Tras presión de España y gobernadores, el Gobierno reformula plan sobre YPF

Después de los roces de la semana pasada, los líderes provinciales irán a Planificación con exigencias. Buscan una salida lo más rápido posible a la avanzada sobre la petrolera

Por Pablo Fernández Blanco | Cronista.com

Gobernador: Cristina, la situación de las empresas en las provincias es delicada.
Presidenta: Denme una semana más para definir qué hacemos.

Palabras más o menos, ése fue uno de los breves pero sustanciales diálogos que mantuvo la presidenta Cristina Fernández con el gobernador de una provincia petrolera, el jueves pasado por la noche en la reunión que mantuvieron en la Casa Rosada. En la víspera, un borrador de proyecto para nacionalizar el 50,01% de YPF había crispado los ánimos de los líderes provinciales, que mantuvieron duros cruces con el ministro de Planificación, Julio de Vido. La difusión del texto terminó por empantanar esa tarde las negociaciones para el ingreso del Estado en la empresa.

Como informó El Cronista, los gobernadores volverán mañana a verse las caras con De Vido y su equipo para avanzar en definiciones con respecto a los planes oficiales sobre YPF. No se descarta que al término de ese encuentro crucen en fila hacia la Casa Rosada para comunicarle algún tipo de decisión a la Presidenta.

El Gobierno, además, retomará las discusiones con el recuerdo de la presión que ejerció España, desde la semana pasada, sobre la decisión que pueda tomar la Argentina.

Después del febril jueves pasado, los líderes provinciales irán al encuentro de mañana con varias certezas. La primera y más fuerte: las economías de sus territorios requieren una definición urgente con respecto al futuro de la empresa -la principal petrolera del país y dinamizadora de la actividad- por “sí o por no”, como definieron en un despacho público. En otros términos: que se avance con la nacionalización o que se dé por tierra con la idea, pero de manera decidida.

Algunos gobernadores asumieron otro punto: las áreas que le fueron revertidas a la empresa (Chubut, Santa Cruz, Mendoza y Neuquén le retiraron activos en medio de la avanzada oficial) deberán permanecer, según su deseo, en la órbita de las provincias, y no retornar a una futura YPF nacionalizada sin algo a cambio. Martín Buzzi, gobernador de Chubut, presidente de la Ofephi (reúne a gobernadores petroleros) y aliado del Gobierno en la avanzada contra la empresa, confirmó ayer que sigue adelante el proceso para encontrar nuevos concesionarios a esos bloques.

Los mandatarios, además, volverán a plantearle a De Vido que sólo aceptarán avanzar en el ingreso estatal en la empresa si el esquema les garantiza a las provincias la participación activa en la conducción.
Por su parte, el titular de Repsol -principal accionista de YPF-, Antonio Brufau, dejó la puerta abierta para una instancia de negociación con el Gobierno.

Plan B
Después del rechazo que cosechó la semana pasada el intento de ingresar a YPF con más de un 50% de su capital a través de un modelo centralizado en el Ejecutivo, el Gobierno comenzó a reflotar otros esquemas que habían quedado rezagados, si bien la iniciativa no quedó del todo sepultada. Hay varias alternativas: adquirir en torno a un 35% de las acciones de la empresa y dejar una participación similar para Repsol, o crear una sociedad controlante de la petrolera con más del 50% conformada por el Estado y las provincias (con derecho a veto sobre decisiones estratégicas de la empresa) y capital privado en cargado de la operación cotidiana de la empresas.

Cualquiera sea la decisión, estará supeditada a los tiempos de Cristina. “Estos cambios los va a anunciar la Presidenta, así que vamos a esperar los tiempos de ella para que haga los anuncios. Pero que hay cambios, no tengamos ninguna duda”, deslizó a la prensa de su provincia el gobernador de Neuquén, Jorge Sapag.

Cronista.com