La Alianza Bolivariana para los Pueblos pide compromisos concretos frente al cambio climático

La delegación del ALBA a una reunión sobre cambio climático en China llamó el lunes al mundo desarrollado a asumir compromisos concretos que faciliten un acuerdo para limitar el incremento de la temperatura media global

La exhortación en ese sentido fue hecha por la representante venezolana, Claudia Salerno, en la sesión inaugural de una ronda de conversaciones sobre el tema en la vecina ciudad de Tianjin, la cual se propone allanar el camino hacia la cumbre que organizará México en diciembre próximo.

Salermo insistió en la necesidad de metas reales de reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero por parte de las naciones industrializadas, integrantes o no del Protocolo de Kyoto, a las que calificó de “responsables de esta calamidad que estamos viviendo”.

También las instó a abandonar la obsoleta estrategia de negociación basada en el trueque de posiciones, así como la intención de bloquear el progreso en el referido documento a menos que se avance en el acuerdo de cooperación a largo plazo.

Para la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América (ALBA), es un imperativo garantizar la preservación del régimen jurídico, definido por la Convención Marco y su Protocolo de Kyoto, precisó la representante venezolana, quien habló también en nombre de Ecuador, Cuba y Nicaragua.

La oradora aseguró que éstos son los únicos instrumentos jurídicamente vinculantes, al reafirmar que deben prevalecer sus principios, normas y compromisos por encima de cualquier otro documento no vinculante.

Señaló que en este proceso tan complejo no puede ser que un solo país espere del resto del mundo paciencia, mientras transcurren las elecciones que les permitirán saber si estará o no en “capacidad jurídica” de comprometerse con la comunidad internacional.

Al ampliar en ese sentido, recordó que el presidente norteamericano, Barack Obama, dijo en la Cumbre Climática de los Gobernadores de Estados Unidos en 2008 que “es el momento de enfrentar este desafío de una vez y por todas. El retraso ya no es una opción, y su negación no es una respuesta aceptable”.

Salerno pidió que esas palabras se hagan realidad en Tianjin y se conviertan en trabajo constructivo y de desbloqueo.

A este encuentro asisten cerca de tres mil expertos quienes sesionarán hasta el viernes con el reto de contribuir a la realización de la cita que organizará la ciudad mexicana de Cancún.

Rebelión