Quién es la multinacional Schlumberger

En la ciudad de Río Grande, Tierra del Fuego, hubo una movilización de repudio el accionar británico en las Islas Malvinas. La convocatoria respondió a la incursión de buques petroleros ingleses en la cuenca del archipiélago argentino, buques que vienen cambiando de bandera en distintos puertos y que intentan ser abastecidos de manera aérea por Río Grande a través de helicópteros de la Armada Argentina.

Esta gravísima situación a generado una denuncia criminal en la Fiscalía de Estado de Río Grande con el objeto de que el fiscal pueda llevar a cabo acciones que intimen a alguien a hacer algo.

El alerta surgió en Río Grande luego de las reiteradas recaladas que varios buques ingleses vienen haciendo en puertos argentinos desde principio de año cambiando las banderas de identificación de los navíos según su conveniencia y violando todas las normas que regulan el cambio de pabellón tanto en aguas internacionales como jurisdiccionales. Los buques en cuestión son el petrolero Normand Baltic, el Normand Skarven y el Stena Drillmax.

La denuncia presentada el 28 de junio pasado en Río Grande fue realizada por Juan Antonio Franklin López, ciudadano argentino, docente, periodista y navegante deportivo. La misma fue presentada por “la operación de exploración petrolera en la cuenca de Malvinas de la UTE formada por Repsol, Pan American,American Energy y Petrobras, autorizada por el director de Transporte Fluvial y Marítimo, capitán Sergio Dorrego”.

El denunciante sostiene que “hay incontrastables evidencias de que a pesar de que dos de los buques enarbolaban pabellón de la Isla de Man (protectorado de la Corona Británica) y de United Kingdom (Reino Unido de Gran Bretaña e Irlanda del Norte) al comenzar la operación, lo cambiaron por banderas de conveniencia en aguas internacionales y en aguas jurisdiccionales argentinas, violando las normas que regulan el cambio de bandera y los servicios contratados por este consorcio, violan las normas establecidas en el bloqueo a las actividades que se desarrollan, sin autorización del Gobierno nacional, dentro de la usurpación británica de las Islas Malvinas”.

La denuncia pide que se investigue a los actuales funcionarios: almirante Jorge Godoy, al ministro de Relaciones Exteriores Héctor Timerman, al ministro de Planificación Julio De Vido y al director de Transporte Fluvial y Marítimo Sergio Dorrego.

El denunciante considera que “la ‘autorización’ concedida por el Capitán Dorrego (ex voluntario civil en la guerra de Malvinas) para utilización de puertos no tiene autoridad para avalar la suma de ilícitos que esta flotilla viene realizando en nuestras aguas jurisdiccionales, fieles y consecuentes con su orgullo pirata y su manifiesta potestad sobre el Atlántico Sur, las Islas Malvinas y la Antártida”.

Por otra parte entiende que “hay un gravísimo incumplimiento en sus deberes por parte del ministro de Planificación y del Ministro de Relaciones Exteriores. El primero por autorizar el ingreso de estos buques y el segundo, por no poner reparos a esa autorización y por la complicidad con empresas envueltas en el saqueo de riquezas en la usurpación británica de nuestras Islas Malvinas”.

“El próximo punto de invasión del ingles es la Antártida y luego nuestra Tierra del Fuego. ¡No dejemos operar al enemigo!”, argumentaron los organizadores de la marcha.

Derrotero de piratas

A continuación detallamos las maniobras británicas plasmadas en la denuncia realizada en la Fiscalía de Estado de Río Grande.

El Normand Baltic ingresó a territorio argentino a principios de este año, al puerto de Mar del Plata. La presencia de este buque con bandera británica flameando, en Mar del Plata fue hecha pública por varios diarios.

El Concejo Deliberante de Mar del Plata, por unanimidad de los 17 miembros presentes y con la presencia de veteranos de guerra de las Malvinas aprobó la iniciativa del concejal Abad de repudio a la presencia del barco de explotación de petróleo de bandera inglesa.

Se efectuó entonces la denuncia correspondiente en la Fiscalía Federal de turno en Mar del Plata, ampliada cuando se conoció que en esos días, el velero argentino Shaman fue obligado a arriar el pabellón nacional y enarbolar únicamente la bandera inglesa, en Puerto Argentino, el 18 de febrero del mismo año.

El Normand Baltic ingresó con bandera noruega al puerto de La Plata el 18 de mayo y el jueves siguiente, a la madrugada, zarpó nuevamente al negarse los trabajadores a cargarle combustible y convocar a una “pueblada” para ese mismo jueves al medió día el intendente de Ensenada, acompañado por el de Berisso, la Federación de Veteranos de Guerra de Malvinas de  Buenos Aires y diferentes y variadas fuerzas políticas.

El buque nombrado, junto al Normand Slarven, esa misma noche se hizo a la mar. Tomó así trascendencia pública la “autorización” que facilita que buques de bandera británica relacionados con actividades de explotación petrolera, se abastezcan en nuestros puertos, al margen de la ley y burlando el bloqueo que el mismo gobierno nacional dice promover y que los países sudamericanos han llevado adelante en solidaridad con la usurpación británica de nuestras Islas Malvinas.

Esta situación se inició en febrero de 2010 cuando fue abastecido con 3.500 toneladas de caños de acero sin costura para explotación petrolera, el buque Thor Leade, con bandera inglesa de la Isla de Man, procedente de “Port Stanley, Falkland Islands”. Hecho que motivo también una denuncia criminal ante el Juzgado Federal Nro 6 de Comoro Py, Ciudad de Buenos Aires.

El Normand Baltic, junto al Normanda Skarven y el Stena Drillmax arribaron al Golfo de San Jorge el sábado 21 de mayo. Los dos remolcadores se turnaron en el uso del muelle mientras el perforador fondeó al ancla frente a Caleta Córdova.La empresa armadora del Stema Drilmax participó con dos buques auxiliares de la Task Force que invadiera nuestras islas en 1982: el Stema SeaSpread y el Stena Inspector.

El Stema Inspectgor permaneció en el Atlántico Sur, realizando apoyo a los submarinos nucleares ingleses que patrullan nuestra mar epicontinental entre las Islas Malvinas y el Estrecho de Magallanes.

Alguno de ellos, como el Trafalgar, han regresado a Inglaterra y declarado haber realizado “acciones de comando”, en nuestro territorio continental. El 2 de junio, por unanimidad, el Concejo Deliberante de Comodoro Rivadavia repudió la presencia de estos buques en ese puerto, por lo que los remolcadores se vieron obligados a abandonar el muelle ante las manifestaciones populares de rechazo y tuvieron que realizar su aprovisionamiento en rada.

Se realizó la correspondiente denuncia en el Juzgado Federal de Comodoro Rivadavia, siendo la autorización a ingreso a puerto de esta flota “pirata” una acción que conspira contra “la recuperación” de los territorios usurpados. Cláusula primera, de las llamadas disposiciones transitorias de la Constitución Nacional.

La siguiente etapa prevista para aprovisionamiento de la flotilla petrolera “pirata” era Puerto Deseado, pero los representantes del pueblo de esa ciudad ya habían votado por unanimidad el repudio a su presencia el 21 de marzo pasado, con posterioridad a los sucesos de Mar del Plata. Y ante la movilización popular en apoyo a la declaración del Concejo Deliberante se dirigieron directamente a la zona de exploración frente a nuestras Islas Malvinas, fuera de la usurpación británica.

La logística de Schulmberger SA

La  empresa Schlumberger SA, filial argentina con domicilio en Av. Roque Sáenz Peña 1149, piso 13 en la ciudad de Buenos Aires y en el parque industrial de Comodoro Rivadavia, Tirzo López 350, realizó la logística de parte de esta operación petrolera por medio de las compañías D&M (pozos direccionales), otro sector denominado Wireline (perfil, testing, punzado) y Well Service (cementación y fractura de pozos petroleros).

Fueron públicas las protestas en Comodoro Rivadavia contra Schlumberger SA por “discriminación” al seleccionar personal y excluir a los trabajadores argentinos, en beneficio de brasileros, por temor a sabotajes o filtración de informaciones.

Los capitales de la empresa son norteamericanos e ingleses y de ella dependen: D&M, Wirelina, Well Service, Anadrill, M&Swaco, Smith Internaional.

Entre los materiales fornecidos se contaron motores de fondo para barras de perforación que se encontraban en nuestro territorio y fueron embarcados en esta flotilla sin bandera.

La logística de la flotilla “pirata”, se sustenta desde hace una semana en el uso de helicópteros que utilizan la “ex” base aeronaval de Río Grande, con autorización del Almirante Godoy.

La misma que fuera atacada por comandos ingleses durante la defensa de nuestras Islas Malvinas en 1982, en la operación llamada “Mikado”, que finalizó con un helicóptero sea king destruido y abandonado en el Estrecho de Magallanes.

AIM