Canadá: Las arenas de alquitrán y el Cambio Climático

La producción de petróleo de las arenas de alquitrán es la fuente de emisiones de gases de efecto invernadero de mas rápido crecimiento en Canadá

El objetivo de expandir esta producción es la razón principal por la cual el gobierno de Harper se empeña en entorpecer y dificultar el desarrollo de un acuerdo internacional vinculante, justo y exigente, destinado a reducir las emisiones de gases de efecto invernadero.

La extracción del betún con características de alquitrán que está mezclado con la arena, tierra y arcilla que se encuentran bajo el Bosque Boreal del norte de Alberta y su mejora o transformación a crudo sintético resultó en emisiones de 37.2 millones de toneladas de gases de efecto invernadero en el año 2008, aumentando desde los 16.8 millones de toneladas en 1990. (1)

Y esto no incluye las emisiones que resultan del refinamiento de este compuesto petrolífero y de la utilización del combustible resultante al ser empleado en casas, vehículos y fábricas. O de las emisiones asociadas a la liberación del carbono depositado en los árboles y la tierra del bosque boreal a medida que la tierra soporta el establecimiento de minas, carreteras e infinidad de conductos.

Canadá esta entre los diez peores contaminadores climáticos

Canadá se encuentra entre los diez mayores emisores de gases de efecto invernadero en el mundo, tanto en términos absolutos como per cápita. El canadiense promedio libera 22 toneladas de gases de efecto invernadero, siendo mas del doble de las emisiones per cápita de los Estados Unidos (10.3 toneladas) o Japón (10.6 toneladas), y cuatro veces las emisiones per cápita de China (5.5 toneladas). (2)

Aun así, Environment Canada anticipa que las emisiones provenientes de las arenas de alquitrán se van a triplicar dentro de los siguientes diez años (3)como parte de la estrategia del Primer Ministro Harper de convertirse en un “super poder energético” basado en “un océano de arena empapada de petróleo”. (4) A largo plazo, estas emisiones podrían aumentar aun más.

Petróleo sucio

Se ha demostrado que las arenas de alquitrán son las mayores reservas de petróleo fuera de Arabia Saudita, y son las mayores reservas mundiales de petróleo o aceite “no convencional”, el cual requiere mucha mas energía y agua para su extracción y procesamiento en comparación con el petróleo o aceite convencional.

El betún con características de alquitrán tiene que ser derretido y separado de la tierra y procesado en una forma altamente energético-intensiva antes de poder ser refinado como aceite regular. La Agencia de Protección Ambiental de los Estados Unidos afirma que “las emisiones de gases de efecto invernadero del crudo de las arenas de alquitrán canadienses serían aproximadamente 82 por ciento mayores que el crudo promedio refinado en Estados Unidos tomado en base a la relación del tanque-cisternas”, (5) y en notas confidenciales de sesiones informativas, el gobierno canadiense ha reconocido que las emisiones por barril probablemente aumentarán a medida que la industria se vea en la situación forzosa de alcanzar reservas de mas difícil acceso localizadas más profundo en el subsuelo. (6)

Las arenas de alquitrán se encuentran debajo de 140,800 kilómetros cuadrados de bosques y humedales. (7) Si son explotadas enteramente, un área mayor que Grecia y casi una y media veces el tamaño de Florida podría ser deforestada, agotada de agua limpia y contaminada con aguas residuales tóxicas.

La expansión de las arenas de alquitrán está raspando el fondo del barril en el nuevo mundo del “petróleo rudo”. Esta aumentando las emisiones canadienses de gases de efecto invernadero y está debilitando y restándole validez a las políticas climáticas canadienses, contaminando el aire y agua de la región, destruyendo el hábitat salvaje e infringiendo en los derechos establecidos en tratados de los Pueblos de las Primeras Naciones de Canadá (Indígenas).

Mas allá del petróleo

En el mundo, el petróleo que es fácil de alcanzar se esta acabando. Las compañías petroleras realizan acciones más y mas extremas para extraer las últimas gotas de petróleo de la tierra – raspando el fondo del barril en las arenas de alquitrán, arriesgando vidas y la vida marina en aguas ultra-profundas, y potencialmente violando el prístino y frágil Ártico.

Si el mundo toma el camino de la explotación de combustibles fósiles no convencionales en vez de cambiar la dirección hacia la energía renovable, estaremos dirigidos a un aumento de seis grados en las temperaturas promedio globales, lo que resultara en “cambio climático masivo y daño irreparable al planeta.”  (8)

Ese es el camino en el que estamos en este momento. Pero si transformamos nuestra energía y sistemas de transporte, no tenemos que continuar siguiendo este camino. Ir mas allá del petróleo aun requerirá de energía proveniente de algún lado. Afortunadamente, la naturaleza nos ofrece una variedad de opciones disponibles para producir energía. Su aprovechamiento es principalmente una cuestión de resolver como convertir la luz solar, el viento, la biomasa o agua a electricidad y calor de la manera más eficiente, sostenible y rentable posible.

El consumo de energía también puede ser dramáticamente reducido utilizando un sistema de transporte cada vez más eléctrico, eficiente y moderno. Un cambio hacia un sistema publico de transporte de alta velocidad y alta calidad, mayor uso de bicicletas y caminar con mas frecuencia, vehículos mas eficientes reducirían dramáticamente nuestra necesidad de energía.

A nivel mundial, el cambio hacia la energía limpia ha empezado y Canadá no debería de correr el riesgo de quedarse atrás mientras que la revolución energética sienta raíces. El apoyo entusiasta hacia la energía limpia traerá beneficios – no solo de energía limpia y libre de carbono, también a través de los empleos y crecimiento económico que resultan de industrias y tecnologías innovadoras.

Este es el posible futuro expuesto en el programa de Revolución Energética desarrollado por Greenpeace y el Concejo Europeo de Energía Renovable para lograr una transición de nuestra economía abandonando el uso de combustibles fósiles en Canadá y a nivel mundial. Para informarse más visite www.greenpeace.ca/enrevcan.

Notas

(1) Environment Canada, National Inventory Report: Greenhouse Gas Sources and Sinks in Canada 1990-2008, (April 2010), p. 86.

(2) Climate Analysis Indicators Tool (CAIT) Version 7.0. (Washington, DC: World Resources Institute, 2010).

(3) Environment Canada, Turning the Corner: Detailed Emissions and Economic Modelling (2008), p. 42.

(4) Stephen Harper, “Address by the Prime Minister at the Canada-UK Chamber of Commerce,” 14 July 2006. .

(5) June 16, 2010 Letter from Cynthia Giles of the US Environmental Protection Agency to Jose Fernandez and Kerri-Ann Jones of the US State Department on the Environmental Impact Statement for the Keystone XL pipeline.

(6)Natural Resources Canada, “Oil Sands – GHG Emissions” Issue Paper, (December 5, 2008). Document released under the Access to Information Act.

(7)Energy Resources Conservation Board, “Frequently asked questions on the development of Alberta’s energy resources: Oil Sands” (September 2010).

(8) International Energy Agency, World Energy Outlook 2009, p. 44.

Servindi