Corte de subsidios a las petroleras

El Ministerio de Planificación explicó que las condiciones de mercado en relación con 2008, cuando comenzaron a entregarse estos incentivos, mejoraron sensiblemente. Se incorporaron 130 millones de barriles a las reservas y hubo catorce proyectos de refinación

El Gobierno suspendió la aplicación de los programas Petróleo Plus y Refino Plus, mediante los cuales otorgaba beneficios fiscales a petroleras y refinerías por un total de 2000 millones de pesos al año. La modificación se enmarca en la estrategia oficial de reducción de subsidios además en el conflicto entre el Gobierno y los actores dominantes del sector, desatado por el sobreprecio que las petroleras habrían estado aplicando sobre el gasoil a granel. Según justificó el Ministerio de Planificación, las condiciones de mercado en relación con 2008, cuando comenzaron a entregarse estos incentivos, mejoraron sensiblemente. A la vez, algunos de los objetivos en ese momento planteados ya se habrían alcanzado. A través de estos programas se incentivaron la exploración, producción de petróleo y la refinación, aunque analistas advierten que las petroleras no reaccionaron de forma satisfactoria a esos beneficios.

Los programas Petróleo Plus y Refino Plus otorgaban una serie de incentivos fiscales a través de certificados de crédito fiscal por compensación, aplicables al pago de derechos de exportación de los productos. Ambos fueron creados por decreto en noviembre de 2008, con el objetivo de “incentivar la exploración y explotación de petróleo, para impulsar la incorporación de reservas, lo mismo que incrementar la producción de combustibles”, indica la norma. Desde el inicio de los programas, el Estado otorgó beneficios fiscales por alrededor de 10 mil millones de pesos. “En la actualidad el programa supone para las arcas públicas una erogación de dos mil millones de pesos al año. Un monto muy significativo, sobre todo teniendo en cuenta que la quita total del subsidio hasta el momento ha sido de cinco mil millones”, analizaron desde Planificación.

El programa Petróleo Plus, que incentivaba a las compañías a reponer reservas, permitió, según datos de Planificación, incorporar 130 millones de barriles, adicionales a la reposición de la producción anual que cada compañía debe realizar. Además, la producción de petróleo de las firmas beneficiarias del programa experimentó un aumento acumulado entre 2008 y 2011 de 17 millones de barriles. A través del plan Petróleo Plus se les otorgaba 1752 millones de pesos por año a Panamerican Energy (PAE), YPF, Occidental-Sinopec, Pluspetrol, Total Austral, Enap Sipetrol y Petrobras.

En tanto, 14 proyectos se incorporaron al programa Refino Plus, con inversiones por dos mil millones de dólares, que permitirá ampliar en 2015 un 37 por ciento la capacidad de producción de nafta y un 16 por ciento de gasoil, informó ayer la cartera que conduce Julio De Vido. Recibieron beneficios por un total de 351 millones anuales Esso, Petrobras e YPF.

“La decisión se basa en la modificación de las condiciones de mercado en las que fueron estructurados estos programas en 2008”, justifica el Gobierno. Uno de esos cambios se efectuó en el precio interno del barril que las refinerías pagan a las petroleras, que pasó de 35 a 70 dólares. Si bien el petróleo tiene retenciones móviles, que deberían congelar el precio interno, la reducción del saldo exportable definió que el precio local vaya acompañando el movimiento del internacional. Planificación también indica que “en este período los proyectos alcanzaron un grado de avance significativo, algunos de ellos finalizados, por lo que los objetivos iniciales han sido cumplidos”.

A pesar de este cambio en las condiciones del negocio petrolero, asegura el Gobierno, se buscará “la plena producción de todos los yacimientos, tal como indica la Ley Nº 17.319 de Hidrocarburos, tomando todas las decisiones que sean necesarias para cumplir estos objetivos”. En esa línea se manifestó la presidenta de la Nación, Cristina Fernández, la semana pasada, cuando criticó a las petroleras por falta de inversiones y las responsabilizó por el agudo aumento en las importaciones de combustibles a causa de la escasez de oferta local.

“La realidad es que se avanzó muy poco en el plano de las reservas. El problema es que no alcanza con este tipo de incentivos, Repsol tiene una política de inversiones a nivel global que por ahora está más focalizada en Brasil y el norte de Africa”, explicó a este diario Diego Mansilla, especialista en temas energéticos.

Página/12

Los tres puntos clave detrás de la medida

Por Javier Lojo | Río Negro

La decisión del gobierno de suspender la aplicación de los programas Petróleo Plus y Refino Plus para grandes compañías de hidrocarburos es una nueva señal de que el modelo está mostrando serios síntomas de agotamiento.

La nueva medida apunta no sólo a la recomposición de la deteriorada caja fiscal, que recupera unos 2.000 millones de pesos al año: es un nuevo tiro por elevación para YPF.

Tres son los ejes que hay que analizar detrás de esta resolución.

• La suspensión de los programas se da en momentos en que arribaba al país el titular de Repsol YPF, Antonio Brufau, para discutir con la presidenta Cristina Fernández de Kirchner las acusaciones del gobierno sobre la falta de inversiones en el sector y las posiciones dominantes de las empresas en el mercado de los combustibles. No se descarta que en la reunión que mantendrá con Brufau la primera mandataria ponga sobre la mesa el debate sobre los giros de utilidades que realiza YPF al exterior en cada trimestre del año, tal como lo hizo en su momento Néstor Kirchner cuando estuvo al frente del Ejecutivo Nacional.

• La medida anunciada ayer por el ministerio de Planificación modifica las reglas de juego para las empresas petroleras y muchas de las inversiones proyectadas seguramente serán revisadas teniendo en cuenta el nuevo cambio de la matriz de ingresos. La Cuenca Neuquina es una de las más afectadas por esta resolución, ya que en la región se había firmado el mayor porcentaje de contratos “plus” distribuidos en el país. Fuentes de Economía aseguran que “también está bajo estudio el programa gas plus”, aunque aseguraron que todavía no hay nada definido sobre su posible suspensión.

• La falta de reglas claras para las inversiones de largo plazo vuelve a ponerse al frente de los reclamos del sector privado, teniendo en cuenta esta nueva medida tomada por el gobierno en forma unilateral. Sin un marco legal claro que impida el continuo cambio de las reglas de juego, difícilmente lleguen las inversiones que hoy está exigiendo la administración Kirchner. Los mercados, por lo pronto, dieron la espalda a esta resolución: la acción de YPF en Nueva York se desplomó ayer otro 9%.

Río Negro

Una medida que cambia las reglas de juego

Por Ernesto Nimcowicz | La Mañana Neuquén

La decisión del gobierno nacional de eliminar los beneficios del Plan Petróleo Plus y Plan Refino Plus para las grandes petroleras se enmarca en un contexto signado por dos fuertes realidades. La eliminación de los subsidios que comenzó tras el triunfo electoral del año pasado para contener el déficit fiscal y la disputa con YPF por el reclamo de falta de inversiones.

Con respecto al recorte del déficit, la estrategia del Gobierno pasadas las elecciones, y tras la asunción del segundo mandato de Cristina Fernández de Kirchner, fue comenzar a eliminar subsidios a la energía y al transporte para lograr poner en caja las cuentas públicas. Así se fueron quitando beneficios a empresas, barrios del área metropolitana de Buenos Aires y barrios privados. Además, se les pidió a los clientes de las distribuidoras de energía eléctrica y gas que demuestren que necesitan continuar con los subsidios.

También, las denuncias contra YPF y otras empresas petroleras (entre ellas Shell, Esso, Petrobras y Oil Combustibles) de  vender el gasoil al transporte de pasajeros al mismo precio que al público en estaciones de servicios.

Días atrás, el ministro de Planificación  Federal, Julio de Vido, le exigió a YPF que pusiera en valor las reservas de los seis pozos descubiertos el año pasado, entre ellos el megadescubrimento que contiene al pozo Nq.LGus.x-2 (Los Gusanos), ubicado en las proximidades de Añelo, en la formación Vaca Muerta y que con sus  200 trillones de pies cúbicos, permitiría multiplicar por 10 las reservas de gas y petróleo en la Argentina. El último capítulo de la disputa fue la decisión del Gobierno de quitarles los incentivos por casi $2.000 millones a Panamerican Energy (PAE), YPF, Occidental-Sinopec, Pluspetrol, Total Austral, Enap Sipetrol y Petrobrás que recibían a través del Programa Petróleo Plus.

Más allá de los motivos del gobierno nacional y de los pedidos de inversión, hay que ver cómo impacta la medida sobre la actividad hidrocarburífera de Neuquén. Es que el programa Petróleo Pus fue  clave para el cambio de expectativas en esta cuenca donde reservas y producción vienen en caída desde hace una década. De esta forma, y tal como reveló este diario el 31 de diciembre pasado, en 2011 se perforaron 32 pozos petroleros, contra los 10 del 2003 gracias al cambio de expectativa.

También habrá que ver si con la medida se frenan inversiones, lo cual podría afectar a los trabajadores hidrocarburíferos que se desempeñan en la actividad y generar un efecto dominó sobre la economía local. Aunque se descuenta que el gobierno provincial prevé compensar ese posibilidad con la exigencia del pacto federal para que haya más inversiones.

A través del Programa Refino Plus se buscaba impulsar el desarrollo en materia energética, fomentando el aumento de la producción y de las reservas. Los beneficios que se les otorgaban a las empresas consistían en un certificado de crédito fiscal por la diferencia entre el precio local y el precio de exportación neto de derechos de exportación, a todas aquellas  que cumplan con el régimen.

Con respecto al plan Refino Plus, este fue ideado para superar los problemas de escasez de naftas. El tema es si las petroleras seguirán invirtiendo.

La Mañana Neuquén