Nuevo acuerdo para que el gas fluya

Por Cledis Candelaresi.- Argentina y Bolivia sinceraron ayer el vínculo energético bilateral, difiriendo para el año 2021 el compromiso del país vecino de entregar 27 millones de metros cúbicos de gas por día, objetivo que originalmente estaba previsto para este año. Como una prueba de la voluntad común de asegurar ese suministro, Cristina Fernández de Kirchner y Evo Morales también acordaron los términos para construir el gasoducto Juana Azurduy, que permitirá llevar algo más de ese fluido hasta territorio salteño. El proceso se coronaría cuando a esta obra estimada en casi 100 millones de dólares se añada otra mucho más ambiciosa en tendido y costo como el pendiente Gasoducto del Nordeste.

Según aseguró el ministro de Planificación, Julio De Vido, los trabajos comenzarán en junio y terminarían en mayo de 2011. Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos financiaría poco menos de la mitad y Enarsa el resto de este ducto, que permitirá incrementar las compras de gas boliviano compensando así la caída de la producción argentina (retrocedió un 3,5 por ciento este año).

El acuerdo firmado ayer modifica el que se había suscripto en 2006, estableciendo un nuevo cronograma de entrega creciente del producto. Según información difundida ayer por la agencia oficial, ésta subiría desde los 5 millones de metros cúbicos diarios que ese país vende actualmente a 7 millones este año. Habría otro salto a 18 millones en 2013 para llegar a los proyectados 27 millones en 2021.

La base para fijar el precio no se habría modificado: son 5 dólares el millón de BTU (unidad calórica), ajustados por una canasta de combustibles donde el valor del crudo es prioritario. En base a esta fórmula, hoy Argentina paga 6,3 dólares el MTBU, muy por encima de lo que se remunera el gas producido localmente, pero por debajo de los 9 dólares que cuesta importar gas por barcos. En ese contexto, poder traer más gas de Bolivia es una noticia auspiciosa.

El país de Evo Morales tiene una de las reservas continentales más ricas de gas, pero no las inversiones suficientes para extraerlo. Por esta razón no pudo hasta ahora garantizar el suministro en las cantidades que se habían previsto en el acuerdo original. La otra restricción para comprar a Bolivia los 27 millones de MTBU diarios es la capacidad para transportarlos, algo que hoy no existe en la magnitud requerida. Por eso el Azurduy es un paso importante pero no suficiente en ese sentido.

El nuevo gasoducto llegará hasta Salta y permitirá inyectar algo más de combustible al sistema a través del Gasoducto del Norte, operado por TGN, consorcio que lidera el grupo Techint. El proyecto se analizó en la década pasada, pero no prosperó. La iniciativa permitiría incrementar las importaciones de gas boliviano si no distribuirlo luego por provincias norteñas que todavía no disponen de ese carburante por redes como Chaco, Formosa, Corrientes, Entre Ríos y norte de Santa Fe.

Enarsa decidió hacer propia esa propuesta y ejecutar con recursos estatales el emprendimiento. Esta segunda obra será vital para que el gas boliviano alimente las redes locales en la cantidad prevista y a un precio que irá creciendo tanto como el barril de petróleo.

Finalmente, el flamante acuerdo anunciado ayer en Sucre parece una especie de armisticio que diluye tensiones bilaterales. Argentina lamentaba que el país vecino no tuviera disponible el gas comprometido. Y Bolivia replicaba que no valía hacer millonarias inversiones para extraerlos si de este lado de la frontera no había cómo transportarlo ni convincentes garantías de pago.

Página/12

Acuerdo con Bolivia para envío de gas hasta 2026

BUENOS AIRES (DyN).- Los gobiernos de la Argentina y de Bolivia acordaron que en los próximos días se lanzará el llamado a Licitación Nacional e Internacional para la construcción del Gasoducto de integración Juana Azurduy y volvieron a diferir hasta el 2021 la fecha de entrega de los 27,7 millones de metros cúbicos que ese país se comprometió a mandar diariamente a la Argentina.

Durante su estadía, Fernández de Kirchner entregó una copia del decreto que elevó a rango de generala a la boliviana Juana Azurduy, épica combatiente de la milicia en la lucha independentista contra la corona española en el siglo XIX.

“Es un honor para mí, porque Juana Azurduy, es una mujer que nació aquí, pero que nosotros la sentimos de América del Sur. Es una mujer que ha tenido tanto que ver con la independencia que emociona realmente. Una vez más quiero manifestarles lo emocionada que estoy”, dijo.

Respecto de la obra, el inicio se prevé para junio y su finalización para mayo del 2011, con un costo de unos 100 millones de dólares y será financiado por Enarsa e YPFB. La cañería, que recorrerá 18 kilómetros en territorio boliviano y otros 32 en suelo argentino, transportará gas natural producido en yacimientos bolivianos hasta su inyección en el sistema de ductos del norte argentino, operado por TGN.

Los presidentes Cristina Fernández de Kirchner y Evo Morales presidieron en la ciudad de Sucre la firma entre las energéticas estatales Enarsa e YPFB de una extensión del contrato de compraventa de gasnatural que se firmó en el 2006, que dará impulso a la construcción del gasoducto Azurduy, para consolidar la integración energética bilateral. El documento determina fórmulas de precios a pagar por el gas –en base a la evolución de una canasta de combustibles en el mercado internacional– y los volúmenes progresivos de suministro garantizado. La finalización del contrato fue establecida en el 2026. Al respecto, las entregas de gas boliviano serán de 7,7 millones de metros cúbicos diarios este año, con incrementos progresivos que llegarán a los 18 millones de metros cúbicos diarios en 2013/2014 y hasta un máximo de 27,7 millones de metros cúbicos diarios en 2021. Las dimensiones del ducto –de 36 a 30 pulgadas– permitirán aumentar el flujo de gas natural desde Bolivia hacia la Argentina, en principio hacia el sistema a cargo de TGN y luego conectará con el proyectado Gasoducto del Noreste Argentino GNEA, cuyo tendido se ha visto postergado en varias oportunidades por la imposibilidad de Bolivia de garantizar el suministro. Al respecto la petrolera española anunció una inversión de 1.600 millones de dólares en el desarrollo de yacimientos para aumentar los volúmenes de producción del país.

Río Negro

Integración con “precios justos”

BUENOS AIRES (DyN/AFP).- La presidenta Cristina Fernández ratificó necesidad de “compartir” los recursos naturales” y “pagar precios justos por ellos”.

Al respecto consideró que esa clase de convenios “hacen a la buena hermandad y buena voluntad de los pueblos de América del Sur” . Expresó su “admiración” hacia el “proceso histórico de transformación” política y económica de Bolivia. En un acto junto a su par boliviano, Evo Morales, en Sucre, Fernández de Kirchner advirtió que “durante mucho tiempo nos hicieron creer que la democracia podría ser ejercicio sin equidad social, y no es así”. La presidenta advirtió sobre “intereses minoritarios pero poderosos” y llamó a “profundizar los proyectos de transformación y cambio”.

En su primera visita como presidenta a Bolivia, Fernández brindó sus “felicitaciones al compañero Evo Morales” a quien instó a seguir “adelante”, “en nombre de los principios de la libertad, la democracia, la justicia, de igualdad de oportunidades”.

Río Negro

De Vido anunció que en el 2011 concluiran las obras del gasoducto “Juana Azurduy”

El ministro de Planificación Federal, Julio De Vido, anunció hoy que a mediados del año próximo estarán concluídas las obras del gasoducto “Juana Azurduy”, que unirá los campos de producción de Bolivia con los ductos de la provincia de Salta.

Así lo señaló hoy De Vido en el sector militar del aeroparque metropolitano Jorge Newbery, antes emprender viaje a Sucre, Bolivia, acompañando a la presidenta Cristina Fernández de Kirchner, quien encabezará con su par Evo Morales, el acto de firma de un convenio para la construcción del gasoducto Juana Azurduy.

Según el ministro De Vido, esta obra permitirá incrementar gradualmente el volumen de la exportación de gas boliviano hacia la Argentina, desde un mínimo de 5 millones de metros cúbicos de gas por día, hasta 13 millones de metros cúbicos (MMmcd)en 2013, y a 27 millones en el 2017.

Asimismo este gasoducto se conectará en el futuro con el proyectado Gasoducto del Noreste Argentino (GNEA) que permitirá sumar al servicio de gas natural por redes a usuarios de las provincias de Misiones, Chaco, Formosa, Corrientes, Entre Ríos y norte de la de Santa Fé.

Las primeras cinco provincias mencionadas, al día de hoy no cuentan con la infraestructura necesaria para conectarse a los servicios de provisión de gas natural por redes, que sí posee el resto del país. (Telam)

Magmamedia