Argentina recibe crédito para el desarrollo nuclear

La Corporación Andina de Fomento (CAF) anunció hoy que aprobó un crédito por 240 millones de dólares para ayudar a financiar el “proyecto extensión de la vida útil” de la Central Nuclear Embalse (CNE) de Argentina.

La CNE genera 648 megavatios que abastecen la región noreste argentina, incluida parte de Buenos Aires, pero tiene vida útil sólo hasta el próximo año.

El Gobierno argentino ha decidido rehabilitarla “para que continúe prestando servicios por 25 años adicionales, mediante procesos de acondicionamiento y sustitución de componentes del reactor y otros sistemas fundamentales”, dijo en un comunicado el presidente ejecutivo de CAF, Enrique García.

El costo total del proyecto de rehabilitación llega a 1.027 millones de dólares, de los cuales la CAF financiará alrededor de una cuarta parte con un préstamo destinado a Nucleoeléctrica Argentina S.A. (NASA), dependiente del Ministerio de Planificación Federal, Inversión Pública y Servicios.

“Con el préstamo que alargará la vida de la Central no sólo apoyamos los planes del Gobierno argentino en materia de generación energética, sino también contribuimos a mejorar la calidad de vida de aproximadamente 3,5 millones de personas (…), a la vez que favorecemos el desarrollo del sistema de ciencia y tecnología en Argentina”, añadió García.

La CNE genera energía termoeléctrica de origen nuclear con base en la tecnología canadiense CANDU, la cual utiliza uranio natural no enriquecido como fuente energética, informó el comunicado de la CAF.

En la realización del proyecto la NASA tendrá como “principal asesor”, detalló, a la estatal canadiense Atomic Energy of Canada Limited (AECL), propietaria de la patente CANDU.

“Argentina fue pionera en la región en energía nuclear, cuando en 1964 se iniciaron los estudios para la central nuclear de Atucha I, la cual comenzó a operar en 1974. La segunda planta, denominada Embalse, comenzó operaciones en 1984”, y actualmente “una tercera central nuclear (Atucha II) está en construcción y se espera que comience a operar a finales del año próximo”, agregó la CAF.

El organismo multilateral con sede permanente en Caracas también destacó que el historial argentino en la operación, mantenimiento y manejo integral de la industria electronuclear “es impecable”.

Ello, añadió, “está plenamente sustentado y avalado por las instancias nacionales, regionales e internacionales relevantes, tales como la Agencia Internacional de Energía Atómica”.

Argentina registra “un sostenido crecimiento económico que ha generado un importante aumento del consumo de energía”, y para atenderla ha recurrido principalmente a fuentes hidroeléctricas, “a la vez que ha aumentado la capacidad de transporte, tanto de líneas de transmisión eléctrica como de gasoductos”, y en todo ello la CAF ha apoyado “sostenidamente” ese esfuerzo, sostuvo.

El titular de CAF también explicó que “la generación de electricidad a partir de la energía nuclear está tomando nuevo impulso a escala mundial en razón de su contribución a la mitigación del calentamiento global, provocado por las emisiones de carbono y otros gases de efecto invernadero”.

“Países como China, India, varios de Europa y, recientemente, Estados Unidos, han anunciado planes para incrementar el uso de esta fuente en sus matrices energéticas”, dijo y remató que Latinoamérica “no es ajena a esta tendencia”.

MDZ