Irak se posiciona como superpotencia petrolera

La producción petrolera de Irak podría duplicarse para 2020 y alcanzar los 6,1 millones de barriles de crudo diarios. Representa alrededor del 45% del aumento de la producción mundial de petróleo, lo que lo convertirá en un suministrador clave para los países asiáticos.

La producción petrolera de Irak podría duplicarse para 2020 y alcanzar los 6,1 millones de barriles de crudo diarios (mbd), pero sólo si se llevan a cabo inversiones masivas, estimó el martes la Agencia Internacional de la Energía (AIE).

El sector energético iraquí, que trata de recuperarse después de 30 años marcados por conflictos e inestabilidad, “posee los recursos necesarios (…) para un crecimiento rápido de su producción de petróleo y de gas”, señala la AIE, la rama energética de los países de la OCDE, en un informe presentado en Londres.

Según el “escenario principal” establecido por la organización, la oferta de oro negro de Irak llegaría incluso a los 8,3 mbd en 2035. Según la AIE, el país bombeaba sólo 3,07 mbd en agosto pasado.

Pero para que pueda concretarse este incremento de su oferta de petróleo, “se requerirán inversiones acumuladas de unos 530.000 millones de dólares” hasta 2035, es decir “alrededor de 10% de los ingresos del petróleo y del gas esperados en ese periodo”, advirtió la AIE.

El esfuerzo más importante debería llevarse a cabo en el mejor de los supuestos en la presente década, con inversiones promedio de más de 25.000 millones de dólares anuales hasta 2020, lo que supondría un aumento considerable con respecto a los 9.000 millones invertidos en 2011.

“Los campos gigantes de la región de Basora (sur) ofrecen el mayor potencial”, pero la producción de Kurdistán (norte) también podría registrar un aumento “sustancial”, señalan los expertos de la AIE, que destacan que los contratos atribuidos por el gobierno regional han convertido ya esta región en “una de las más activas del mundo para la exploración de hidrocarburos”.

Con unas reservas petroleras demostradas de 143.100 millones de barriles de petróleo y 3,2 billones de metros cúbicos de gas natural, Irak podría superar para 2030 a Rusia como segundo exportador mundial de crudo, justo por detrás de Arabia Saudí.

Según cifras gubernamentales obtenidas en octubre, el país exportó en septiembre 2,6 mbd, una cantidad sin precedentes en 30 años.

En esta década, señala la AIE, “Irak representará alrededor del 45% del aumento de la producción mundial de petróleo, lo que lo convertirá en un suministrador clave para los mercados asiáticos” cada vez más necesitados de energía, especialmente China.

 

Los Andes