Tras el desastre ecológico, una marea de juicios

Abogados de todo el país ya hicieron llegar más de 200 demandas

John Schwartz
The New York Times

“¿Daños causados por el derrame de petróleo? Usted tiene derecho a una compensación”, dice un cartel en LaFourche Parish, Luisiana.

Esa es tan sólo una de las tácticas que están usando los abogados para conseguir clientes dispuestos a demandar a BP, junto con publicidades en televisión, páginas web y seminarios informativos para quienes sienten que la empresa petrolera les debe algo.

Abogados de todo Estados Unidos presentaron hasta el momento casi 200 demandas judiciales relacionadas con el desastre en el Golfo de México, que incluyen reclamos por muerte y heridas de los que estaban en la plataforma, por daños económicos por parte de personas cuyos medios de vida están amenazados, y demandas de los accionistas de BP por la caída de sus valores. Incluso se presentaron demandas en nombre de los peces y pájaros empetrolados. Podrían alcanzar en total cifras multimillonarias.

En un seminario realizado en Destin, Florida, 150 residentes y comerciantes escucharon una presentación de dos abogados, Robert McKee y Stuart Smith, sobre la manera de actuar en los procesos de reclamo a BP. Smith calificó la fuga de petróleo como “un desastre en cuotas”. Ambos presentaron a un equipo de expertos para luchar contra BP en los tribunales, que incluía contadores, un oceanógrafo, un químico y un toxicólogo, y le explicaron a la audiencia cómo reunir documentos para mejorar sus posibilidades.

El consejode de McKee fue cortante. Para el caso en que se decidieran a demandar, les dijo: “Busquen a alguien competente capaz de patearles el trasero y conseguir lo que se les debe en calidad de compensación plena, justa y honesta”.

Como hay miles de abogados demandantes que intentan unirse al reclamo, la consolidación de pleitos federales es casi una certeza. La decisión se adoptará, por raro que resulte, lejos de la costa del golfo, y estará en manos de un panel de jueces que se reunirán el 29 de julio en Idaho para hacerse cargo del proceso.

Esos jueces pueden enviar los casos a Nueva Orleáns, Houston o territorios más neutrales. Donde sea que terminen, los belicosos letrados de Luisiana seguramente desempeñarán un papel importante. Los abogados demandantes están ansiosos por luchar contra el gigante petrolero, en cuanto dejen de luchar entre sí.

La pregunta que probablemente predomine en el litigio será el grado de responsabilidad de BP y de las empresas con las que trabajó. Los casos más sencillos son aquellos que han sufrido un perjuicio directo: las compensaciones para familias de los muertos y heridos, los efectos del derrame en individuos cuyos medios de vida podrían ser destruidos, y propietarios de tierras contaminadas. También los negocios afectados.

Stephen Herman, que funciona como enlace entre los abogados demandantes y un juez de Nueva Orléans a cargo de muchos casos, dijo que esperaba que BP siguiera cuestionando los reclamos de daños y perjuicios indirectos, aunque tal vez pagara inicialmente. “En el corto plazo tal vez paguen, en nombre de las relaciones públicas. Pero, a la larga, dejarán de pagar, porque eso llevaría la corporación a la quiebra”, dijo.

Los abogados están planificando un amplio rango de estrategias. La polución debería considerarse un reclamo por molestias, tomado en cuenta por la ley civil de Luisiana y por la ley común de otros estados. Eso podría proporcionar la posibilidad de una recuperación para las personas cuyas tierras nunca serán contaminadas por el petróleo, pero que alegan que el olor interfiere con el usufructo de su propiedad.

El abogado Mike Papantonio tiene muchos casos de pescadores, pero también presentó demandas por asociación ilícita que pretenden relacionar la explosión de la plataforma de BP con lo que considera una estrecha colaboración entre la industria y funcionarios de la administración de George W. Bush.

Traducción de Mirta Rosenberg

La Nación

__________

Obama exigirá a BP que indemnice a damnificados

El presidente Barack Obama exigirá que la firma BP establezca un fondo para compensaciones a las personas y empresas perjudicadas por el vertido de crudo en el Golfo de México, informó el asesor presidencial David Axelrod

Axelrod, en una presentación en el programa “Meet the Press” de la cadena NBC de televisión, señaló que Obama espera que “una tercera parte independiente administre la cuenta de reserva”.

Hoy vence un plazo dado por el gobierno de Estados Unidos a la firma British Petroleum para que ésta aplique métodos más eficaces en la contención del vertido y la limpieza de una vasta región contaminada con crudo.

El directorio de BP se reunirá mañana para discutir una posible postergación del pago de sus dividendos del segundo trimestre y la reserva de fondos para atender los reclamos por el vertido de crudo que comenzó el 20 de abril.

Obama visitará nuevamente la costa del Golfo mañana lunes, y el martes y, según las versiones periodísticas, quiere que “los fondos se paguen bajo procedimientos justos, eficientes y transparentes administrados por un panel independiente, establecido exclusivamente con tal propósito”.

Ámbito.com