El derrame de petróleo en el Golfo sería mayor al previsto

Un documento interno de British Petroleum divulgado por un legislador demócrata muestra que podrían estarse escapando 100.000 barriles de petróleo por día en el Golfo de México, una cantidad mucho mayor a la calculada

“Desde el principio, BP ha mentido o es totalmente incompetente. Primero decía que se trataba sólo de 1.000 barriles, después 5.000 barriles y ahora estamos en 100.000 barriles”, dijo Ed Markey, presidente del subcomité de Energía y Medio Ambiente de la Cámara de Representantes.

Fue él quien hizo público el documento, de dos páginas y sin fecha, que explica que en el escenario más adverso el pozo podría soltar 100.000 barriles por día.

“Era su tecnología, era su cámara, ellos son los que debían haber sabido desde el principio, y para limitar las compensaciones que tendrán que pagar o porque son totalmente incompetentes, retrasaron una respuesta completa a la magnitud del desastre “, denunció Markey.

Después de sucesivas correcciones al alza, expertos del Gobierno calculan que el yacimiento suelta entre 35.000 y 60.000 barriles al día.

BP informó hoy que el sábado recogió 21.040 barriles de petróleo en los dos barcos a los que llega una tubería conectada a una campana de contención en la fuente del vertido, pero se desconoce el volumen de crudo que se escapa del pozo.

“Este documento presenta preguntas muy inquietantes sobre lo que BP sabía y cuándo lo supo”, dijo Markey en un comunicado que emitió junto con el documento de BP.

“Está claro que, desde el principio, BP no ha sido sincero con el Gobierno o los norteamericanos sobre el tamaño real del vertido “, añadió.

Infobae

_______

La mancha negra enfrenta a Obama con los republicanos

El presidente los acusó de no querer eliminar el tope de las indemnizaciones

El presidente estadounidense, Barack Obama, y la oposición republicana intercambiaron ayer fuertes acusaciones sobre la respuesta al derrame de petróleo en el Golfo de México debido a la explosión de una plataforma petrolera de la británica BP. Mientras la indignación de la gente crecía al saber que el director general de la gigante petrolera, Tony Hayward, se tomó un tiempo para relajarse y asistir a una deslumbrante regata alrededor de la Isla deWight en Inglaterra en un yate de 700.000 dólares.

Mientras el enojo de la gente crecía en las redes sociales, en su habitual programa de radio de los sábado, Obama criticó a los republicanos por oponerse a eliminar el tope de 75 millones de dólares para las indemnizaciones que deben pagar las empresas petroleras. El límite rige para las compensaciones a personas y empresas perjudicadas por el derrame de petróleo.

Pero por su parte, los republicanos recriminaron a Obama haber reaccionado demasiado tarde ante la catástrofe.

“Queríamos eliminar el tope, pero la dirigencia republicana no permite ni el debate ni una votación”, dijo Obama.

“Me alegra que el presidente Obama dé finalmente la más alta prioridad a esta catástrofe, pero su respuesta tardó demasiado”, dijo el senador republicano Roger Wicker en el mensaje semanal de su partido. Además, criticó a Obama por dar un gran espacio en su discurso del martes sobre la marea negra a su proyecto de energía y lucha contra el cambio climático.

“Este no es el momento de llevar al Congreso un polémico proyecto partidista y destructor de empleo”, apuntó el senador del estado de Mississippi, también afectado por la marea negra.

Mientras la polémica subía de tono, BP interrumpió ayer durante varias horas la extracción de petróleo por una falla técnica atribuida a condiciones del tiempo adversas. La interrupción duró alrededor de diez horas, según la compañía.

El sistema de bombeo del petróleo tiene una capacidad de recuperación de unos 20 mil barriles de petróleo por día.

BP, además, ayer rechazó las acusaciones de la petrolera estadounidense Anadarko, que era propietaria de un cuarto de la hundida plataforma “Deepwater Horizon”. Anadarko había señalado que la catástrofe era “resultado directo de decisiones y acciones irresponsables de BP” y señaló que sólo la firma británica debía responder por los daños.

BP aseguró en cambio que debían compartirse todos los costos de la administración de la plataforma, también aquellos derivados del derrame.

“Otros socios pueden ser responsables por los costos resultantes del derrame”, afirmó Hayward horas antes de subirse a la regata. “Esperamos de estos socios que cumplan sus obligaciones”, había dicho.

Clarín.com

______

Millones para contener el desastre en EE.UU.

La danza de números en torno a la tragedia aporta un nuevo sustento a esa agenda: arreglar el desastre costaría el 22% de la inversión de US$ 150.000 millones prevista para los próximos 10 años en el plan de energías renovables de Barack Obama. El plan se encuentra trabado en el Senado norteamericano

Rafael Mathus Ruiz
Para LA NACION

La ola expansiva desatada por la explosión de la plataforma petrolera Deepwater Horizon se extendió un poco más con el discurso del presidente de Estados Unidos, Barack Obama, que le dio esta semana un nuevo giro a la crisis desatada a mediados de abril, al utilizarla como catalizador para su agenda de energías renovables. La danza de números en torno a la tragedia aporta un nuevo sustento a esa agenda: arreglar el desastre costaría el 22% de la inversión de US$ 150.000 millones prevista para los próximos 10 años en el plan de energías renovables de Barack Obama. El plan se encuentra trabado en el Senado norteamericano.

No todo termina ahí. BP aceptó ante la Casa Blanca el miércoles formar un fondo de US$ 20.000 millones para remediar los daños que será manejado por un tercero. La cifra podría ser mucho más abultada: el costo final de la limpieza y de la pérdida de negocios es aún desconocido. La petrolera británica, la principal proveedora de combustible del Pentágono, podría afrontar gastos, pagos e indemnizaciones por 33.000 millones durante la próxima década, según estimó el banco Goldman Sachs.

El costo directo para BP es más claro. La acción de la petrolera cotizó a poco más de US$ 60 antes de que comenzara la crisis. El día posterior al discurso de Obama, cerró a un poco más de 30. Resultado: una pérdida de valor de más de 82.000 millones.

En los más de dos meses desde que se desató la crisis, BP invirtió más de US$ 2000 millones para contener el derrame, una tarea que contó con una buena dosis de torpeza. La catarata de “imprudencias”, tal como las llamó Obama, que poco a poco comienzan a ventilarse, desató todo tipo de especulaciones sobre el futuro de la petrolera, que cuenta con un colchón de 18.000 millones de barriles en reservas probadas de crudo. Se trata de una fuente de energía cuyo futuro puede haber cambiado con la explosión de abril.

La Nación