En Malvinas crearán un fondo soberano de riqueza con los millones del petróleo

Sólo el pozo que explota la firma Rockhopper le dará al Fondo unos u$s 10.000 millones. Hay 120 áreas potenciales para extraer crudo en las inmediaciones

Por Julián Guarino Puerto | Cronista.com

El gobierno de Malvinas estudia la creación de un fondo de riqueza soberana que será el destinatario de los ingresos que le generen a los kelpers las ganancias derivadas de la flamante actividad de la explotación de los hidrocarburos cuyo primer descubrimiento concreto se dio en 2010. La información fue confirmada ayer por el director de Recursos Minerales de Malvinas, Stephen Luxton quien se entrevistó con El Cronista en sus oficinas de Puerto Argentino.

Consultado sobre la potencialidad económica del Fondo Soberano malvinense, Luxton estimó que solamente con las licencias entregadas y tomando los ingresos que le generará al gobierno de Malvinas la explotación del pozo en Sea Lion, donde la firma Rockhopper ha descubierto crudo y se apresta a explotarlo en dos años, es probable que ese Fondo llegara a tener unos u$s 10.000 millones. En rigor, las estimaciones que se manejan aquí muestran que la firma Rockhopper podría extraer mucho más que los 1.200 millones de barriles estimados en un comienzo, ya que posteriormente han declarado otros yacimientos productivos en zonas cercanas. Las perforación, que la petrolera llevó a cabo en asociación con la empresa Desire Petroleum (40% de interés en este pozo), permitió encontrar hidrocarburos en cuatro zonas que habían sido identificadas previamente. Los hallazgos se llevaron a cabo en los yacimientos existentes de Sea Lion y Casper, y por primera vez en Beverley (gas) y Casper South (petróleo y gas).

Por supuesto no se trata de uno o dos pozos para explotación en las aguas del Sur. El gobierno de Malvinas, ayudado por la British Geological Survey y la American Geological Survey ha identificado, según los números que manejan en el departamento de Recursos Minerales, unas 120 áreas potenciales alrededor de las islas que podrían presentar yacimientos petrolíferos. De ese número, se han entregado 34 licencias y ya hay, según Luxton, cinco empresas operando en la zona. Las beneficiarias son tres que operan al norte de Malvinas -Desire Petroleum, Argos y Rockhopper-y dos al Sur, Borden & Southern Petroleum y la local Falkland Oil and Gas.

Preocupaciones
En este sentido, Luxton confió a El Cronista que en este momento preocupa a las autoridades de las islas qué destino darle a la increíble masa de dinero que comenzará a entrar en concepto de royalties e impuestos por la explotación. Hay que recordar que hoy el ingreso principal de la economía malvinense no está en los hidrocarburos sino en la pesca, que le da a los habitantes jugosos beneficios por la pesca de calamar y en segundo lugar las entradas por el turismo. Hay que tener en cuenta que en Malvinas viven unos 3.000 civiles y 1500 militares, cuyo PBI per capita ronda los u$s 65.000 por persona (el cuarto en el mundo detrás de Qatar, Liechtenstein y Luxemburgo y con ingresos que superan los u$s 3.000 al mes).

“Todo el mundo en la isla está contento con los progresos que hemos hecho en materia de exploración de petróleo. Eso significa para nosotros independencia y es seguridad económica. Estamos orgullosos de ser autosuficientes”, dijo Luxton, en abierta defensa a los reclamos que el gobierno argentino hace en función de que esa explotación se da en aguas en disputa, según la ONU.

Con referencia a la mecánica fiscal que operará para las empresas que se avengan a explorar y explotar la zona, el gobierno de Malvinas se quedará con el 9% de la explotacion del petróleo en concepto de royalties al precio internacional de ese momento. A eso se agrega un impuesto a las ganancias de la empresa que tiene la licencia del 26%. Luxton acepta el ejercicio: “Un pozo como el que explotará la firma Rockhopper, cuya producción se calcula que durará entre 20 y 25 años, a u$s 100 el barril, por unos 350 millones de barriles y sumándole la potencial ganancia de la empresa en ese negocio estaría arriba de los u$s 10.000 millones de aportes para el Fondo Soberano de Malvinas”. Según Luxton, “en lugar de tener fuertes ingresos por 20 años vamos a tener ingresos para varias generaciones de isleños, de eso se trata, de administrar la fuerte entrada de dinero que vamos a tener y no gastarlo todo”.

Desde 1996, el gobierno de Malvinas ha dispuesto de una serie de licencias para la exploración y explotación de crudo en el mar del Sur. Son 34 en total, que en muchos casos han cambiado de manos.

Las islas Malvinas se encuentran situadas a unos 650 kilómetros de la costa argentina. Están rodeadas por cuatro grandes cuencas sedimentarias. Al este la denominada Plateau Malvinas, al oeste la Cuenca Malvinas y al sur y al norte las Cuencas Malvinas homónimas. La capacidad de exploración de las 4 cuencas comprende unos 400.000 kilómetros cuadrados, más de 30 veces el tamaño de la isla Gran Malvina y Soledad juntas y un 50% más grande que los campos petrolíferos ingleses del Mar del Norte.

En todos los casos, las Malvinas cuentan con 12,95 billones de barriles de reservas probables. Suponiendo que solo el 50% de esas reservas resultara efectivamente probada para su extracción, eso significarían 6.547 millones de barriles, lo que significa un 317% más que las reservas de la Argentina.

“El dato más importante no reside tanto en la potencialidad de sus reservas sino en la relación exportación/producción, cociente indicativo de la disponibilidad de excedente exportable, ya que una vez que el crudo malvinense comience a fluir al exterior, el 99,9% de la producción será exportada con lo que las Malvinas se transformará no solo en una de las principales potencias exportadoras de crudo de América, sino del mundo, comparable con niveles similares a los de los Emiratos Árabes Unidos, Argelia y Arabia Saudita”, señala el especialista Federico Bernal en su libro “Malvinas y petróleo”.

Cronista.com