Bulgheroni admite interés por Esso

Después de quedarse con el 100% de Pan American Energy, ahora reconoció que busca adquirir la filial local de la petrolera

Alejandro Rebossio

Los hermanos Bulgheroni no se contentan con haberse quedado con la mitad de la segunda productora de petróleo de la Argentina, Pan American Energy (PAE). El domingo pasado, Bridas, la empresa de los Bulgheroni (50%) y la estatal China National Offshore Oil Corporation (Cnooc, 50%), anunció que eleva su participación en PAE del 40 al 100%, al comprarle su parte a la británica BP, acuciada por los costos del derrame del Golfo de México.

Pero ayer, en una entrevista con La Nacion en pleno encuentro empresarial por la Cumbre Iberoamericana de Mar del Plata, el presidente de PAE y vicepresidente de Bridas, Alejandro Bulgheroni, reconoció que podría lograr sinergias si sumase la refinería y las estaciones de servicio de la norteamericana Esso cuyos activos en la Argentina estarían en venta.

-Está claro por qué BP vendió, ¿pero por qué ustedes compraron, teniendo en cuenta que a principios de año habían vendido el 50% de Bridas a Cnooc?

-Hay que entender hacia dónde vamos y de dónde venimos. Una empresa petrolera tiene que estar globalizada. Esa fue nuestra intención desde hace más de 20 años. En algunos intentos nos fue bien y en otros tuvimos problemas. El último fue la alianza con Amocco (la estadounidense heredera de la Standard Oil). Ellos nos impusieron que PAE fuera una empresa regional del Cono Sur. Nosotros queríamos que fuera global y entonces el presidente de Amocco nos dijo: “Ok, si tenemos éxito en el Cono Sur, vamos a hacer una empresa global”. Pero eso no quedó por escrito y cuando BP compró Amocco desconoció ese acuerdo de palabra. Entonces nos concentramos en el Cono Sur. Juntos formamos un equipo humano de primera, descubrimos grandes cantidades de petróleo y gas donde antes Amocco decía que no había. En 2000 producíamos el 8% de los hidrocarburos de la Argentina y ahora, el 17%. Nosotros como Bridas seguimos con algunas operaciones en Estados Unidos, Europa, Asia Central, estamos viendo el norte de Africa. Pero es difícil trabajar simultáneamente en dos cosas. Entonces mi hermano Carlos comenzó a negociar con los chinos y en marzo firmamos su entrada en Bridas para hacer una empresa global. Y justo se produjo el derrame de BP en el Golfo de México. Al principio no parecía necesario que BP vendiera algo, pero ante ese gran problema los evaluadores consideraron que tenía que empezar a deshacerse de lo que no fuera su negocio central. Entonces apareció PAE. Nuestros socios de Cnooc se mostraron muy interesados en el proyecto.

-¿Ahora van a fusionar PAE y Bridas?

-Hoy no lo puedo decir. Hay muchas discusiones sobre eso. Es nuestra próxima asignatura.

-¿Compraron PAE con el dinero de la venta del 50% de Bridas?

-No, tuvimos que invertir más y se financió una parte. En este momento hay una buena respuesta de los bancos para eso.

-¿Vendieron a un precio mejor de lo que compraron?

-Siempre dijimos que nuestras acciones por el 40 por ciento eran más valiosas que el otro 60 por ciento. Sobre todo porque excluimos de la venta la operación en Bolivia y otras cosas.

-¿Quieren comprar Esso?

-Creo que ellos están intentando irse. Las empresas internacionales deben focalizar sus inversiones y esta operación de refinería y marketing (estaciones de servicio) no es una cosa que esté dentro de su negocio central.

-¿Pero ustedes quieren comprar?

-A nosotros nunca nos interesaron las estaciones de servicio, pero la mayor parte del petróleo de Esso es provista por nosotros. Hay sinergias entre nosotros. No le puedo decir nada, pero hay sinergias entre nuestro petróleo y lo que refina Esso.

-Hay otros candidatos…

-Eso dicen. Habrá que ver cómo termina el capítulo.

-¿Pero tienen plata para comprar tantas cosas?

-PAE tiene una estructura financiera excelente, estamos en un 26% de endeudamiento, que es un nivel muy bajo, y podemos irnos unos puntos más arriba. Además, los bancos siempre buscan empresas exitosas y plata hay.

-¿Cómo ve las reglas del mercado argentino del petróleo y el gas, en el que algunos jugadores internacionales reducen su exposición?

-Usted ya contestó. Con estas regulaciones hay gente que se beneficia y otros se perjudican. Son inversiones de muy largo plazo y se hace difícil hacer el análisis de nuevos proyectos cuando hay cierta incertidumbre. Pero la Argentina tiene grandes posibilidades de encontrar más gas y petróleo. Poco a poco se va a desarrollar este sector y seguramente las condiciones van a tender a mejorar.

-¿Qué condiciones deberían mejorar?

-Si se mantienen las reglas en el largo plazo, habrá más inversiones. En EE.UU., cuando perforo en busca de gas de arcillas y lo descubro, recibo la concesión del campo hasta su agotamiento. Porque este gas se produce muy despacio, en 50 años. Ahora la Nación negocia con Neuquén para ver cómo desarrollar el gas con arcillas. Hoy habría mucho más gas en la Argentina si se pagara al precio que se le abona a Bolivia. Se tienen que dar dos cosas: no sólo es cuestión de desregular, sino también de tiempo.

-¿Les interesa comprar algo del 15% de YPF que Repsol pondrá en venta?

-No nos interesa entrar en el capital de YPF. Por eso hemos hecho lo que hicimos: apostar a nuestro negocio.

-¿El contexto argentino actual influyó en la compra de PAE?

-Venimos apostando a la Argentina desde hace muchos años, muchos gobiernos, desde mi padre en 1959.

-¿Qué opina de las medidas pro mercado que ha anunciado la presidenta Cristina Kirchner desde la muerte de su marido, como la negociación con el Club de París, la convocatoria del acuerdo social o la misión del FMI en el Indec?

-No creo que hayan sido cosas que catalizaron por la muerte de Néstor Kirchner. Estaban en agenda y ahora se creyeron necesarias. Son muy positivas.

La Nación