Perspectivas: Después de “intervención”, la palabra es “nacionalización”

Por Marcelo Cantón | Clarín

Hace algunas semanas, la palabra era “intervención”. Ahora, el vocablo de moda en el ambiente petrolero es “nacionalización”. Se refiere a un proyecto de ley que estaría dando vuelta por despachos oficiales y que busca dar vuelta todo el rubro petrolero, dejando a las empresas sólo como operadoras del negocio.

Hace dos semanas, hasta minutos antes de que la presidenta Cristina Kirchner inaugurara las sesiones del Congreso, arreciaban las versiones respecto a que lanzaría una intervención de YPF.

Ese era el rumor dominante en el mercado: no habría una estatización de la compañía, porque el costo económico y político de hacerlo era demasiado alto, pero el Gobierno designaría un interventor que a dministrase activos, inversiones y renta de la petrolera.

En ese contexto, se sucedieron dos llamados del Rey de España y una gestión del ministro de Industria de ese país en Buenos Aires. Esa defensa de Madrid de los intereses de Repsol, se señaló entonces, fue lo que frenó el anuncio, y la Presidenta hizo una mención sobre la caída de producción de petróleo, pero sin avanzar sobre YPF.

Ese silencio de Cristina Kirchner sobre el asunto se tomó entonces como una tregua con la petrolera. Pero poco después las provincias relanzaron su avance contra YPF, que comenzó a corporizarse ayer en el anuncio conjunto de Chubut y Santa Cruz. Y el clima volvió a enrarecerse.

En ese contexto, comenzó a sonar fuerte en el sector la versión de un proyecto de ley de nacionalización de los hidrocarburos . Se dice que el impulsor de la medida es el viceministro de Economía, Axel Kicillof. Y que la secretaría de Energía recibió instrucciones de retomar a todo vapor un paper que había sido discutido hace dos o tres semanas. En concreto, lo que establecería el proyecto, según dicen ejecutivos del sector y funcionarios provinciales, es que la Nación pasaría a ser la propietaria del petróleo . Y eso genera alertas.

“Es inconstitucional, la Constitución del 94 estableció que las reservas son nuestras”, dijeron en una provincia petrolera. “Eso está contemplado; las provincias se quedarán con la propiedad del crudo del subsuelo, pero una vez extraído será controlado por la Nación ”, retrucó un empresario.

Las petroleras, en ese esquema, sólo serían operadoras de los pozos , contratistas del Estado y no ya dueñas del crudo, especulaban ayer técnicos. “Si es así -dijeron en una empresa-, impactará fuerte en el valor de las compañía s, que es una combinación de sus activos y sus reservas”.

En otra provincia, en cambio, ayer ponían paños fríos sobre la idea. “ Está totalmente verde , es algo que discuten en Energía, pero falta mucho para que sea un proyecto más o menos sólido”, dijeron. “Puede ser, pero existe la vocación política de presentarlo la semana próxima ”, dijo otra fuente. Versiones para el debate, rumores, mientras el Gobierno nacional mantiene silencio sobre el tema.

Clarín