“YPF no es una empresa del Estado español”

“YPF no es del Estado español. Es una empresa argentina con accionistas españoles”, afirmó ayer el ministro de Planificación, Julio De Vido. De ese modo, el funcionario le respondió al ministro de Industria de España, José Manuel Soria, quien el jueves había señalado que “los intereses de YPF son los de Repsol y los de España”. “No comparto en absoluto estos conceptos”, indicó De Vido, y agregó que “los intereses de YPF no pueden estar disociados del desarrollo nacional porque es una empresa argentina con accionistas españoles”.

El gobernador de Mendoza, Francisco “Paco” Pérez, también le envió un mensaje a YPF al confirmar que si la respuesta de la empresa no lo conforma, el martes le quitará dos concesiones en el sur de la provincia. “Vamos en la misma línea de lo que ya iniciaron Santa Cruz y Chubut.” Además, fue más allá y afirmó que hay otras seis áreas de la firma en observación.

De Vido remarcó en Chile, donde se encuentra acompañando a la presidenta Cristina Fernández de Kirchner, que los objetivos de YPF no pueden apartarse de los del Estado argentino porque sus principales activos son los yacimientos que le concesionaron las provincias. Además, sostuvo que uno de esos objetivos debería ser “abastecer en su franja, adecuadamente, al país de hidrocarburos, explotando plenamente esos yacimientos”.

En tal sentido, el ministro considero que “es razonable que sus accionistas procuren maximizar beneficios, pero debe ser en el marco del pleno abastecimiento del país y no a costa de éste”, y recordó que YPF, en tanto empresa argentina, “debe trabajar para que la producción de gas y petróleo acompañe el crecimiento del país”. “El peor violentamiento a la seguridad jurídica es incumplir los contratos de concesión, como hizo Repsol-YPF en reiteradas ocasiones”, remarcó De Vido. El funcionario explicó que “las medidas anunciadas el miércoles (la reversión de contratos de zonas petroleras), no son acciones aisladas de dos provincias, sino que sus fundamentos son producto de una visión que también comparten el Estado nacional, los trabajadores y los estacioneros”.

El miércoles, el gobernador de Chubut, Martín Buzzi, junto a su par de Santa Cruz, Daniel Peralta, anunciaron la caducidad de cuatro áreas que la petrolera YPF tiene en concesión en ambas provincias. Durante un acto en el Puesto Ramón Santos, límite entre las dos jurisdicciones, Buzzi y Peralta refrendaron con dos decretos esa decisión. Peralta declaró la caducidad de las concesiones otorgadas a YPF en las áreas Los Monos y en Cerro Piedra-Cerro Guadal Norte, ubicadas en la zona del Golfo San Jorge. Además, informó que rechazará la solicitud de autorización de cesión para YPF en Barranca Yankowsky, también en Santa Cruz. En la misma línea, Chubut declaró la caducidad de las concesiones de explotación de los yacimientos Escalante-El Trébol y Cañadón Perdido-Campamento Central. No obstante, en YPF informaron que todavía no les notificaron ninguna de las decisiones anunciadas el miércoles.

La provincia que seguirá los pasos de Chubut y Santa Cruz es Mendoza. El lunes a la medianoche vence el plazo para que YPF realice su descargo sobre dos áreas en las que le imputan falta de inversiones, pero el gobernador Pérez fue muy crítico ayer con la petrolera. “Nosotros emplazamos dos áreas porque no hay planes de inversión para 2012 y si no hay respuesta por parte de la empresa vamos a proceder a la quita de esas áreas. Son dos áreas que no están en producción y además estamos evaluando la situación de otras seis áreas”, aseguró en declaraciones a Radio La Red. Además, Pérez criticó a YPF por el desabastecimiento que sufre la provincia. “A pesar de que tenemos la principal destilería del interior del país, vivimos con desabastecimiento de combustible. Incluso van camiones de combustible por un precio diferenciado hacia Chile, donde hay muchas estaciones de YPF”, remarcó. A Mendoza el miércoles se sumaría Neuquén. Sin embargo, las dos áreas mendocinas más las tres áreas que evalúa quitarle Neuquén no suman ni el 1 por ciento de la producción nacional de YPF.

Página/12