El Gobierno quiere que Enarsa abastezca el gasoil que no puede importar YPF

En medio de la pelea con la petrolera, Planificación quiere que la empresa estatal le dispute mercado. Mañana habrá una reunión con los dueños de estaciones

Por Pablo Fernández Blanco | Cronista

El Gobierno quiere que Enarsa, la empresa estatal de energía, cubra con importaciones los faltantes de gasoil que se producirán durante el año en las estaciones de servicio, en especial las de YPF “tiene el 60% del mercado”, debido en parte a la imposibilidad que tiene la empresa de los Eskenazi y la española Repsol de adquirir dólares para pagar sus compras en el exterior.

Para concretar el nuevo capítulo de la disputa contra YPF, que tiene como doble objetivo mejorar el abastecimiento del mercado y quitarle espacio a la ex petrolera estatal, el ministro de Planificación, Julio de Vido, ya eligió socios. Se trata de los pequeños y medianos empresarios propietarios de estaciones de servicio, que les interesa más tener stock para sacar provecho de las crecientes ventas que el origen de los combustibles.

Así lo confirmaron a El Cronista diversas fuentes del sector privado al tanto de las negociaciones. Mañana, entre las 17 y las 18, habrá una reunión entre De Vido y las cámaras empresarias que reúnen a los dueños de estaciones de servicio.
Estarán representadas por Cecha, la confederación que reúne a las pymes estacioneras de todo el país.

También participarán los funcionarios provinciales encargados de controlar el abastecimiento de combustibles en sus distritos. Es porque Planificación quiere, además, establecer un sistema de auditoría constante entre dueños de bocas de expendio, referentes provinciales y la Nación.

En el sector de estaciones tuvieron reacciones encontradas ante la propuesta oficial. Por un lado, les resulta seductora, dado que tendrían producto, que suele faltar, a un precio accesible. Pero por otra parte temen la reacción de las empresas, que son sus proveedoras habituales. Por caso, las bocas con la bandera de YPF venden por cuenta y orden de la compañía, que difícilmente deje llenar los tanques de las estaciones con producto no autorizado por ella.

YPF tiene casi un 60% del mercado de combustibles. La producción total de gasoil del sector “que también incluye entre las líderes a Esso, Shell, Petrobras y Oil” fue el año pasado de 12 millones de metros cúbicos (m3), mientras que las importaciones fueron de casi 2 millones. De esa última cifra, más de 60% corrió por cuenta de YPF.

Según números oficiales, la empresa desembolsó más de u$s 108 millones en esas compras, algo que a partir de ahora, si prospera la idea del Gobierno, debería correr por cuenta de Enarsa.

El martes de la semana pasada YPF le envió una nota al secretario de Energía, Daniel Cameron, en la que alertaba sobre posibles faltantes de combustibles por los problemas que tiene para comprar dólares y pagar importaciones. Sin mencionarlo, se refirió a las trabas que impone el secretario de Comercio Interior, Guillermo Moreno.

Dos días más tarde, el titular de esa cartera le contesto que “ante cualquier síntoma de desabastecimiento, esta Secretaría actuará con la más absoluta firmeza en defensa de los derechos de los consumidores”.

Cronista