Amazónicos rechazan a transnacionales en Perú

Indígenas amazónicos de la región sur oriental de Madre de Dios rechazan, con una movilización y con una acción judicial, la presencia en los territorios que ocupan, de dos empresas petroleras transnacionales.

Fuentes de la dirigencia nativa informaron telefónicamente que centenares de indígenas de la Reserva Comunal Amarakaeri están concentrados en la localidad de Salvación, capital de la provincia del Manu, y exigen el retiro de la empresa norteamericana Hunt Oil.

Al mismo tiempo, la Federación Nativa del río Madre de Dios y Afluentes, Fenamad, anunció haberla presentado una acción judicial de amparo contra la presencia de Hunt Oil y de la transnacional española Repsol en sus territorios.

Ambas empresas operan en la zona en virtud de concesiones otorgadas por el gobierno sin consulta a los aborígenes, a las que el Estado está obligado como firmante de un convenio internacional.

Sin embargo, el ejecutivo alega que la consulta a los indígenas no ha sido reglamentada en una norma legal, la que es materia de negociaciones con la Asociación Interétnica de la Selva Peruana (Aidesep).

El contingente de nativos de Amarakaeri llegados a Salvación dijeron estar decididos a expulsar a las petroleras de sus tierras, porque su actividad es contaminante y atenta contra el habitat.

Llegaron al lugar tras varios días de caminata por la selva y pertenecen a las comunidades Barranco Chico, Boca Inambari, Boca Isiriwe, San José de Karene, Puerto Azul, Diamante y Shintuya, de las etnias Harakmbut, Yine y Machiguenga.

En diálogos con autoridades regionales y judiciales, los nativos subrayaron la decisión de desalojar a la Hunt Oil por considerar que viola sus derechos y exigieron tratar su reclamo con miembros del gobierno central y con los dueños de la compañía.

La exigencia del retiro de las empresas petroleras y mineras de los territorios nativos, así como la de que estos sean al menos consultados antes de autorizarse su ingreso, fueron dos de las principales banderas de una vasta protesta indígena, entre abril y junio pasado.

La protesta terminó cuando el gobierno atendió parcialmente los reclamos y ofreció satisfacer posteriormente otras demandas, tras graves incidentes en los que murieron 34 policías y civiles al romper por la fuerza la policía un bloqueo vial.

Fuente: Prensa Latina