El Gobierno negocia la tregua pero impulsa la presión provincial

Por instrucción de De Vido, amenazan con quitarle áreas de explotación

Por Martín Bidegaray | iEco

El gobierno nacional delegó en las provincias la ofensiva contra YPF. Entre viernes y sábado, Chubut y Santa Cruz amenazaron con quitarle áreas petroleras a la compañía y esa presión política impactó en los mercados. Los papeles de YPF descendieron ayer un 6% en Wall Street, la bolsa que más le importa a la familia Eskenazi, dueña de un 25,5% de la petrolera. También bajaron un 7% en Buenos Aires, donde el volumen operado es muy inferior.

El Ministerio de Planificación, encabezado por Julio De Vido, está en una tregua con el gobierno español, por indicación de la Presidenta. Pero De Vido instruyó a los gobernadores para que le sigan mostrando los dientes a YPF.

Las próximas provincias grandes cuyas sanciones podrían impactar en los mercados son Mendoza y Neuquén. Entre las patagónicas y la cuyana, está un 80% de la producción petrolera de YPF.

Martín Buzzi, el mandatario de Chubut, fue el primero en amenazar a YPF el jueves con quitarle áreas en siete días. Durante el fin de semana, el gobierno de Santa Cruz, Daniel Peralta, fue en la misma dirección. Chubut representa un 7% de la producción de YPF. Santa Cruz, en cambio, tiene más de un 30%.

En Mendoza y Neuquén dicen que todavía no tomaron ninguna resolución. El ultrakirchnerista Francisco Paco Pérez está “evaluando” sus próximos pasos al respecto. Cerca de Jorge Sapag, el mandatario neuquino de buen diálogo con el gobierno nacional, cuentan que esa provincia seguirá los lineamientos de la Ofephi, la unión de provincias petroleras, que se reunió el pasado 24 de febrero.

En un documento conjunto, los gobernantes de suelos petroleros indicaron que cada provincia adoptaría los “procedimientos correspondientes” para aumentar las inversiones. En el caso de Neuquén, convocará a YPF para hablar de sus “incumplimientos”, pero no está en su agenda una “quita” de yacimientos, como si manifestó Chubut.

El caso de Pérez es distinto. “ Paco (como lo apodan) está incómodo con el tema”, dicen los técnicos provinciales. “Mendoza exporta petróleo a Chile con un precio diferencial y necesita tener relación con YPF”, cuenta un especialista de las provincias. “Pero, por otro lado, Pérez quiere tener la mejor sintonía con la Rosada y nunca va a contrariar lo que le digan en el gobierno nacional”, indican los mismos conocedores.

En el Ejecutivo saben que cada caída de la acción de YPF en Wall Street representa un menor valor de mercado en la compañía, algo que puede servir a la hora de una eventual compra de acciones. Ayer, el valor bursátil de la petrolera disminuyó en US$ 1.000 millones y se ubicó en US$ 10.500 millones. Hace un mes y medio, superaba los US$ 16.000 millones.

La acción de YPF bajó un 7% el lunes de la semana pasada, mientras que el miércoles retrocedió un 14%. El jueves, con el discurso de la Presidenta, YPF recuperó un 12%. Con la caída de ayer, sigue estando un 33% por debajo que hace un mes . “Es un momento como para una oferta hostil”, dicen en Wall Street. Repsol tiene un 58% de YPF. Su titular, Antonio Brufau, estuvo en Buenos Aires tres veces en menos de un mes.

De Vido instruyó a La Pampa para que sea la próxima en anunciar posibles sanciones, según creen varios gobernadores. También se espera algo similar de Alberto Weretilneck, a cargo de Río Negro.

“Pero esos distritos no mueven el amperímetro, como sucede con Mendoza y Neuquén, que es probable que decidan algo juntas. Otra provincia con capacidad de provocar daño sobre la acción es Salta”, evalúan quienes siguen el asunto.

iEco