Los seis meses de YPF como empresa pública

Miguel Galuccio evaluó el rumbo de la compañía en una reunión con sus gerentes. Página/12 accedió al documento que sirvió de base para la exposición. Allí pueden verse los logros en exploración y producción, refinación, finanzas y en la búsqueda de potenciales socios.

Por Raúl Kollmann – “Una petrolera demora años en aumentar la producción. YPF lo hizo en seis meses. Los tiempos de una petrolera son lentos, siempre se planifica a mediano y largo plazo, pero lo que logramos es realmente muy importante: no sólo frenamos la declinación en la producción de hidrocarburos sino que, además, aumentamos la producción de combustibles líquidos con el crecimiento de la actividad de nuestras refinerías; eso nos permite importar menos”, afirmó el viernes pasado, Miguel Galuccio, presidente de YPF, durante una reunión que mantuvo con gerentes de la compañía. En ese encuentro, el funcionario hizo una evaluación de sus primeros seis meses de gestión, relativizó críticas y ratificó el rumbo de la compañía. Página/12 accedió al documento que sirvió de base para la exposición del funcionario, donde puede verse en detalle lo que se logró hasta el momento en exploración y producción, refino y ventas, en finanzas y en la búsqueda de potenciales socios para incrementar aún más las inversiones.

– Exploración y producción. En el tercer trimestre la compañía incrementó la producción de crudo un 0,6 por ciento, respecto del tercer trimestre de 2011, y en lo que va del año acumula una suba interanual de 4,7 por ciento. En gas, en cambio, en el tercer trimestre cayó 1,7 por ciento y entre enero y septiembre un 2,9 por ciento, pero en el paper al que accedió este diario se pone en perspectiva la situación al remarcar que el año pasado la producción de gas natural había caído un 11 por ciento y este año se esperaba una caída del 8 por ciento que se logró reducir de manera significativa. A su vez, en la empresa remarcan que han incrementado las inversiones en todos los segmentos donde opera. De hecho, en lo que va del año, YPF duplicó la cantidad de equipos de perforación en actividad.

En petróleo, el tercer trimestre concluyó con 36 equipos de perforación contra los 29 que había en el segundo trimestre, lo que permitió incrementar de manera significativa los pozos perforados (334 del tercer trimestre contra 192 acumulados en el segundo trimestre). En el caso del gas, el informe destaca haber retomado inversiones con seis equipos que actualmente se encuentran perforando y terminando pozos para incrementar su producción. La principal apuesta de la empresa para poner fin al déficit energético es la formación Vaca Muerta. Allí ya hay más de 60 pozos perforados (el resto de las compañías suman apenas 15), 10 pozos en espera de terminación y otros 26 pozos que se perforarán de aquí a fin de año. Además, en la empresa destacan el descubrimiento de cinco nuevos reservorios no convencionales de los cuales dos se encuentran en Vaca Muerta y los tres restantes en el área D-129 perteneciente a la Cuenca del Golfo de San Jorge, lo que permite prever la posibilidad de ampliar el potencial de hidrocarburos no convencionales.

– Refinación y ventas. La empresa aumentó la producción de combustibles un 7 por ciento con respecto a la gestión anterior, lo que le permitió incrementar sustancialmente el abastecimiento de sus estaciones de servicio. Eso se logró a partir de una mayor utilización de las refinerías (actualmente trabajan al 96 por ciento de su capacidad) y permitió reducir en el primer semestre un 47 por ciento las importaciones de combustibles con respecto al mismo período de 2011. Además, la empresa inauguró en agosto la nueva unidad de Hidrodesulfuración de gasoil, en el Complejo Industrial La Plata. La obra demandó una inversión de más de 1400 millones de pesos, siendo la más importante de los últimos 15 años en el sector de refino en el país. En el tercer trimestre, las inversiones en Refino y Marketing crecieron un 43 por ciento respecto del mismo período de 2011.

– Resultados financieros. La nueva gestión canceló deudas por 22.960 millones de pesos y renegoció toda la deuda financiera con los bancos locales y extranjeros, evitando que la compañía cayera en default. “Recibimos waivers de prácticamente todos nuestros acreedores financieros eliminando el riesgo teórico de aceleración de nuestra deuda a causa del cambio de control de la compañía”, resalta el texto al que accedió Página/12. Además, para financiar el plan de inversiones ya se emitieron 4250 millones de pesos en obligaciones negociables. En la firma también que se están pagando 303 millones de pesos en concepto de dividendos por el período 2011. Es un porcentaje menor respecto de lo que repartía Repsol, pero muestra el interés por generar valor para los accionistas, justo cuando los papeles de la compañía vienen siendo castigados en el mercado de valores debido a la expropiación.

– Búsqueda de nuevos socios. En estos seis meses de gestión de Galuccio, YPF firmó tres memorandos de entendimiento con Corporación América, Bridas y la estadounidense Chevron. Esta última es la segunda petrolera del mundo y al firmar el memorando dejó en claro su interés por asociarse con YPF para desarrollar el primer clúster de shale en la formación Vaca Muerta. Su presidente para Africa y América latina, Ali Moshiri, ya estuvo en Buenos Aires cuatro veces en los últimos cuatro meses y esta semana los equipos técnicos de ambas compañías se reunirán en Houston para seguir negociando. Además, YPF mantuvo encuentros con Shell, Apache y Exxon, entre otras. La empresa prevé invertir 37.200 millones de dólares hasta el 2017, un 70 por ciento con caja propia, un 18 por ciento con financiamiento y un 12 por ciento a través de un socio shale. No obstante, Galuccio dejó en claro que, aun en el caso de que no pudiera cerrar ningún acuerdo en el corto plazo, los recursos propios de la compañía y el financiamiento que pueda obtener en el mercado servirán para seguir recuperando la compañía, como en estos primeros seis meses de gestión.

 

Página 12