Ultimátum de EE.UU. por el derrame

La petrolera BP debe presentar hoy a más tardar un nuevo plan para contener la fuga de crudo; Obama habló con David Cameron

En una muestra de su malestar por la demora en contener el peor desastre ecológico en la historia del país, las autoridades de Estados Unidos lanzaron ayer un ultimátum, que vence hoy, a la compañía BP, para que presente un nuevo plan para detener la fuga de petróleo, ante el evidente fracaso del último intento.

La intimación norteamericana llegó un día después de que se divulgara que la cantidad de petróleo derramado en el Golfo de México podría ser hasta ocho veces superior a la del buque Exxon Valdez en aguas de Alaska, en 1989.

La catástrofe provocada por la BP (ex British Petroleum) en el sur de Estados Unidos generó una inusual tensión con su tradicional aliado, Gran Bretaña. Ayer, el presidente Barack Obama mantuvo una comunicación telefónica con el primer ministro británico, David Cameron, y les advirtió que la compañía BP deberá pagar a los damnificados del derrame, porque se trata de una “compañía rica”. No obstante, Obama reiteró su “profundo compromiso” con la relación bilateral con Londres.

En una carta fechada anteayer y cuyo contenido fue revelado ayer por la Casa Blanca, la Guardia Costera de Estados Unidos dijo a la petrolera BP que su plan para contener el derrame de crudo en el Golfo de México “no va suficientemente lejos” y le impuso un ultimátum de 48 horas para que presente uno nuevo. La carta, firmada por el contraalmirante James Watson, uno de los coordinadores de los esfuerzos para detener el derrame, fue enviada a Doug Suttles, jefe operativo de la BP en Houston, Texas.

En la misiva, Watson le dice a Suttles que la campana que colocó a comienzos de mes sobre el pozo submarino averiado no cumplió las expectativas. Con el nuevo sistema, la multinacional británica captura ahora unos 15.000 barriles diarios de crudo y los bombea a un barco en la superficie a través de una tubería.

Pese a que ese sistema ha sido el más exitoso hasta la fecha, todavía siguen fluyendo al mar grandes cantidades de petróleo. “Está claro que se necesita urgentemente capacidad adicional”, advirtió Watson.

Según las últimas estimaciones, el pozo estuvo derramando hasta 40.000 barriles diarios de petróleo hasta que se puso el nuevo tapón, muy por encima de las evaluaciones previas de BP. En un primer momento, poco después de la explosión de la plataforma Deepwater Horizon el 20 de abril, BP había dicho que la pérdida derramaba apenas unos 1000 barriles diarios, pero rápidamente elevó esa cifra hasta los 5000.

Cuando comenzaron a hacer cálculos expertos del gobierno de Obama o independientes, se llegó a hablar de 20.000 barriles diarios, hasta que esta semana las nuevas investigaciones duplicaron esa cifra.

La demora en contener el vertido de crudo está causando graves pérdidas económicas en los cuatro estados con costas sobre el Golfo de México (Luisiana, Mississippi, Alabama y Florida), al tiempo que crecen los reclamos de los damnificados, desde pescadores a operadores turísticos, hasta propietarios de bares y restaurantes o procesadores de alimentos.

El fiscal general de la Florida, Bill McCollum, solicitó el jueves a la BP que deposite 2500 millones de dólares en una cuenta en custodia para cubrir potenciales pérdidas, informó el diario The Wall Street Journal.

El tema del pago a los damnificados estuvo en el centro del diálogo telefónico entre Obama y Cameron. El mandatario norteamericano expresó que la compañía petrolera “debe hacer todo lo posible para responder de manera positiva” al desastre, una posición que habría compartido el premier británico.

Aunque en el diálogo también se abordaron otros temas como la próxima reunión del G-20 en Canadá, y el Mundial de fútbol fue también una señal de que no hay distanciamiento entre ambos países. Pero la Casa Blanca dejó en claro que, pese a los reclamos, Obama sabe que la BP es una compañía global multinacional y que las frustraciones por el derrame no tienen nada que ver con la identidad nacional británica.

Agencias AP, AFP, EFE y ANSA

40.000
Barriles derramados

* La cantidad de petróleo vertida por día sobre el Golfo de México según la última investigación de un panel de científicos norteamericanos.

15.000
Barriles recuperados

* El nuevo tapón instalado por BP es más eficaz que el anterior, pero aún no logra detener la fuga de crudo.

4
Los estados afectados

* Luisiana, Mississippi, Alabama y Florida son los estados norteamericanos que se vieron damnificados.

HELICOPTERO EN PELIGRO

KABUL (EFE).- El primer ministro británico, David Cameron, que ayer dialogó con el mandatario norteamericano, Barack Obama, sobre el derrame en el Golfo de México, ocasionado por la petrolera BP, corrió peligro durante su visita de anteayer a Afganistán, según afirmaron ayer voceros talibanes, que manifestaron que pretendían derribar el helicóptero en el que se trasladaba el dirigente conservador. Cameron fue anteayer a la provincia afgana de Helmand y se vio obligado a suspender su visita a una base militar británica después de que los servicios de espionaje interceptaran llamadas telefónicas en las que se mencionaba un ataque contra su helicóptero.

La Nación