Lograron tapar el derrame en el Golfo de México

Según informaron desde la Casa Blanca, las operaciones para la instalación del nuevo y gigantesco tapón sobre el pozo Macondo fueron exitosas: la pérdida de petróleo desapareció

Un nuevo tapón fue instalado sobre el pozo petrolero estadounidense que provocó la marea negra del Golfo de México. El almirante de la Guardia Costera, Thad Allen, habló de “progresos significativos”, y dijo que será necesario esperar 48 horas para saber si el trabajo fue exitoso y si el pozo podrá ser cerrado.

Así pudo verse en las imágenes difundidas en directo por los principales canales de televisión estadounidense.

Las operaciones para la instalación del nuevo y gigantesco tapón sobre el pozo Macondo fueron exitosas: la pérdida de petróleo desapareció.

El nuevo tapón está en condiciones de contener íntegramente la salida de crudo del pozo.

MDZ Online

_____

BP instaló una campana para detener el derrame en el Golfo y harán una prueba clave

En la lucha contra el derrame de crudo en el Golfo de México, ingenieros de la petrolera británica BP lograron posicionar con éxito una nueva campana sobre el pozo en el lecho marino, con el objetivo de detener el vertido de petróleo, según mostraron imágenes de video submarinas tomadas por la empresa

El almirante de la Guardia Costera Thad Allen, que supervisa la limpieza del crudo, indicó en una declaración que se “logró un avance significativo” en la instalación de la nueva cúpula, que pesa 100 toneladas, tiene una altura de 30 metros y contiene una serie de válvulas.

Hoy, los ingenieros de BP planean comenzar a cerrar las nuevas válvulas, elevando gradualmente la presión en el pozo, indicó Allen.

Estas pruebas buscan evaluar si la campana podrá soportar la presión ante un sellado completo o parcial de la fuga. En caso negativo, la nueva campana al menos permitirá capturar y derivar a barcos en superficie una cantidad mucho mayor que ahora de petróleo que sale del pozo.

Los ensayos podrían tomar entre seis y 48 horas o más, indicó Allen.

El director de Operaciones de BP, Doug Suttles, se mostró optimista. “Estamos haciendo buenos avances”.

En el pasado fracasaron varios intentos de sellar el pozo que derrama petróleo y contamina las aguas y costas del golfo de México.

Sin embargo, una solución definitiva no llegará antes de mediados de agosto. Aún si la nueva campana es hermética, BP seguirá realizando dos perforaciones que buscan llegar a la fuente de la fuga por debajo del lecho marino, subrayó Suttles. Allí se sellará el conducto con lodo y cemento.

Desde la explosión de la plataforma petrolera “Deepwater Horizon” el 20 de abril y su posterior hundimiento dos días después, se estima que se vierten al agua unas 8.200 toneladas de petróleo. Se trata de la peor catástrofe petrolera de la historia de Estados Unidos.

Ámbito.com

_____

El infierno llegó a Luisiana del Sur

Dahr Jamail
Dahr Jamail’s Dispatches

Clint Guidry es camaronero en Lafitte, Luisiana. Mientras estamos sentados juntos, me muestra una foto de su casa con medio metro de agua en su interior como resultado del huracán Ike en 2008.

Con su profunda voz, me mira a los ojos y dice: “Mi temor es que se repita esa situación, pero con esta agua con petróleo encima”.

Guidry representa a todos los camaroneros de Luisiana, ya que es el Representante de los Cosechadores de Camarones en la Fuerza de Tareas del Camarón de Luisiana creada por el gobernador del Estado.

Antes de esta temporada de pesca, él, como el resto de los pescadores de Luisiana, estaba excitado por la buena temporada, ya que el precio del camarón por kilo finalmente se inclinaba a su favor.

“Estamos preparados para una gran temporada”, dice Guidry, “y nos quitaron todo”.

A diferencia de la mayoría, cuyos medios de vida fueron diezmados por el desastre petrolero de BP, Guidry decidió no trabajar para BP realizando operaciones de limpieza y contención con su barco.

“Trabajé para Brown and Root en la industria petrolera”, informa Guidry. “Conozco los peligros del petróleo y los productos químicos, no hay forma de que vaya a trabajar en eso. En su lugar, trato de asegurar que BP pague a la gente, y que esté segura. Pero todavía no logro ninguna de esas cosas”.

Guidry está encolerizado por lo que presencia.

“Ha habido un encubrimiento por BP desde el primer día”, dice, mientras escribo frenéticamente en mi cuaderno de notas, tratando de anotarlo todo. “El gobierno de EE.UU., OSHA [Oficina de Seguridad y Salud Ocupacional], el Servicio de Guardacostas, NIOSH [Instituto Nacional para la Seguridad y Salud Ocupacional], están todos metidos”.

El 24 de mayo, en Galliano, Luisiana, Guidry testificó ante una delegación de senadores, congresistas, organismos y departamentos del gobierno de Obama. Envió también su testimonio al presidente, solicitando urgentemente ayuda.

Este es su testimonio, textualmente:

Mi nombre es Clint Guidry. Soy pescador comercial de camarones en Luisiana de tercera generación. Tengo sesenta y dos años y he vivido toda mi vida en Lafitte, Luisiana. Soy veterano de Vietnam e hijo de un veterano de la Segunda Guerra Mundial.

Estoy en el Consejo de directores de la Asociación del Camarón de Luisiana y representante de los pescadores de camarones en la Fuerza de Tareas del Camarón de Luisiana creada por orden ejecutiva del gobernador Bobby Jindal.

He sido invitado a estar aquí hoy para testificar sobre el actual desastre que está ocurriendo respecto a la explosión y al vertido de petróleo de la catástrofe de la Deep Water Horizon de British Petroleum (BP) y qué efectos está teniendo sobre los pescadores y las familias que represento.

Señoras y señores, el INFIERNO ha llegado a Luisiana del Sur. Un INFIERNO creado por British Petroleum (BP) y una reacción fracasada del gobierno de EE.UU. ante ese desastre.

Ante todo quisiera poner en perspectiva el papel de BP en este desastre y mostrarlos por lo que son.

BP cometió fraude al suministrar los datos requeridos sobre la reacción a un vertido de petróleo a fin de obtener un permiso para perforar la ubicación MC 252. La realidad es que no estaban preparados para manejar o controlar un reventón y el vertido de petróleo resultante de esta magnitud. Para decirlo simplemente, MINTIERON.

BP, en su apuro por simplificar la tarea y ahorrar dinero en el proceso de terminación sobre el lugar del pozo en MC 252, mostró una negligencia intencional en sus deberes de completar con seguridad el pozo, lo que condujo al reventón y a la explosión que mató a once personas. Once almas que nunca volverán. Once familias con madre y padres y esposas e hijos. Hijos que nunca volverán a ver a sus padres.

Esa negligencia y esa pérdida de vidas constituyen homicidio por negligencia y todos los involucrados deberían ser arrestados y acusados correspondientemente.

Por lo tanto ahora he establecido el tipo de gente con la que tenemos que ver: MENTIROSOS Y ASESINOS. Me deja atónito que todavía sigan teniendo el control total de este desastre después que ha pasado casi un mes.

Ahora quisiera hablar sobre nuestra Reacción Federal ante el desastre.

La primera reacción ante el desastre fue del Servicio de Guardacostas de EE.UU., que ha asumido el deber de proteger a BP y ayudarle a quitar importancia al vertido, suministrando a los representantes de BP guardias armados para mantener lejos a la prensa y a los equipos y cámaras de la televisión, enviando además representantes a las comunidades locales para suministrar información falsa sobre los peligros para la seguridad y la salud relacionados con el vertido de petróleo y los dispersantes químicos utilizados.

La segunda reacción provino de la Agencia de Protección Ambiental de EE.UU. (EPA), que en un esfuerzo por quitar importancia al vertido y guardar las apariencias para BP, usó dos peligrosos dispersantes químicos que fueron inyectados a la columna de agua en el fondo del mar y pulverizados en la superficie sobre el petróleo y los trabajadores en las áreas del vertido y a lo largo de la costa, cerca de comunidades pesqueras costeñas. Esos dispersantes químicos contienen disolventes peligrosos para las poblaciones marinas en los estuarios del Golfo y de la costa y que nunca se ensayaron exhaustivamente en cuanto a peligros para seres humanos. En las hojas de datos para esos dispersantes químicos, siempre hay un descargo de responsabilidad: “Esta catalogación no significa que la EPA apruebe, recomiende, licencie, certifique o autorice el uso de este producto en un derrame de petróleo”.

Y eso es precisamente lo que hizo la EPA y sigue haciendo con un menosprecio total hacia las poblaciones marinas que colapsarán debido al uso de los dispersantes y a poblaciones humanas que enfermarán y pueden morir debido a esta decisión.

“Maten al océano, salven las playas”, una decisión de “trueque”. ¿Cuál es la lógica de esta actitud? El Golfo es la Madre y los Estuarios son los viveros. Si la Madre muere, no habrá niños que incubar.

La realidad es que el petróleo y los dispersantes químicos están entrando a nuestros estuarios mientras hablamos. La lógica del “Trueque” FRACASÓ.

Como declaré, represento a pescadores comerciales de camarones. Tengo miembros, amigos y familiares que actualmente trabajan para contener y limpiar el vertido. Me relatan el total menosprecio de BP por el suministro de los trabajadores de Equipos de Protección Personal (PPE).

Tengo amplia experiencia en el trabajo con productos químicos peligrosos asociados con el petróleo. En los años ochenta y noventa trabajé con Brown and Root Industrial Services como supervisor, superintendente general y superintendente de área. Supervisé trabajo de mantenimiento en refinerías de petróleo y fui responsable por la seguridad de los trabajadores y de que el trabajo se realizara a tiempo. Para mí, la seguridad y la salud de mis trabajadores SIEMPRE fue lo más importante.

Trabajadores y familiares me dicen que NO se está suministrando protección respiratoria adecuada a los trabajadores pescadores.

El petróleo, cuando llega a la superficie, se extiende sobre el agua y se calienta, libera peligrosos carcinógenos y esos carcinógenos se concentran más directamente sobre el pozo que derrama y el área circundante donde trabajan mis pescadores. NO se han entregado PPE de protección respiratoria a los trabajadores que trabajan directamente en esta área extremadamente peligrosa, incluso como precaución disponible ya que trabajan a 100 kilómetros mar adentro. De hecho, cuando algunos hombres llevaron sus propios respiradores, los representantes de BP en el lugar les dijeron que si usaban los respiradores serían despedidos del trabajo. Eso me inquieta profundamente.

Mis pescadores están más preocupados de perder sus puestos de trabajo y el ingreso que necesitan desesperadamente para pagar cuentas y alimentar a sus familias que por su salud. Por años de experiencia sé que, cuando se está adecuadamente protegido, el trabajo en condiciones muy peligrosas puede ser completado con seguridad utilizando los PPE adecuados.

¿Sacrifica BP la salud y las vidas de mis pescadores para protegerse contra problemas ulteriores de responsabilidad civil?

¿Cómo podemos creer a mentirosos y asesinos cuando dicen que el lugar de trabajo es seguro?

Es el mismo plan de juego que Exxon utilizó en Alaska hace 20 años y los pescadores de Alaska nunca recibieron un centavo en pagos de Exxon por enfermedad y muertes relacionadas con trabajos de limpieza después del derrame del Valdez. Exxon nunca suministró protección respiratoria a los pescadores en el derrame del Valdez.

Estos temas de seguridad de los trabajadores constituyen mi principal PRIORIDAD y tienen que ser encarados DE INMEDIATO.

Si vamos a permitir que BP utilice la 5ª Enmienda de “Nosotros el pueblo” en el tribunal y “la obtención de futuros beneficios” para que se libre de la plena responsabilidad por este desastre, estaremos interpretando el mismo papel que los alasqueños en el guión del Exxon Valdez que BP está utilizando con nosotros.

Ya es demasiado tarde para que nuestros funcionarios elegidos, departamentos y agencias, abandonen la influencia del “Gran Capital” del “Gran Petróleo” y hagan lo que fueron elegidos y nombrados para hacer: representar y proteger a “Nosotros el pueblo” que votamos por ellos.

Este gobierno tiene que tratar a BP como lo que son en realidad, MENTIROSOS y ASESINOS y tome el control de este monumental desastre.

Este gobierno fue elegido por una plataforma de “CAMBIO”. Hasta ahora, en lo que se refiere al “Gran Petróleo” las cosas siguen como siempre.

En nombre de los Pescadores Comerciales que represento y de las comunidades costeras que están perdiendo su modo de vida, les pido que tomen el control de esta situación descontrolada.

Clint Guidry

Asociación del Camarón de Luisiana

Como tantos otros en Luisiana que tienen alguna relación con el esfuerzo de reacción ante el desastre petrolífero (que es básicamente el de todos), como indica su declaración, Guidry está horrorizado por la aparente falta de preocupación por los efectos para la salud de los dispersantes sobre los trabajadores en la limpieza.

“Hay incidentes que los propios Guardacostas han registrado y documentado, de aviones que rocían dispersante sobre embarcaciones de los Guardacostas, plataformas y pescadores,” me dice, “Nuestra mayor batalla ahora es tratar de proteger a la gente, y me está enfureciendo”.

Guidry lo sabe directamente por declaraciones de pescadores que conoce que participan en el esfuerzo de limpieza, y le dicen que están siendo rociados.

Para empeorar las cosas, a pesar de que la así llamada EPA y los Guardacostas instruyeron a BP el 26 de mayo para que redujera dramáticamente su uso de dispersante en el Golfo, registros recientemente publicados por los Guardacostas muestran que BP ha excedido casi a diario los límites de dispersante desde esa orden.

Guidry, como todos los que he encontrado hasta ahora en Luisiana del Sureste, sabe demasiado bien que, como señaló sucintamente en su testimonio, “El infierno ha llegado a Luisiana del Sur”.

Pero sabe que el futuro podría traer aún cosas peores. “Si ocurre otra serie de tormentas durante agosto, septiembre, y octubre, que es nuestra temporada de fuertes tormentas, que haya un huracán de Categoría 3, tendremos petróleo y dispersante por doquier. Cada área de Luisiana del Sur más allá de la protección contra huracanes perderá sus casas, su sustento, y su patrimonio”.

Guidry habla con cariño de cómo solía pescar atún en el área donde el pozo derrama petróleo en el Golfo.

“Atunes azules, blancos, marrones, pez aguja, pez espada, hay de todo en el área”, dice Guidry, “Este desastre ha causado destrozos en nuestro ecosistema marino que no conoceremos durante mucho tiempo. No sabemos lo que hemos hecho.”

Poco después Guidry nos invita, junto con varios otros amigos, a un corto viaje en barco por el Bayou. Guía con pericia su barco por el agua mientras nos muestra restos inactivos de la industria camaronera comercial del lugar.

“Nunez Seafood es la única planta de procesamiento que tenemos en Lafitte”, explica Guidry. “Es donde solíamos empaquetar y congelar nuestros camarones antes que fueran enviados a todo el país. Ahora mismo, ese espacio de congelación debiera estar repleto de camarones.”

Tracy Kuhns, directora ejecutiva de Louisiana Bayoukeeper, va con nosotros, y ve como miro a la instalación vacía, que también está rodeada de numerosos barcos camaroneros vacíos.

“Pasamos de ser una aldea pesquera, a ser una localidad petrolera”, agrega Tracy mientras abandonamos el desierto que solía ser Nunez Seafood.

Traducido del inglés para Rebelión por Germán Leyens

Rebelión

_____

Suben a 3.500 millones de dólares los costos de BP por el derrame

Los costos para detener el vertido de crudo en el golfo de México aumentaron a 3.500 millones de dólares desde la explosión y hundimiento de la plataforma Deepwater Horizon, el 22 de abril, informó ayer en Londres un vocero de British Petroleum (BP)

El portavoz del gigante petrolero británico anunció que siguen conforme a lo previsto los esfuerzos para ajustar una campana de reemplazo sobre el ducto desde el que fluye el crudo en el lecho del golfo, 70 kilómetros al sur de Louisiana, lo que causó una catástrofe ambiental sin precedentes en las costas de cuatro estados de Norteamérica.

BP espera que la perforación de dos pozos de alivio, que serán utilizados para evitar el vertido en forma definitiva, esté concluida para principios de agosto, reportó la agencia DPA.

Mientras tanto las acciones de la empresa, que cotizaban a 680 libras (unos 3.400 pesos) y tras el incidente cayeron a la mitad, aumentaron fuertemente ayer luego que el Daily Telegraph anunciara que BP está reforzando su posición para evitar ser absorbida por ExxonMobil.

Las acciones de BP aumentaron más del 8% en los mercados londineses y alcanzaron su mayor nivel en un mes: a última hora, sus títulos estaban valuados en 396,2 libras (unos 2.380 pesos), lo que representa un aumento del 30% desde fines de junio aunque un 40% por debajo del valor anterior a la crisis, cuando se cotizaban a 680 libras (unos 856 dólares).

Los analistas describieron las 400 libras como una marca psicológica para las acciones de la dañada compañía.

El presidente de BP, Tony Hayward, en su búsqueda de fondos frescos, no habría logrado un acuerdo con el fondo de inversión estatal del emirato árabe Abu Dabi, al que había ofrecido una participación del 10 por ciento, según anunció ayer la revista Middle East Economic Survey en su última edición. La petrolera podría además deshacerse de activos como su participación en Pan American Energy, productora de petróleo en Argentina, así como de intereses comerciales en Venezuela, Colombia y Vietnam, agregaron los informes.

La “defensa estratégica” para la que BP redobla sus esfuerzos en la venta de sus activos será revelada en Londres a fines de este mes, anunció un portavoz de la empresa.

El 27 de julio será el “día de la verdad”, cuando BP podrá demostrar de forma creíble si puede hacer frente a los enormes costos por la catástrofe en el golfo de México.

Patagónico.net