Kicillof le exigió a un grupo de petroleras que aumenten la producción de gas

Recibió a las empresas junto con Moreno; les pidió que acerquen proyectos para sumar oferta y admitió que las importaciones son un problema

Por Pablo Fernández Blanco – Lejos quedaron los tiempos en que los funcionarios del Ministerio de Planificación, a cargo de Julio De Vido, repetían que las importaciones de gas no implicaban un problema para el país porque eran consecuencia del crecimiento industrial. El viernes pasado, el viceministro de Economía, Axel Kicillof, les dio a los popes del negocio petrolero doméstico una muestra más del cambio de aire que se respira en el Gobierno con respecto al suministro de energía.

En la sede de esa cartera, y de a una por vez, las principales compañías productoras de gas del país desfilaron por Economía a partir del mediodía. Allí se entrevistaron con un cúmulo de funcionarios encabezados por el viceministro y el secretario de Comercio Interior, Guillermo Moreno. Ambos les hicieron un planteo tan escueto como preciso: el Gobierno está interesado por sobre todas las cosas en aumentar la producción de gas, incluso en detrimento de las inversiones en petróleo (el hidrocarburo más rentable, pero que aún sobra en el país), debido a que las importaciones de ese insumo forman parte de los problemas más delicados que atraviesa hoy la economía argentina.

De acuerdo con fuentes al tanto de los encuentros, Pan American Energy (PAE), comandada por la familia Bulgheroni; la brasileña Petrobras; la norteamericana Chevron, y la francesa Total enviaron ejecutivos. Apache, en tanto, fue invitada, pero no alcanzó a enviar a ningún emisario. Las empresas, sin embargo, no hablaron sobre la convocatoria, que se había realizado un día antes.

Algunos de los asistentes difundieron el mensaje entre sus colegas. “Nos pidieron que llevemos proyectos para aumentar la producción de gas, que les mostremos cómo se puede incrementar la oferta”, fue el resumen concreto que esbozaron.

División del trabajo

Kicillof fue el encargado de presentar el problema ante los ejecutivos. Volvió para eso sobre sus discursos anteriores: recaló en que el modelo económico necesita energía para que la industria continúe creciendo. Y reconoció que las importaciones desequilibran los grandes números de la economía.

Luego de la introducción, llegó el turno de Moreno, que hizo el pedido concreto de aumentar la oferta de gas y les dio una tarea a los empresarios: llevarles a ambos funcionarios proyectos para lograr ese fin. “El título lo pone Axel y el reclamo, Moreno”, sostuvo uno de los asistentes para graficar la división del trabajo entre ambos.

El reclamo de los funcionarios es casi un “dictado” que emana de las estadísticas públicas. En septiembre se importó gas por casi US$ 433 millones, un 36% más que el mismo mes del año anterior.

En un contexto de crecientes compras al exterior y dificultades para hacerse de dólares, YPF y Enarsa, dos empresas bajo gestión pública, pagaron US$ 3684 millones para comprar gas en los primeros nueve meses del año. En otros términos: las compras al exterior se llevaron un 30% del superávit comercial previsto para este año, en torno a los US$ 12.000 millones.

Los ejecutivos que asistieron al encuentro se fueron con dos impresiones: por un lado, la llegada de Kicillof al Gobierno, un académico de amplia formación y trato prolijo, dos cualidades ajenas al titular de Comercio Interior, sirvió para revivir la prédica de Moreno. En varias oportunidades, el funcionario se quejó de que mientras frenaba importaciones de productos baratos las cuentas públicas sufrían una sangría por las importaciones de combustibles.

La otra percepción les resulta positiva. Antes de la llegada del viceministro, las compras de combustibles nunca habían sido consideradas una dificultad.

El cambio de perspectiva les infunde expectativas a los ejecutivos. Aunque no se trató en las discusiones que comenzaron el viernes, los petroleros creen que el Gobierno está dispuesto a convalidar mayores precios del gas -aunque no los internacionales- a cambio de nueva producción.

Kicillof estuvo escoltado por Patricia Charbay, secretaria de la Comisión de Planificación y Coordinación del Plan de Inversiones Hidrocarburíferas. También reaparecieron viejos funcionarios bien conocidos por los empresarios, como Roberto Baratta y Walter Fagyas, que responden a De Vido y habían disminuido drásticamente su participación en temas sensibles desde la llegada de Kicillof a Economía.

YPF emitirá más deuda

YPF lanzó una oferta para colocar obligaciones negociables (ON) por $ 500 millones, ampliable a $ 750 millones, que equivalen a unos US$ 157 millones. Los títulos ofrecidos, ON Clase XI, tienen un vencimiento a 51 meses con tasa variable y se colocarán en el mercado el 9 de este mes, informó la petrolera en un comunicado a la Bolsa. Se trata de la tercera emisión de bonos de YPF en los últimos dos meses. Hace dos semanas, colocó ON por US$ 423,2 millones, mientras que en septiembre había puesto en el mercado bonos por US$ 320,5 millones. La empresa tiene previsto invertir US$ 37.200 millones en cinco años.

Cristina recibió al presidente de la petrolera Total

La presidenta Cristina Kirchner recibió ayer en la Casa de Gobierno a Christophe de Margerie, presidente y director general de la francesa Total, una de las mayores petroleras a nivel internacional y la primera productora de gas del país. En un encuentro protocolar, estuvo acompañada por el ministro de Planificación, Julio De Vido; el viceministro de Economía, Axel Kicillof, y el presidente de YPF, Miguel Galluccio.