Cristina firmó una tregua con las provincias petroleras

La presidenta garantizó que no tocará las regalías pero confirmó que la comisión evaluará las inversiones y los precios internos. Lo anunció durante un acto en Ensenada donde anunció obras de YPF. “Tendremos la articulación necesaria”, los tranquilizó Paco Pérez.

Cristina Kirchner firmó esta tarde un convenio con los gobernadores de las provincias petroleras para ratificar su participación en la nueva YPF, pero que servirá además para calmar la bronca que los mandatarios expresaron por el reciente decreto 1277, que creó una comisión nacional para evaluar precios e inversiones petroleras.

Los gobernadores entendieron que eso órgano, que presidirá Axel Kicillof, podría alterar la soberanía de las provincias con sus recursos naturales.

Las diferencia se zanjaron durante una reunión que se realizó el martes en el Palacio de Hacienda, en la cual, el ministro de Planificación, Julio de Vido, el secretario Legal y Técnico, Carlos Zanini, y el propio Kicillof, ofrecieron detalles de la norma a representantes provinciales.

En la destilería de Ensenada, donde encabezó un anuncio de inversiones, Cristina anunció que firmó junto a los agrupados en la Organización Federal de los Estados Productores de Hidrocarburos (OFEPHI), el acuerdo para la “implementación de ley de hidrocarburos” que a su vez establecerá “cómo se implementará la titularidad del 25 por ciento de la acciones de la empresa por parte de los estados provinciales”.

“Firmaremos un acuerdo que resguarda la potestad de las provincias”, anticipó temprano Francisco “Paco” Pérez, gobernador de Mendoza.

“Los yacimientos son propiedad de las provincias. Nadie va a tocar las regalías, que les pertenecen”, aclaró. Ayuda de un prolífico powert point, comparó las tareas de la comisión con las que realizan organismos similares de los gobiernos de Brasil y Colombia.

Cristina Kirchner dedicó una buena parte de su presentación a explicar los alcances del polémico decreto y descartar cualquier intervención en la soberanía que las provincias tienen con sus recursos energéticos.

Frente a este cuadro de situación consideró Galuccio es “víctima de operaciones políticas y de prensa” que perseguían como objetivo “dañar su imagen y la de la empresa” cuando tiene que sentarse a negociar en distintos ámbitos.

La Presidenta, que habló por espacio de casi una hora por Cadena Nacional, defendió la utilización de esta herramienta comunicacional: “Si no lo hiciéramos así nadie se enteraría”, disparó.

Y repasó los objetivos que, según el decreto, tendrá la comisión presidida por Axel Kicillof, presente en el palco principal, junto a Julio De Vido y Miguel Galuccio.

“Que nadie los engañe, que nadie los asuste. Tengan la certeza que esta presidenta no va a tomar medidas que afecten el interés del pueblo argentino”, dijo la mandataria en alusión a comentarios sobre un presunto disconformismo de Galuccio y de los gobernadores petroleros por el decreto 1277.

“Sus objetivos son aumentar las reservas hidrocarburíferas, asegurar el autoabastecimiento de hidrocarburos, promover la explotación de recursos convencionales y no convencionales, expandir la capacidad de refinanciación y garantizar el autoabastecimiento”, reseñó la presidenta.

También ratificó que la Kicillof colaborará “en la fiscalización del control tributario, el control del cumplimiento de la normativa vigente y el cumplimiento del plan nacional de inversiones hidrocarburíferas. Y garantizar que las empresas que vengan a Argentina presenten un plan de inversión y autoabastecimiento”.

Son, justamente, estos aspectos los que asustan a los gobernadores, quienes con la ley que reglamentó su control sobre los yacimientos podían negociar a gusto con las empresas.

Antes del acto, el gobernador de Mendoza, Francisco “Paco” Pérez, dijo que no estará en riesgo “la soberanía de las provincias”. Y afirmó que tendrá “la articulación necesaria que tiene que haber entre provincias y Nación para poder seguir mejorando, no solamente el rendimiento de YPF, sino toda la producción de petróleo y gas, la exploración y explotación en toda la Argentina, atento a la demanda que han tenido los productos energéticos como consecuencia del gran crecimiento económico que se viene produciendo en el país en los últimos años”.

“Siempre he dicho que las demandas energéticas no las tiene una provincia, sino todo el país, por eso que estamos juntos a Gobierno Nacional para apoyar y dar respuestas concretas a estas necesidad”, continuó.

LPO