BP se embarca en último intento por contener el derrame de petróleo

Submarinos robot provistos de herramientas cortantes dieron comienzo al último intento de BP por contener una fuga de crudo en uno de sus pozos en el Golfo de México, mientras el Gobierno de Estados Unidos iniciaba una investigación penal sobre el desastre

Las medidas legales anunciadas ayer por el gobierno del presidente Barack Obama pusieron fin a un duro día en los mercados para la firma británica, cuyas acciones se vieron golpeadas por las noticias del fracaso de BP en sus intentos por detener el derrame durante el fin de semana.

BP perdió más de un tercio de su valor de mercado, o unos 46.000 millones de libras esterlinas (67.000 millones de dólares) desde que comenzó la crisis, reflejando un pronóstico cada vez más pesimista de los analistas del sector energético.

El derrame está causando un desastre ecológico y económico en la costa estadounidense del Golfo de México.

Dejando atrás su fallida maniobra “top kill” para tapar la fuga en el pozo ubicado a 1.600 metros de profundidad, BP se lanzó a un arriesgado plan para extraer parte del crudo que involucra cortar primero lo que queda de la tubería ascendente averiada, y luego descender una cúpula de contención sobre la salida del pozo.

Una fuente cercana a la compañía, hablando bajo condición de anonimato, dijo que las operaciones para cortar la tubería comenzaron ayer a última hora. La fuente no indicó cuánto tardaría este procedimiento.

La estrategia es ampliamente considerada como la última gran esperanza para al menos reducir la salida de petróleo antes de agosto, cuando la firma prevé tener finalizada la perforación de dos pozos de emergencia que ahora son vistos como la única opción de cortar totalmente el escape.

“Ya no estamos hablando sobre tapar el pozo. Estamos hablando acerca de contener el pozo”, dijo el martes el almirante de la Guardia Costera Thad Allen.

La cúpula de contención, construida con una junta en el fondo para ajustarse encima de la fuga y dejar afuera el agua marina, fue diseñada para capturar una gran porción del crudo y canalizarlo a través de una manguera a una embarcación en la superficie.

La tapa también está equipada con válvulas para permitir a los operadores inyectar metanol o agua caliente, lo que evitaría la concentración de hidratos de gas natural que hicieron fracasar un intento anterior.

Pero cortar el extremo de la tubería dañada podría aumentar el flujo de crudo en un 20 por ciento hasta que la cúpula sea instalada. Allen dijo que podrían pasar 72 horas para que el mecanismo comience a funcionar.

Hasta 19.000 barriles (o 3 millones de litros) de petróleo al día se derramaron en el golfo desde la explosión del 20 de abril que hundió la plataforma Deepwater Horizon y causó la muerte de 11 personas que trabajaban allí.

La mancha de crudo en el Golfo de México superó al desastre del Exxon Valdez en las aguas de Alaska en 1989 como el peor derrame de petróleo en Estados Unidos.

Ámbito.com

_____________

Obama piensa llevar a juicio a BP

Por David Usborne *

El presidente Barack Obama anunció ayer que si una investigación independiente a los derrames petroleros de British Petroleum (BP) en el Golfo de México descubría que las leyes se habían quebrado, “llevaremos a aquellos responsables ante la Justicia”. Su declaración, hecha en el Rose Garden junto a los principales de una comisión de investigadores que él estableció la semana pasada, fue otro duro revés para BP, mientras lucha para encontrar una forma de taponar el catastrófico derrame. Subrayó lo rápido que Obama se está distanciando del gigante energético basado en Londres aun mientras el gobierno federal sigue confiando en su experiencia técnica para poder controlar las cosas.

Como parte de su esfuerzo por evitar las críticas de que ha sido lento para hacerse cargo del problema, la Casa Blanca terminó las conferencias conjuntas de los altos funcionarios con los ejecutivos de la empresa en Louisiana. En cambio, el almirante Thad Allen, de la Guardia Costera de Estados Unidos, dará un parte diario sobre el progreso en el Golfo en cualquier lugar que se encuentre y sin la participación del BP. Carol Browner, la principal asesora en Energía y Medio Ambiente de Obama, dijo que no estaba esperanzada en que BP tuviera éxito en su próxima prueba en el lecho marino, que se supone que sucederá más tarde esta semana. El nuevo intento prevé la colocación de una cúpula sobre los restos del pozo averiado para capturar “todo o una cantidad significativa del petróleo” que será trasladado a un barco en la superficie mediante una tubería. “Todos, creo, están esperando que suceda lo mejor, pero debemos continuar planeando para lo peor”, dijo. Esto significa esperar hasta agosto, cuando se completarán los dos pozos.

Se cree que unos 19.000 barriles de petróleo están derramándose del pozo averiado todos los días. Hubo nuevas advertencias, anoche, de que las brisas del sudoeste en el Golfo amenazan con arrastrar partes pesadas del derrame a las costas de Mississippi y Alabama el fin de semana.

El panel creado por Obama para examinar el derrame está dirigido por el ex senador Bobo Graham y el ex jefe de la Agencia de Protección Ambiental William Reilly. “Tienen todo mi apoyo para seguir los hechos donde sea que los lleven, sin temor o favor”, dijo Obama adoptando un tono inusualmente autoritario. “Si las leyes en nuestros libros eran insuficientes para evitar este derrame, las leyes deben cambiar. Si nuestras leyes se violaron, llevando a la destrucción y la muerte, mi promesa solemne es que llevaremos a esos responsables ante la Justicia.”

* De The Independent de Gran Bretaña. Especial para Páginal12.

Traducción: Celita Doyhambéhère

Página/12