BP se hunde cada vez más

Las pérdidas en el segundo trimestre de 2010 ascienden a 16.900 millones de dólares y el grupo apronta 32.190 millones de provisiones para enfrentar el derrame de crudo provocado por el estallido de una de sus plataformas en abril.

La petrolera BP anunció este martes las mayores pérdidas de un grupo británico en un trimestre y el reemplazo de su presidente Tony Hayward, en nuevas oleadas de la marea negra del Golfo de México, un desastre ambiental que podría costarle 32.200 millones de dólares.

Las pérdidas de BP en el segundo trimestre de 2010 ascienden a 16.900 millones de dólares y el grupo apronta 32.190 millones de provisiones para enfrentar el derrame de crudo provocado por el estallido de una de sus plataformas en abril, indicó la compañia en un comunicado.

Los 32.190 millones de dólares de provisiones incluyen los 20.000 millones de dólares que la firma ya prometió bloquear por concepto de indemnizaciones y para pagar el costo de la limpieza del Golfo de México, así como 2.900 millones de tareas de limpieza y de indemnizaciones ya pagadas.

Las pérdidas siderales del segundo trimestre se han visto atenuadas sin embargo por un buen resultado del grupo en términos de explotación petrolera y por un efecto fiscal favorable de 7.188 millones de dólares.

Sin el impacto de la marea negra, el grupo hubiera anunciado un beneficio de 5.000 millones de dólares.

En el segundo trimestre de 2009, BP había registrado un beneficio ajustado (su medida de referencia) de 3.140 millones de dólares.

Pero el desastre ecológico arruinó las cuentas y arrastró al presidente del grupo, el británico Tony Hayward, cuestionado por la misma Casa Blanca por su gestión de la crisis.

Hayward será reemplazado el 1º de octubre por el estadounidense Bob Dudley, actual director ejecutivo, a cargo de las operaciones de limpieza de la marea negra, la peor catástrofe ecológica de origen humano en Estados Unidos.

“BP anunció hoy que por acuerdo mutuo con el consejo directivo de BP, Tony Hayward dejará sus funciones de presidente el 1º de octubre” y será nombrado director de TNK-BP, una empresa con participación de capital de BP en Rusia, indicó la compañía en un comunicado.

BP agregó que en los próximos 18 meses venderá activos por unos 30.000 millones de dólares, principalmente en el sector de la explotación petrolera.

Tony Hayward, de 53 años, manifestó en una declaración su pesar por la catástrofe ecológica.

La explosión de la plataforma, que mató a 11 personas y provocó el derrame de crudo, “fue una tragedia horrible de la cual, en tanto que responsable de BP cuando ocurrió, me sentiré siempre profundamente responsable, sin considerar de quién fue la culpa”, añadió.

El presidente del directorio de BP, Carl-Henric Svanberg, afirmó que BP será en adelante “una empresa diferente, que necesita una nueva dirección apoyada por una gobernanza robusta y un consejo de administración muy comprometido”.

El reemplazante de Hayward, Bob Dudley, estaba desde el mes de junio a cargo de la lucha contra marea negra en el golfo de México, región que conoce muy bien pues vivió allí durante su infancia. Anteriormente había dirigido TNK-BP durante cinco años en Rusia, antes de dejar precipitadamente el cargo luego de un conflicto con los accionistas.

Dudley, de 54 años, ex empleado de la sociedad estadounidense Amoco que se integró a BP cuando las dos empresas fusionaron en 1998, se declaró “honrado por asumir la tarea de reconstruir las ventajas y la reputación de BP, pero triste por las circunstancias” en que estos cambios se producen.

Dudley, primer dirigente no británico de BP, tiene como principal objetivo calmar la cólera de los estadounidenses. Hayward, por su lado, deberá mantener las buenas relaciones con Rusia después del deterioro que sufrieron durante la gestión de Dudley a la cabeza de TNK-BP. (AFP-NA).-

La Mañana Neuquén