Dramático relato de empleado de BP: "Tuve miedo de morir"

Uno de los 126 trabajadores de la empresa British Petroleum detalla cómo fueron los minutos previos a la explosión de la plataforma en el Golfo. “Estaba en mi cama durmiendo cuando escuché un ruido similar a un silbido, y luego vino lo peor”

Christopher Choy, de 23 años, era el empleado más joven de la plataforma británica British Petroleum, ubicada en el Golfo de México, que explotó hace diez semanas.

“Era de noche. Yo estaba en mi cama durmiendo cuando escuché un ruido similar a un silbido, y luego vino lo peor . Mi compañero, Mateo Jacobs, salió de la ducha y me dijo: algo no está bien”, relata Choy al diario alemán Bild.

“Las alarmas comenzaron a sonar, señalaban que había fuga de gas. De pronto todo dejó de funcionar y nos quedamos a oscuras “.

“Corrí a la estación de bomberos pero no había nadie. La puerta de salida estaba en llamas, así que tuve que dar la vuelta. En ese momento me di cuenta que nunca sería capaz de eliminar el fuego. Tuve miedo de morir”, agregó.

El joven Christopher explica que logró salir a la cubierta principal y 30 segundos después entró en erupción. Así fue el comienzo de la peor catástrofe ecológica de la historia de los EEUU, que continúa.

Luego, alrededor de las 22 del 20 de abril, el buque de Guardia Costera en Nueva Orleans se acercó al lugar de la tragedia. Hoy, el gerente de servicio, Nathen Houck, recuerda: “Recibimos la noticia de que la plataforma petrolífera con más de 100 personas a bordo estaba ardiendo y que los trabajadores se habían escondido en el agua. No hubo vacilaciones, utilizamos todo lo que teníamos disponible”.

Veinte minutos más tarde, cuatro helicópteros de rescate despegaron rumbo a la zona. “He visto a 90 millas de distancia el resplandor de la plataforma en llamas. Cuando estábamos a media milla de la plataforma, podía sentir la intensidad de las llamas. Miré a este gigante de metal ardiendo, era como mirarle la cara al diablo”, relata el piloto Almerick Lim.

Infobae

_____

Ayuda por el derrame

Estados Unidos aceptó la ayuda de doce países para limpiar el derrame petrolero en el golfo de México, indicó ayer un escueto comunicado del Departamento de Estado. La marea negra provocada por el derrame de crudo de la compañía British Petroleum (BP) ocupa toda la cuenca del golfo de México y una parte está atrapada por la zona inferior de la corriente que toca Cuba y la península de Yucatán, confirmaron los científicos tras observar imágenes obtenidas por el satélite Envisat. “Sobre la base de fuertes analogías con diferentes tipos de observaciones, podemos confirmar que parte de la marea está constantemente atrapada por esta fuerte corriente que empujará las aguas contaminadas a toda la zona meridional del golfo”, dijo Bertrand Chapron, del instituto francés de investigación marina Ifremer. Chapron, junto a Fabrice Collard, del centro para el análisis de los datos satelitales CLS, estudió las nuevas imágenes aportadas por el radar.

Página/12