al borde del default”, en el que analiza las supuestas repercusiones que tendría una eventual cesación de pagos sobre el sector energético de Argentina. Defensor del fracking y de la liberalización del mercado petrolero, Weinstein considera que “otro default podría reducir las perspectivas para la inversión extranjera” en el sector económico con más potencial de crecimiento. “Irónicamente, como un importador neto, Argentina se sienta encima de una de las más grandes reservas de petróleo del planeta”, advierte, tras lo cual estima que el pleno desarrollo del potencial de esas reservas de petróleo no convencional podría requerir hasta 250.000 millones de dólares en inversión. “Recientemente, Chevron firmó un acuerdo para invertir 1600 millones de dólares este año y hasta 15.000 millones de dólares en un futuro, pero si Argentina cae en default el 30 de julio, Chevron podría reconsiderarlo y otros inversores extranjeros probablemente podrían esperar o pedir condiciones más favorables para participar”, especula en su artículo.

Fuentes oficiales señalaron a este diario que el artículo de Weinstein revela las verdaderas intenciones de los buitres, “Escudado en una supuesta imparcialidad técnica, pone de manifiesto que de no cumplir con las exigencias de la Justicia norteamericana, se comprometería el desarrollo hidrocarburífero y energético del país”, advierten. “El artículo refleja que están buscando quedarse con la riqueza hidrocarburífera de nuestro país y ya han intentado adueñarse de Vaca Muerta a través de embargos”, agregan. “¿Cómo se explica si no que el fondo buitre NML haya conseguido la aprobación de la Justicia de Estados Unidos para buscar información de los activos de YPF dentro y fuera del país, en especial de aquellos localizados en la provincia de Neuquén?”, fue la pregunta a modo de ejemplo que dieron en el Gobierno.

La solicitada de la ATFA también enojó a los funcionarios. El texto se compone de sentencias breves, con groseros errores gramaticales y de sintaxis –producto de una mala traducción–, que buscan un impacto directo en el lector. “¿Estará la Argentina sentando las bases de un default?”, es el título. La interpretación del equipo económico es que un default como el que intentan imponer los fondos buitre les dejaría el camino libre a quien quiera quedarse con el yacimiento. También apuntan a cierta connivencia de Estados Unidos, que se propone obstaculizar no solo el desarrollo de la Argentina, sino la formación de un nuevo bloque político y económico internacional como son los Brics. La publicación de ATFA y Weinstein apareció el mismo día en que Cristina Kirchner se reunía con este grupo.

El jefe de Gabinete, Jorge Capitanich, replicó la maniobra de los buitres y aseguró que el país “no está, no estará y no puede estar en default” porque el Estado paga a sus acreedores. El economista de la Gran Makro Agustín D`Attellis remarcó que el objetivo de los buitres y la ATFA es claro: “Van por Vaca Muerta, y lo hacen pretendiendo asustar con la posibilidad del default técnico”. La economista Fernanda Vallejos coincidió que el interés de los fondos especulativos en los recursos estratégicos argentinos “no es nuevo, pero ahora se plantea de forma más orgánica con las declaraciones del lobbista Weinstein”.

Página/12