EEUU: Pescadores sin ingresos ni esperanzas por el derrame de crudo en el Golfo de México

Pescadores del sur de Louisiana aún no se reponen del huracán Katrina y un nuevo mal amenaza hoy sus fuentes de ingreso: el derrame de petróleo en el Golfo de México.

Pese a que el crudo no invadió aún por completo las costas, la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica teme por la contaminación de las aguas y prohibió la pesca comercial por un mínimo de 10 días.

Sin embargo, resulta previsible una extensión de la moratoria, pues el secretario de Interior, Ken Salazar, afirmó este fin de semana que la gotera de petróleo será imposible de detener al menos en tres meses y las afectaciones a la industria serán devastadoras.

Aún cuando se logren cerrar las brechas, los daños causados a los ecosistemas costeros pueden tardar años en sanarse, pues sólo ahora, a casi cinco años del Katrina, la región comenzaba a recobrar el potencial perdido por el paso destructor del huracán.

Los pescadores permanecen en casa desde hace varios días sin hacer dinero y los de mayor suerte lograron integrarse a las labores de saneamiento en la nómina de la compañía operadora de la plataforma, la British Petroleum.

Pero el consorcio británico los obligó a firmar un contrato por el que se libra de futuras demandas a cambio de dos mil dólares al día, un salario superior a los ingresos habituales de estos hombres de mar, pero momentáneo.

Uno de los camaroneros de la localidad Empire que aceptó los términos, Billy Delacruz, comentó al diario USA Today que el dinero es mayor a lo percibido por él en temporadas buenas, pero que no sabe cómo se ganará la vida en lo adelante.

Mientras tanto, el mal se expande hacia la costa occidental de Florida y voces especializadas previenen que el petróleo derramado impactará tan lejos como en el Círculo Polar Ártico, pues afectará el ciclo migratorio de algunas aves.

La catástrofe comenzó hace dos semanas, cuando una explosión en la plataforma Deepwater averió, incendió y terminó por hundir la estructura, pero nadie sabe a ciencias cierta cuando terminará, ni cómo quedará la zona después de esto.

Prensa Latina

Cierran pesquería en zona afectadas por petróleo en EE.UU.

Las restricciones impuestas a la pesca en áreas de cuatro estados norteamericanos en el Golfo de México causarán pérdidas millonarias a la región, estimaron hoy expertos del sector.

Este lunes la Administración Nacional Oceanográfica y Atmosférica (NOAA por su sigla en inglés) canceló todas las actividades pesqueras en la zona, principalmente desde la boca del río Mississippi, en Louisiana, hasta la bahía de Pensacola, en Florida.

La medida se extenderá al menos por 10 días y los daños, según los propios pescadores, serán enormes para su economía, luego de casi haberse recuperado del paso devastador del huracán Katrina años atrás.

Del área afectada por la explosión y hundimiento de la plataforma de la British Petroleum, y el continuo derrame de petróleo, los trabajadores del mar extraen cerca del 25 por ciento de la producción de peces y mariscos del país.

El administrador de la NOAA, Jane Lubchenco, señaló que la medida fue tomada teniendo en cuenta las preocupaciones económicas, pero considerando también los riesgos para la salud en la comida marina que va a los mercados.

Según estimados la acción representa una afectación sólo al estado de Louisiana del 20 por ciento de sus capturas y en cifras serían dos mil 500 millones de pérdidas para la industria pesquera del estado en general.

Por otra parte, directivos de la petrolera británica reiteraron que cubrirán todos los gastos de las labores de limpieza y que el escape de crudo puede mantenerse por una semana más.

En su página web, el consorcio se responsabilizó con la tragedia del Deepwater Horizon y sostuvo que honrará los casos legítimos de daños a la propiedad, personales o comerciales.

Prensa Latina

British Petroleum se hará cargo de los gastos por el derrame

La cifra ascendería a US$ 7.000 millones. Obama se lo había exigido el domingo.

La empresa British Petroleum estableció ayer una línea gratuita para compensar a los afectados por el vertido de crudo en el Golfo de México y prometió asumir los costos de la limpieza del gigantesco derrame de petróleo, tras la explosión de una plataforma petrolera, días atrás.

Se espera que el derrame -sin control, ya que el pozo afectado libera a diario en el mar 5.000 barriles de crudo-, genere pérdidas multimillonarias.

“Absolutamente, pagaremos por la operación de limpieza; no hay duda de eso. Es nuestra responsabilidad y la aceptamos plenamente”, dijo a la radio NPR, el consejero delegado de British Petroleum, Tony Hayward, quien llegó ayer a EE.UU. para supervisar los trabajos de contención del vertido.

El anuncio llega después de que el presidente Barack Obama insistiera el domingo desde Luisiana en que BP es “responsable” por el vertido y “pagará la factura”.

BP, que operaba la plataforma que se hundió el pasado 22 de abril, dos días después de una explosión en la que murieron once trabajadores, confirmó en un comunicado su disposición a asumir la responsabilidad por lo ocurrido. Eso incluye el aceptar solicitudes de compensación a través de una línea telefónica que operará de forma ininterrumpida los siete días de la semana y en la que se aceptarán, entre otras, reclamos de aquellos que hayan sufrido pérdidas por el derrame, como los pescadores de Luisiana.

Se desconoce por el momento a cuánto podría ascender la factura de los 5.000 barriles diarios de crudo que se calcula fluyen diariamente al mar, aunque estimaciones de distintos analistas apuntan que, sólo la limpieza, podría costar hasta 7.000 millones de dólares. De hecho, ayer senadores estadounidenses presentaron un proyecto de ley para subir de los actuales 75 millones de dólares a US$ 10.000 millones el máximo de indemnizaciones que deben pagar las petroleras en caso de daños económicos, por ejemplo por mareas negras, dijo un comunicado.

El directivo de BP precisó, de todos modos, en otra entrevista con la cadena ABC, que pese a asumir el gasto de la limpieza y otros costos asociados, la empresa “no es responsable por el accidente”.

Hayward insistió en que el equipo que falló, y que ha permitido la fuga de crudo, pertenece a Transocean, propietaria de la plataforma siniestrada, de la que BP era concesionaria. El citado equipo está pensado para sellar el flujo de petróleo y gas, que va a la superficie, en una emergencia. Pero no funcionó como debía en el caso de la plataforma Deepwater Horizon. BP dice que los trabajadores que lograron ser evacuados de la plataforma aseguran que trataron de activar sin éxito el equipo de sellado, objeto ahora de una investigación para aclarar lo ocurrido.

La Casa Blanca sostuvo que las excavaciones de un pozo alternativo para contener la pérdida comenzaron el fin de semana y su construcción tardaría 90 días. Ese pozo, considerado la “solución definitiva”, serviría para inyectar un líquido más pesado que el petróleo que actuaría como una especie de tapón e impediría que el crudo siga fluyendo a la superficie. (EFE y DPA)

Clarín

Astronómica cifra para indemnizaciones en EE.UU.

Las empresas petroleras estarán obligadas a pagar indemnizaciones por daños económicos de hasta 10 mil millones de dólares, informó hoy un comunicado del Congreso estadounidense.

Una iniciativa de ley presentada por un grupo de legisladores propone aumentar de 75 millones de dólares a 10 mil millones el tope de lo que deben pagar las petroleras por afectaciones como la marea negra que daña el ecosistema de estados ribereños del Golfo de México.

Precisa el texto que los daños económicos -ya sean pérdida de ingresos por turismo, pesca, recursos naturales o impuestos locales- tienen que ser cubiertos por las firmas petroleras.

Si la afectación alcanzara ese techo, los afectados podrán recurrir a un fondo especial que recibe recursos de una tasa sobre el crudo extraído o importado en Estados Unidos.

Los legisladores plantean también incrementar ese fondo, que actualmente sólo cubre mil millones de dólares.

Prensa Latina

Capacitan a presos en la limpieza de aves

La catástrofe ambiental en el Golfo de México está movilizando a muchos sectores de la sociedad para hacer frente a los problemas.

El auditorio es educado y no tiene realmente mucha opción. Ochenta detenidos de una prisión de Luisiana (sur) recibieron ayer una clase sobre limpieza de aves empetroladas. Con la marea negra que amenaza la zona, el Estado los prepara para enviarlos a los puestos de avanzada.

De todas formas, subraya Rebecca Dunne de Tri-State, una ONG especializada en la limpieza de aves, hay pocas posibilidades de que los presos terminen frotando a un pelícano para quitarle el mortífero petróleo.

“Ese es el trabajo de los profesionales”, asegura, tras el curso organizado en la prisión de Belle Chasse, en las afueras de Nueva Orleans.

Los prisioneros “efectuarán sobre todo trabajos de carpintería de obra o de fontanería en nuestro centro de cuidados”.

Durante una hora, Rebecca Dunne muestra fotos, diagramas y estadísticas para explicar a su particular público en qué consiste la limpieza de las aves.

Dunne y Michael Carloss, biólogo del Departamento de Fauna y pesca del Estado de Luisiana, dicen que temen sobre todo por los pelícanos y los chorlitos silbadores, un pajaro pequeño cuya supervivencia está amenazada en los pantanos del delta del Misisipi; en la zona a la que podría llegar la capa de petróleo que fluye del yacimiento que explotaba la plataforma Deepwater Horizon. (AFP-NA)

El Tribuno – Jujuy