La mancha tapa a Barack

Obama no puede capitalizar sus recientes éxitos políticos por culpa del derrame (Página/12)

A seis meses de las elecciones, el mensaje de la recuperación económica está siendo dejado de lado con noticias de sierras de metal, elevadores, sumergibles y mareas negras

Por David Usborne*

El derrame de petróleo en el Golfo de México está amenazando la vida silvestre, playas turísticas y a la empresa responsable de ello, British Petroleum (BP). Pero otra víctima está surgiendo: el presidente Barack Obama. La primavera boreal de este año parecía un momento de creciente fortuna para la joven presidencia de Obama. La reforma de salud había sido aprobada, estaba empujando al Congreso hacia una rotunda reforma financiera y la economía estaba comenzando a crear empleos nuevamente. Luego llegó la explosión del “Deepwater Horizon”, la plataforma de BP.

Para entender que esto no era una distracción pasajera, miren su diario en los días y semanas recientes. Hoy, Obama regresa a la costa del golfo de Louisiana por segunda vez en ocho días. Habla de la filtración casi a diario y en cualquier momento por lo menos uno de sus miembros de gabinete está en algún lugar cercano a la catástrofe.

El segundo año de su primer término debió estar definido por la recuperación de la economía estadounidense, pero en cambio estuvo manchado por el derrame de petróleo que no se borra. El mensaje del renovado crecimiento, que ayudaría a los demócratas en las elecciones de mitad de término en noviembre, está siendo tapado con noticias de sierras de metal, elevadores, sumergibles y mareas negras.

“Se requiere que los presidentes traten con las situaciones a medida que surjan”, observó esta semana Geoff Garin, un prominente encuestador demócrata. “Pero esto es algo que hace que sea mucho más difícil para la administración ejecutar su propio plan de juego en términos de comunicar su mensaje económico.” El miércoles Obama estaba en Pittsburgh dando un discurso pensado como una celebración del regreso a la fortaleza económica. Pero se vio obligado a reescribir pasajes enteros para mencionar el derrame del golfo.

En su rueda de prensa diaria, el portavoz de la Casa Blanca, Robert Gibbs, anunció ayer que el gobierno de Estados Unidos enviará una primera factura de 69 millones de dólares a la petrolera BP por los costos acumulados hasta ahora. Por su parte, BP intentará colocar en las próximas horas una caja contenedora para recolectar el crudo que fluye ahora al mar tras haber cortado con éxito una tubería subterránea, informó ayer la Guardia Costera.

En tanto, el presidente ejecutivo de BP, Tony Hayward, reconoció que su empresa no estaba lo suficientemente preparada para afrontar un accidente submarino. Ayer se disculpó en avisos publicitarios en televisión y diarios. En una entrevista que publicó ayer el diario británico Financial Times, Hayward dijo que a la empresa le faltaban medios técnicos para afrontar un incidente como el ocurrido en la plataforma “Deepwater Horizon”.

Los partidarios de Obama ven a la crisis como una oportunidad, pero no están seguros de que él aproveche la situación, si bien mostró una nueva actitud agresiva en los últimos días, apartándose de cualquier semejanza de sociedad con BP, por lo menos en público. En su discurso de Pittsburgh, dejó en claro que quiere usar la crisis para impulsar al Congreso más rápidamente a adoptar una nueva política energética, que incluirá pasos para combatir el calentamiento global y hacer que Estados Unidos dependa menos de combustibles fósiles.

* De The Independent de Gran Bretaña. Especial para Página/12.
Traducción: Celita Doyhambéhère.

________________

British Petroleum: empiezan a rescatar a los animales afectados por el derrame

La tragedia ecológica causada por BP debilitó el ecosistema de la zona y ya amenaza a miles de aves, tortugas y atún rojo, este último propio de la zona. Aseguran que las consecuencias pueden durar décadas

La petrolera BP tiene un nuevo problema que no refiere solamente a cómo detener la fuga de petróleo en el Golfo de México, comentó el secretario del Interior Ken Salazar, mientras organizaciones medioambientales se preparaban para tratar a animales marinos.

A más de 45 días del derrame, el Centro para el Cuidado de la Fauna y Flora Contaminados por Derrames de la Universidad de California ya coordina desde hace semanas con el gobierno de los EEUU y unas 200 organizaciones medioambientales, entrar en acción para rescatar animales afectados.

Un total de 154 tortugas marinas, sobre todo de la especie Kemp, está en peligro, así como 12 delfines y 23 aves migratorias, según explicaron funcionarios de la Agencia Nacional Oceánica y Atmosférica (Noaa) y de la Agencia de Pesca y Vida Salvaje en conferencia telefónica.

La zona es hábitat de animales amenazados como las especies de tortugas marinas Kemp Ridley, Hawksbill, Loggerhead y Leatherback, y el cotizado atún rojo, cuya población ha caído en más de 80% debido a la sobrepesca.

El derrame, que comenzó el 20 de abril tras la explosión de una plataforma petrolífera, amenaza también a una multitud de aves marinas como los pelícanos marrones y a los alrededor de dos mil kilómetros cuadrados de manglares de Louisiana, Texas y el sur de Florida, críticos para el equilibrio del frágil ecosistema de la zona.

Barbara Schroeder, funcionaria de Noaa, explicó que las necropsias, el equivalente a las autopsias humanas, no han detectado restos de petróleo en las tortugas marinas, aunque aun así, su muerte podría estar relacionada con la ingestión de químicos dispersantes para fraccionar el crudo en partículas pequeñas e impedir que flote en la superficie, que se han aplicado de forma masiva desde el inicio del derrame.

El director en funciones de la Agencia de Pesca y Vida Salvaje, Rowan Gould, afirmó hoy que las consecuencias del derrame podrían durar décadas.

Los datos oficiales indican que cada día se vierten unos 800.000 litros de petróleo al mar, aunque científicos independientes estiman que la cifra podría ser hasta diez veces mayor.

Infobae

____________

Descartan la “opción nuclear”

El gobierno de Estados Unidos dijo ayer que no utilizará una bomba atómica para cerrar el pozo de petróleo en el Golfo de México, con lo que salió al cruce de una polémica propuesta que circulaba desde hace semanas en medios de comunicación y blogs.

“Eso sería una locura”, dijo una vocera del Departamento de Energía, Stephanie Mueller, a The New York Times . La funcionaria aseguró que la opción nuclear no estuvo nunca planeada y nunca se aplicará.

Desde el inicio del derrame, surgió una y otra vez la idea de una bomba atómica para sellar el pozo. La idea, utilizada en la Unión Soviética, implica colocar un dispositivo nuclear capaz de derretir la roca que rodea el pozo y detener el flujo de crudo.

Algunos expertos señalaron que esa opción no sólo sería riesgosa técnicamente, sino también una torpeza estratégica, ya que implicaría la violación de tratados nucleares, en momentos en que Barack Obama impulsa la no proliferación.

“Eso no ha sido planteado seriamente”, afirmó ayer el jefe de la Guardia Costera, Thad Allen. “Eso está en la periferia de lo que debemos abordar en este momento.”

Algunos tomaban la posibilidad con humor. “¿Qué puede ser peor que un derrame de petróleo?”, se preguntaba un blog del diario canadiense The National Post . La respuesta: “Un derrame de petróleo radiactivo”.

La Nación
____________

Le bajan la nota crediticia a BP

Caída en las acciones de BP (dailymail.co.uk)

Las agencias de calificación crediticia Moody’s y Fitch rebajaron ayer la nota a la petrolera británica BP, que ya perdió una tercera parte de su valor desde la explosión de su plataforma petrolera en las costas de EE.UU. La decisión significa un nuevo golpe al valor accionario de la compañía, que enfrenta además altos costos. Ayer mismo el gobierno de EE.UU., que la tiene por responsable del accidente, le pasó una factura por US$ 69 millones sólo por tareas de limpieza.

Clarín.com

_____________

Otras mareas negras

Junio 1979. México.El vertido de un millón de toneladas de petróleo en el Golfo de México, tras la explosión del pozo de petróleo Ixtoc Uno, provocó la más gigantesca marea negra accidental de la historia.

Enero 1991. Golfo Pérsico. Casi un millón de toneladas de petróleo escapado de depósitos de buques tanques, terminales y pozos offshore saboteados se registraron tras la guerra contra la ocupación de Kuwait por Irak.

Marzo 1989. EE.UU.: El petrolero estadounidense “Exxon Valdez” chocó contra un arrecife en la bahía del Príncipe William (en Alaska), regando unas 38.800 toneladas de petróleo al mar. La contaminación alcanzó 1.300 km de costas. Según la universidad de Alaska, sólo un cuarto de la fauna submarina logró sobrevivir.

Noviembre 2002. España: El petrolero liberiano “Prestige”, con bandera de Bahamas y una carga de 70 mil tons., se hundió en las costas de Galicia. Unas 50 mil tons. de combustible mancharon y contaminaron miles de kilómetros de costas.

Clarín.com