Exigimos que avance la causa por los asesinatos de Darío Santillán y Maximiliano Kosteki

26/08, 12 Hs, corte de Avenida Pavón y conferencia de prensa en ex Estación Avellaneda

Exigimos que avance la causa por la Masacre de Darío y Maxi

Juicio y castigo a todos los responsables

La familia y compañeros de Darío Santillán junto a organismos de Derechos Humanos, oganizaciones sociales y políticas, concentraremos este martes 26 de agosto a las 12.00 hs en la estación Darío Santillán y Maximiliano Kosteki (ex Avellaneda) para anunciar la intención de que la causa por las responsabilidades políticas de la Masacre sea desarchivada y se avance en el juicio y castigo a los responsables políticos e intelectuales de Kosteki y Santillán.

Alberto Santillán (Padre de Darío): 155.603.5256
Leonardo Santillán (Hermano de Darío): 155.844.9872
Prensa: 156.160.1182

A más de doce años de la Masacre que se llevó la vida de Darío y Maxi, denunciamos la impunidad con que el gobierno de Duhalde planificó y ejecutó la Masacre de Avellaneda el 26 de junio de 2002 se mantiene hoy ya que los responsables políticos de la represión, tanto del oficialismo como de la oposición, continúan en la arena política: Aníbal Fernández, Felipe Solá, Alfredo Atanasoff, Juan José Alvarez y tantos otros.

A 12 años de iniciada la investigación judicial por las responsabilidades políticas, denunciamos al juez Ariel Lijo, quien hace dos años archivó la causa que debería investigar a los responsables intelectuales de la Masacre y que, no sólo no aportó ninguna medida de prueba, sino que además rechazó el pedido de la fiscalía  de allanamiento del departamento central de la Policía Bonaerense, rechazó los cruces de llamadas entre funcionarios y autoridades de las fuerzas represivas. Su inoperancia, sumada a la falta de voluntad política de los gobiernos de Néstor y Cristina Kirchner de avanzar en la causa, son una muestra clara de que hay una decisión política para que la justicia no toque a la clase política, situación que solo se torcerá con la movilización y reclamo popular.

La lentitud de la justicia en la Masacre de Avellaneda desentona con la condena inmediata que recibieron los referentes de Quebracho, Fernando Esteche y Raúl Lescano, condenados por “dañar” un local del ex gobernador de Neuquén, Jorge Sobisch, en el marco del pedido de justicia por el asesinato de Carlos Fuentealba.

La Masacre de Avellaneda mostró la decisión política de reprimir salvajemente para disciplinar a la clase trabajadora y se montó por primera vez un dispositivo de seguridad coordinado por la Policía Federal,  Bonaerense,  Gendarmería, Prefectura y la SIDE.

Hoy, la decisión del gobierno de Cristina Fernández de reprimir manifestaciones populares, en un claro giro a la derecha y de criminalizar la protesta social quedan plasmadas en la evidente intencionalidad de sancionar la Ley Antipiquete como herramienta indispensable para frenar los procesos que se vienen gestando desde los sectores populares y los trabajadores.

Muestra de este escenario son los despidos y suspensiones en Lear y Gestamp, los intentos de judicialización del grupo Cirigliano a los delegados de Emfer-Tatsa, la brutal represión en Córdoba para aprobar la ley Monsanto, las represiones en Tartagal y el Chaco, la detención de delegados y trabajadores petroleros de Las Heras y la sospechada quiebra de la gráfica Donnelley.

En estos doce años logramos la condena a los autores materiales del homicidio de Darío y Maxi, el comisario Alfredo Fanchiotti y el cabo Alejandro Acosta. Los responsables políticos de la masacre y numerosos efectivos policiales que participaron de la brutal represión siguen sir ser investigados.

Estamos convencidos de que con la lucha y la movilización popular alcanzaremos el juicio y castigo para todos los responsables de la masacre de Avellaneda.

Darío y Maxi nos dejaron un ejemplo de lucha, experiencias que se multiplican a diario en nuestros barrios, en nuestros lugares de trabajo, en nuestros profesorados y universidades. Esa lucha también consiguió que hoy la estación de Avellaneda lleve el nombre de nuestros compañeros “Estación Darío Santillán y Maximiliano Kosteki”. Por eso seguiremos luchando.

¡Darío Santillán y Maximiliano Kosteki, presentes! La sangre derramada no se perdona, no se olvida, no se negocia.

JUICIO Y CASTIGO A LOS RESPONSABLES POLITICOS  DE LA MASACRE DE AVELLANEDA

CÁRCEL A EDUARDO DUHALDE, FELIPE SOLÁ, JORGE VANOSSI, JUAN JOSÉ ALVAREZ, ALFREDO ATANASOFF , JOSÉ GENOUD, JORGE MATZKIN, OSCAR RODRIGUEZ Y ANÍBAL FERNÁNDEZ.

Adhesiones: adhesiones26dejunio@gmail.com