EEUU: Temen un desastre ecológico por el derrame de crudo frente a las costas de Louisiana

Robots submarinos buscan sellar una plataforma de la que escapan miles de litros de crudo.

NUEVA ORLEANS.- En una frenética carrera para prevenir una catástrofe ecológica, cuatro robots submarinos de la compañía petrolera británica British Petroleum (BP) intentaban ayer sellar el escape de petróleo de una plataforma petrolera hundida en el golfo de México la semana pasada.

La plataforma Deepwater Horizon se hundió el jueves pasado, dos días después de una explosión que dejó 11 trabajadores desaparecidos.

BP despachó una flotilla de lanchas para sacar de la plataforma petróleo y 2100 toneladas de diésel utilizado para el funcionamiento de las instalaciones. Pero las operaciones más importantes son realizadas por cuatro robots submarinos que operan a 1500 metros de profundidad, donde la conexión del pozo con la plataforma lanza al mar más de 150.000 litros de petróleo por día.

El plan prevé el uso de esos cuatro robots submarinos, que los expertos intentarán posar sobre el fondo para activar una serie de válvulas e instrumentos capaces de frenar el drenaje del hidrocarburo, un complejo operativo que insumiría entre 24 y 36 horas de trabajo.

El sistema para prevenir los derrames que intentarán activar los vehículos submarinos consta de una máquina gigante de 450 toneladas y 50 pies de altura.

Responsable de limpiar la mancha negra, BP envió a la zona cinco aviones y una flota de 32 naves, que incluye barcazas, lanchas rápidas, remolcadoras y barcos de rescate.

Las unidades enviadas por el gigante petrolífero británico hasta ayer habían derramado hasta 400.000 litros de sustancias químicas sobre la superficie del océano con la intención de crear barreras flotantes para impedir que la mancha llegue hasta las costas del estado norteamericano de Luisiana, a 40 kilómetros del lugar del accidente.

Al activar una operación nunca antes realizada, y consciente de la posibilidad de fracaso, BP también se alista para perforar pozos de relevo en los que inyectaría un sellador especial en la plataforma que podría cerrar el flujo de petróleo. Sin embargo, esta alternativa demandaría meses.

Otra variante sería que los expertos de BP intenten colocar una estructura de cobre sobre el lugar de la perforación, de forma que el crudo pueda ser guiado a un tanque en la superficie marina.

“No ha sido hecho antes, pero contamos con los mejores expertos mundiales en la materia trabajando en el caso”, indicó Doug Suttles, ejecutivo de BP a cargo de coordinar las tareas de limpieza.

El servicio de guardacostas norteamericano calificó al derrame de “muy grave” tras enviar dos de sus aviones a inspeccionar la zona afectada. Imágenes satelitales luego revelaron que la mancha se había extendido anteayer casi un 50%, pasando de 1035 km2 a 1550 km2.

Los técnicos señalaron, sin embargo, que en un 97% la mancha no era más que una delgada capa en la superficie del mar.

Por el momento, y durante las próximas 72 horas, no correría peligro la costa de Luisiana, donde la llegada del crudo podría generar un desastre incalculable en el ecosistema de manglares y bañados, paraíso de aves y especies acuáticas.

Mientras una investigación sobre las causas del accidente está en curso, empleados de BP afirmaron que la explosión se produjo luego de una la falla del sistema de control de presión, lo que hizo que el petróleo subiese desbocadamente hacia la superficie.

Además de las pérdidas económicas y el daño al medio ambiente, el hundimiento de la Deepwater Horizon podría sumar consecuencias políticas, pues recientemente el presidente norteamericano, Barack Obama, en un giro dentro de su política energética, había aprobado nuevas perforaciones en el golfo de México. Obama justificó la decisión al defender nuevas tecnologías menos agresivas con el medio ambiente. (Agencias DPA, ANSA y EFE)

La Nación

Robots buscan contener derrame de petróleo

La Guardia Costera norteamericana autorizó el uso de cuatro robots submarinos para intentar sellar la grieta en un tubo de perforación de la plataforma hundida Deepwater Horizon, que está volcando combustible en el Golfo de México y amenaza las costas de Louisiana.

El tubo, a 1.525 metros bajo la superficie del océano, pierde unos mil barriles de petróleo al día. Una pérdida “muy grave” para la Guardia Costera, que perjudica el frágil ecosistema de una costa ya dañada por el huracán Katrina.

El plan prevé el uso de cuatro robots submarinos que serán posados sobre el fondo para activar una serie de válvulas e instrumentos capaces de frenar la pérdida.

La plataforma Deepwater Horizon se hundió el jueves tras un incendio y una explosión a bordo. Once obreros de los más de 110 que se encontraban a bordo murieron en el desastre.

La petrolera British Petroleum (BP), financieramente responsable de limpiar la mancha negra, envió a la zona una flota de 32 naves y aviones.

Según los meteorólogos la mancha de petróleo, descubierta el sábado y cuyas dimensiones son mayores a las de la ciudad de Nueva York, seguirá a unos 50 kilómetros de la costa durante los próximos tres días. (ANSA). MRZ

Ansa