Décio Oddone: "En 2010 no hará falta importar petróleo"

El CEO de Petrobras en la Argentina, que acaba de vender una firma de fertilizantes, descarta que vuelvan a escasear los combustibles

Florencia Donovan | LA NACION

Si existe un estereotipo del brasileño afable y alegre, Décio Oddone, CEO de Petrobras Energía, lo representa a la perfección. Pero Oddone mantiene una naturalidad estudiada para esquivar las preguntas espinosas. No es para menos: es un momento sensible para la petrolera estatal brasileña, que no sólo ajustó fuertemente su estructura en la Argentina, sino que también acaba de cerrar la venta a Bunge de su empresa de fertilizantes, PASA, y, según habría trascendido en el mercado, estaría en conversaciones para vender una de sus refinerías, San Lorenzo, al empresario ultrakirchnerista Cristóbal López. Oddone, sin embargo, asegura que el ajuste responde a una revisión de la estrategia de la compañía, evita hablar de los problemas del sector (que son muchos) y adelanta que tiene previsto invertir el año próximo US$ 500 millones.

-Petrobras entró en la Argentina en 2002 a lo grande, con la compra de Pecom Energía. Pero desde entonces parecería que está ajustando su negocio a la mínima expresión. ¿Qué pasó?

-No, no pasó nada distinto de lo que esperábamos. En realidad Petrobras llegó al país mucho antes, en los 90, cuando perforamos un pozo en el mar. Después entramos en lubricantes, en un área en Salta, y en 2001 hicimos un canje de activos con YPF, hasta que llegó la adquisición de Perez Companc. Desde entonces, mantuvimos un plan de inversiones agresivo. Lo que sí hicimos en los últimos tiempos fue replantear la estrategia global para concentrarnos en los negocios principales, que son los de exploración y producción.

-Vendieron PASA a Bunge y trascendió que podrían desprenderse de la refinería de San Lorenzo. ¿Están desinvirtiendo?

-No. Como dije, hicimos un cambio general de estrategia buscando concentrar las inversiones en los negocios centrales. Fertilizantes no es un negocio central. Tenemos actividades en las que creemos que podemos generar más valor, como exploración, más aún en el mar. Hubo una mayor volatilidad en los mercados, cambió la importancia de los BRIC [Brasil, Rusia, India y China], el calentamiento global? Están pasando muchas cosas que van a forzar a la industria energética a tener una mirada distinta. Preparamos la compañía para eso.

-¿Venden San Lorenzo?

-Por política y respeto a organismos de contralor, no hacemos comentarios sobre especulaciones.

-Pero, ¿falta depurar su portafolio de negocios?

-No diría depurar. Permanentemente estamos revisando los negocios: todo el tiempo incorporamos y desincorporamos. Eso vale para todo. Hoy no hay nada que estemos mirando ni negociando.

-Petrobras es líder en Brasil y uno espera que en la Argentina haga algo similar. ¿Qué falta para que se desarrollen así?

-Petrobras explora su potencial. Es una compañía con muchos negocios, que hace inversiones importantes. Este año perforamos cuatro pozos en el mar y también invertimos en refinerías. El tema es que, cuando uno compara el desarrollo que hubo en Brasil, es impresionante. Allí tuvimos una coincidencia de circunstancias porque se generaron las condiciones para grandes inversiones de riesgo y el petróleo estaba. En la Argentina estamos en la etapa de los esfuerzos de exploración. No tuvimos todavía el éxito de Petrobras en tierra brasileña.

-¿Porque no tuvieron la suerte de encontrar petróleo o porque faltaron los incentivos para explorar con la misma agresividad que en Brasil?

-No, la búsqueda de petróleo es un proceso largo, independiente de las circunstancias. Cuando uno mira el desarrollo de hidrocarburos, la Argentina fue al principio mucho más exitosa que Brasil. Siempre convivió con el autoabastecimiento. Brasil, no. Y por necesidad generó condiciones para inversiones de muy alto riesgo que, por suerte, resultaron positivas. El hidrocarburo está o no está. Hoy, en la Argentina, estamos en la etapa de hacer las inversiones, y ojalá la geología ayude.

-¿Con el precio que les fijó el Gobierno, es negocio buscar petróleo en aguas profundas?

-El negocio de hidrocarburos es un negocio de muy, muy largo plazo. Las apuestas están hechas más allá de las circunstancias. Por eso, las petroleras siguen invirtiendo en la Argentina y en otros países.

-Me imagino que ya tienen definido su plan 2010. ¿Qué precio del petróleo prevén?

-Vemos un precio del petróleo en los niveles que tenemos ahora.

-Hay fuerte presión por parte de los gobernadores de provincias petroleras para que el Gobierno aumente el precio del crudo en boca de pozo. ¿Habrá subas?

-Estamos viendo los precios de petróleo, tanto a nivel internacional como local, en los valores de hoy.

-Este año no fue fácil para Petrobras. Su balance cayó fuerte respecto a 2008. ¿Por qué?

-Fue un año en que toda la industria sufrió los efectos de la crisis de 2008. Hicimos una revisión de la estrategia con la intención de concentrarnos en nuestros negocios principales; ajustamos la estructura de costos para tener la flexibilidad de no ser afectados por la volatilidad internacional. Los primeros resultados de ese esfuerzo ya los pudimos ver en el balance del tercer trimestre.

-Hicieron un ajuste grande: se habla de 350 personas…

-Hicimos un ajuste en la estrategia, que llevó a que algunos colaboradores, de común acuerdo, salieran de la compañía, sin despidos.

-¿Terminaron con el ajuste?

-Ya lo hemos terminado.

-Recientemente se reactivaron los encuentros semanales de las refinerías con el secretario de Comercio Interior, Guillermo Moreno. ¿Qué discuten?

-Es natural que de manera regular el Gobierno tenga contacto con sectores importantes de la economía. No hay nada especial.

-Pero, ¿qué tema preocupa?

-Que podamos vender los productos que ponemos a disposición de nuestros clientes y atender la demanda. Queremos vender lo máximo posible, mantener la rentabilidad.

-¿Y al Gobierno?

-Desconozco, pero imagino que le interesa también el tema del abastecimiento de combustibles.

-¿Habrá problemas este verano?

-No parece. Todo está tranquilo.

-La Argentina supo exportar energía al mundo. ¿Qué pasó?

-La economía ha crecido de manera importante; también, la demanda de energía. Cuando esto ocurre, lo natural es que los excedentes de exportación sean destinados al mercado interno.

-¿Se equivocaron empresas y Gobierno por no anticiparse?

-El crecimiento conformó porque generó más oportunidades. Hoy de nuevo estamos viviendo un momento en el que hay excedentes de liquidez en el mundo, que están buscando oportunidad de inversión. La Argentina tiene recursos por desarrollar; tiene capital humano, mercado; es un destino adecuado y deseado para las inversiones en energía.

-¿La Argentina necesitará importar energía en 2010?

-No trabajamos con un escenario de la Argentina importando petróleo. Sí con un escenario similar al de este año y de 2008, con un balance de importaciones de algunos productos y de exportaciones para otros.

-¿La caída de las reservas de petróleo y gas responde a que a la Argentina se le está acabando esa riqueza natural, antes que a un síntoma de falta de inversiones?

-Es resultado de un largo proceso de explotación de recursos maduros. La Argentina tiene 100 años de producción de crudo, mientras que en Brasil el proceso de descubrimiento de reservas es más reciente. La Argentina fue mejor dotada que Brasil. Tenía reservas más accesibles. Entonces, recién está entrando en un proceso de búsqueda de reservas hidrocarburíferas más complejas, como hizo Brasil en los 70.

-Por el nuevo organigrama que quedó en Petrobras, algunos dedujeron que estaría en sus planes desprenderse de su parte en Edesur. ¿Tendría sentido?

-El negocio eléctrico es importante para nosotros. Y no comentamos respecto de especulaciones.

-Pero ¿Edesur es negocio?

-Es negocio. Es una compañía que opera; que tiene una cantidad impresionante de clientes; que está en nuestro negocio principal.

-¿Cómo define la relación del Gobierno con las petroleras?

-Es una relación de respeto, de colaboración de nuestra parte.

-¿Les gustaría más diálogo?

-Hay el necesario.

-¿Los condiciona que la empresa líder del sector, YPF, tenga una muy buena relación con el Gobierno

-Tenemos un tremendo respeto por YPF, por la historia, por la importancia que tiene en la Argentina, y por la capacidad que tiene de apoyar el desarrollo del país. Esperamos que a YPF le vaya lo mejor posible, porque si anda bien a la industria le va bien, y a la Argentina también.

-Como empresa que cotiza en Bolsa, el hecho de que el Gobierno arregle con los holdouts, ¿les puede servir para emitir deuda o ampliar su financiamiento?

-Todo lo que lleva a la mejoría del ambiente económico nos favorece, y a cualquier compañía que opere en el país.

-¿Hoy su market-share crece más rápido que su producción?

-El crecimiento de la economía en los últimos años fue más acelerado que el crecimiento de las reservas y de la producción de petróleo que tenemos, por eso la intención nuestra de acelerar las inversiones en exploración para poder alcanzar un nivel de producción que nos permita atender con producción propia nuestro market-share.

-Junto con YPF son de las pocas compañías integradas, ¿cuál es, de toda la cadena el negocio más rentable para ustedes?

-En la industria petrolera, en la Argentina, en Brasil, en cualquier lugar, el negocio más rentable es cuando la exploración resulta. Es decir, cuando se hacen esfuerzos en la búsqueda de nuevas reservas, tanto de petróleo como de gas, y se tiene éxito. Ese es el negocio que buscan todas las petroleras para apuntalar el crecimiento.

-¿Hoy que no están descubriendo nada no es rentable la compañía?

-Nosotros no somos distintos. También buscamos hacer lo mismo. Cuanto más exitosa es una compañía en la exploración, en la capacidad de descubrir nuevas reservas, potencialmente va a ser más rentable. Ahora, la rentabilidad puede ser afectada por una serie enorme de factores que están más allá del éxito en la exploración y en la producción.

-¿Por ejemplo?

-A nivel mundial, por ejemplo, el crecimiento de costos.

-¿Y localmente?

-El crecimiento de costos, todo ese movimiento que hubo en los últimos años de aumento de precio de las commodities, a la industria petrolera la benefició por un lado, por el incremento del precio del petróleo, pero también la impactó por el incremento de precios de insumos, que ha sido muy importante, como el acero, o el aluminio.

-Me dijo que cuando la exploración es exitosa, la empresa tiende a ser más rentable. Si la exploración todavía no está dándoles resultados…

-Todavía no está dando resultados espectaculares, pero hemos tenido resultados en exploración en la Argentina. Ahora estamos concretando la construcción de una planta para producción de crudo en un campo en Santa Cruz, que fue el último descubrimiento relevante que tuvimos, pero apuntamos y nos gustaría tener grandes descubrimientos en el mar.

-¿Qué le parece que el gas salga acá cuatro veces menos que en Brasil?

-La cuestión de los precios es coyuntural. Cuando nosotros planteamos nuestras inversiones, trabajamos en el largo plazo. La estrategia de Petrobras es estar en la industria energética, produciendo gas, petróleo y vendiendo combustibles en la Argentina en el largo plazo. Y así hacemos nuestros planes.

-¿Les gustaría que se liberaran los precios de naftas y gasoil?

-Trabajamos para que los precios cubran mínimamente los costos. Pero estamos limitados por el mercado, y nuestra participación de mercado es chica. No somos formadores de precios en la Argentina; somos seguidores.

-¿Hoy cubren sus costos?

-El conjunto de los precios tiende mínimamente a cubrirlos.

-Si fueran formadores de precios, ¿los pondrían más altos?

-Esa es una coyuntura distinta.

La Nación