Repsol halla en Venezuela el mayor pozo de gas de su historia

BBC
BBC

El yacimiento sería equivalente al consumo de España en 5 años.

GORKA CASTILLO / ANA TUDELA

El presidente de Venezuela, Hugo Chávez, y el presidente de Repsol, Antonio Brufau, escenificaron ayer en el centro de Madrid la buena marcha de sus relaciones, especialmente cuando hay negocio a la vista. Chávez anunció el descubrimiento por parte de Repsol y la italiana Eni del mayor pozo de gas del país y uno de los más grandes del mundo.

Un yacimiento en aguas de Venezuela, situado en una zona de exploración que se adjudicó en 2006 a un consorcio participado a partes iguales por las dos firmas europeas. La inversión necesaria para la explotación y el rendimiento del pozo serán compartidos a partir de ahora con PDVSA (la empresa pública Petróleos de Venezuela). Esta participará con un 35% en una entidad de nueva creación, mientras que Eni y Repsol tendrán un 32,5% del capital cada una.

Se trataría, si los trabajos adicionales que se están llevando a cabo confirman los datos iniciales, de un pozo capaz de suministrar el equivalente al gas que se consume en España en cinco años, aseguró Repsol en un comunicado.

En concreto, el pozo de gas denominado Perla I, situado en la zona de exploración Cardón IV, podría albergar entre 198.000 y 226.000 millones de metros cúbicos de gas. “Brufau, ¿qué vamos a hacer con tanto gas?”, preguntó Chávez al presidente de Repsol en el transcurso de un encuentro con Público. “Alguna utilidad le encontraremos”, ironizó Brufau.

El guión entre ambos fue impecable, si de lo que se trataba era de encender los focos sobre la magnitud del yacimiento encontrado y al mismo tiempo exorcizar al fantasma de la nacionalización que planea desde 2006 sobre todo tesoro que se encuentre bajo agua o tierra venezolana.

Reparto con el Estado

Aquel año 2006, la entrada en vigor de la Ley Orgánica de Hidrocarburos forzó la migración de los antiguos convenios que mantenían las empresas privadas con el Estado venezolano a la formación de empresas mixtas público-privadas. El pasado mes de julio, Repsol recibió 200 millones de dólares en compensación por aquel proceso de nacionalización, muy lejos del valor de la parte enajenada. Pero la española se siente más que compensada con la situación actual, en vista de las últimas adjudicaciones, como los derechos de explotación petrolífera logrados recientemente en el área de Barúa Moratán, capaz de suministrar 40.000 barriles de crudo al día.

Y desde hace unas semanas, cuando se detectó el pozo de gas anunciado ayer, mucho más. Ni las mejores previsiones hacían pensar en un hallazgo similar.”¿Cuánto aspirábamos a conseguir ahí?”, comentó ayer Chávez. “Aspirábamos a cuatro TCF [trillones de pies cúbicos]. Y yo creo que en este momento podríamos estar entre siete y ocho (los 198.000 a 226.000 millones de metros cúbicos citados)”, dijo Brufau. “Casi el doble, ¿no?”, insistió el presidente de Venezuela.

El descubrimiento, el primero off-shore (en el agua) que realiza Repsol, viene además con premio. El pozo se encuentra a poca profundidad, a 60 metros de la superficie, y está concentrado en un área de 33 kilómetros cuadrados con más de 240 metros de grosor.

Estas condiciones, comentan fuentes de Repsol, implican “mucha menos inversión para sacar” el gas, en comparación a otros yacimientos, como los que ha emprendido Repsol en tierra sin mucho éxito por su parte.

Público.es