EEUU: Otro derrame de petróleo en Luisiana

Un barco chocó contra un pozo petrolero y produjo otra fuga que afecta a las aguas del Golfo de México.

Un barco chocó un pozo de petróleo en Luisiana (sur de Estados Unidos), provocando una nueva fuga de petróleo en la zona, informaron guardacostas este martes.

El pozo, ubicado 104 km al sur de Nueva Orleans, quedó dañado luego de ser chocado por la barcaza “Captain Buford”, que era remolcada por el “Pere Ana C”, agregaron las autoridades, subrayando que el incidente no tiene nada que ver con el de la plataforma “Deepwater Horizon”, de la británica BP, que provoca el peor desastre ambiental de la historia de Estados Unidos.

Testigos afirmaron haber visto el petróleo salir a una altura de 6 metros desde la base del pozo -instalada unos 2m bajo el agua- luego del choque.

Sin embargo, los guardacostas minimizaron la importancia de la fuga, subrayando que sólo se ve una fina capa de petróleo en la superficie.

“Hay vapores de gas y agua que suben a la superficie”, además de una pequeña cantidad de petróleo, dijo el almirante Thad Allen, encargado por el gobierno para combatir la marea negra provocada por BP.

Un equipo de guardacostas y un helicóptero de Nueva Orleans con un inspector de contaminación a bordo fueron enviados al lugar. (AFP-NA)

El Tribuno – Jujuy

BP desplaza a su director y admite pérdidas por US$ 17 mil millones

Tony Hayward se va tras cobrar US$ 1,5 millón. Lo sucede un norteamericano.

Por María Laura Avignolo.- En medio de catastróficas pérdidas de la compañía en los últimos tres meses y por mutuo consentimiento, el jefe ejecutivo de British Petroleum (BP) y responsable del management de la catástrofe petrolera en el Golfo de México, Tony Hayward, partió de la empresa y se exilió en Rusia, en una subsidiaria, con un millón de libras (US$ 1,5 millón) de compensación . Su reemplazante, Bob Dudley, está a cargo de la operación de limpieza del derrame de crudo, y su designación busca calmar la furia del gobierno norteamericano, ante la dramática crisis ecológica.

La petrolera británica sufre pérdidas récord: 17 mil millones de dólares en los últimos 3 meses . También anunció una venta de sus activos por US$ 30 mil millones en los próximos 18 meses. Los 32,2 millones de dólares que la empresa colocó a un costado para financiar la limpieza de la tragedia ecológica fueron exigidos por el gobierno de EE.UU. Una cifra con la que BP deberá pagar los juicios que compañías y damnificados norteamericanos le iniciarán y cuyo monto se desconoce.

Hayward se despidió afirmando que había sido “demonizado” en EE.UU. y que iba a estar “muy ocupado” para asistir a audiencias en Washington sobre la catástrofe.

Las explicaciones deberán quedar en manos de Bob Dudley, quien asumirá en octubre oficialmente .

“Yo creo que esta tragedia hará a BP una compañía diferente. Pienso que la respuesta de BP a esta tragedia ha sido un modelo de responsabilidad social. Ha montado una respuesta sin precedentes”, se defendió Hayward a la hora de la despedida, después del linchamiento mediático que sufrió al no poder controlar el escape petrolero. Su mensaje coincidió con el de Bob Dudley, aunque éste se expresó con más modestia y, al ser norteamericano, sin la arrogancia de chico bien educado británico de Hayward.

Dudley es el primer funcionario estadounidense que va a ocupar tal cargo en una compañía británica , en reemplazo de su ex CEO, que cumplió tres años en el puesto.

Dudley describió la reacción de BP como una “respuesta corporativa sin precedentes” y señaló que pocas compañías podrían hacerlo. El accidente fue “muy complejo”, desatado por “varias compañías” y con solo algunas cuestiones asociadas a BP, se defendió.

Hayward no quiso juzgar si era injusta su “demonización”. “La vida no es justa”, insistió con flema británica. “Mi salida es en el mejor interés de BP”, dijo tras admitir que algunos de sus comentarios dañaron a la compañía. Su famosa frase, “yo quería recuperar mi vida”, usada para explicar por qué se había ido a navegar en una regata a la isla de White en el peor momento del derrame, le ha costado su reputación. Se va cuando la filtración de crudo se ha detenido.

El británico no solo recibirá un millón de libras de compensación. A los 55 años, tendrá una pensión anual de 600.000 dólares. La conducción de la tragedia por parte de Hayward, que comenzó con una explosión en una plataforma petrolera, provocó en EE.UU. serios interrogantes sobre su capacidad de liderazgo.

Otro derrame en el Golfo

Un remolcador de la Guardia Costera chocó ayer con una plataforma de petróleo y gas natural frente a la costa del estado de Luisiana, lo que causó un nuevo derrame de crudo en una región que ya enfrenta el desastre ecológico de BP. La colisión ocurrió de madrugada en la bahía de Barataria y dejó una “leve mancha” de petróleo y algunas burbujas de gas natural de la plataforma, informó el jefe de operaciones del gobierno estadounidense en la zona para el desastre petrolero del Golfo de México, Thad Allen. El funcionario no indicó qué cantidad de crudo sale de la plataforma, pero restó importancia al incidente. (WASHINGTON. DPA)

Clarín