La importación de combustible se llevó 3 de cada 4 dólares del superávit comercial

El 2012 cerró con compras de combustible por u$s 9.500 millones, nivel similar a 2011. No fue mayor por el freno de la economía. Cayó la producción local

Por Esteban Rafele.-

Por las trabas a las importaciones y la menor actividad económica, las importaciones cayeron en 2012 un 8%. Las bajas se dieron en todos los rubros menos uno: la compra de combustibles al exterior totalizó unos u$s 9.500 millones, una cifra similar a la de del año anterior. En otras palabras, la adquisición de energía representó tres cuartas partes del superávit comercial, que alcanzó u$s 12.633 millones (tres de cada cuatro dólares ingresados).

La Argentina importó hasta noviembre u$s 8.690 millones en combustibles, una cifra similar a la de 2011 (u$s 8.697 millones), según datos del Instituto Nacional de Estadística y Censos (Indec). Las proyecciones privadas indican que el año finalizará con compras por un monto cercano a los u$s 9.413 millones de todo 2011. Ese año, la Argentina duplicó sus importaciones de energía y la balanza sectorial fue deficitaria por primera vez en u$s 3.400 millones.

El déficit energético alcanzará este año u$s 3.000 millones, según estimaciones de Abeceb.com, en un contexto en el que el Gobierno cuidó cada dólar al extremo de prohibir la compra de divisas para atesoramiento y restringir el giro de dividendos.

Las compras de energía fueron el único rubro que sortearon las trabas a las importaciones con las que el Gobierno se aseguró el ingreso de dólares. A noviembre, la adquisición de bienes de capital cayó 14%, la de bienes de consumo, 9%, la de bienes intermedios, 8% y la de piezas, 5%, según el Indec. Así, la energía pasó a representar el 14% del total de las importaciones.

La importación de combustibles, no obstante, fue menor a la esperada por analistas a comienzos de año, cuando estimaban compras por más de u$s 12.000 millones. “La caída de la actividad influyó en la demanda y la importación de gasoil cayó un 8%”, dijo Horacio Lazarte, analista de Abeceb.com. La demanda de energía de las industrias, por ejemplo, caía un 3% interanual en el primer semestre del año, luego de haber crecido 4% en 2011. En paralelo, hubo un cambio de composición en las compras. “Las generadoras eléctricas cambiaron gas por combustibles líquidos. La importación de gas en estado gaseoso de Bolivia va a terminar creciendo más del 100% y la de gas licuado subirá 30%”, agregó el especialista.

Según datos de la Secretaría de Energía, la Argentina importó combustibles fósiles por u$s 5.842 millones a noviembre de 2011, a través de Enarsa (u$s 4.245 millones) e YPF (u$s 778,4 millones). La compra de gas a Bolivia insumió u$s 1.849 millones en esos once meses, la de GNL significó u$s 2.513 millones y la de gasoil, 1.011 millones de dólares.

Para Lazarte, de Abeceb.com, la importación se acelerará este año y alcanzará los u$s 2.166 millones en gas boliviano y los u$s 3.394 millones en GNL. “Para el año que recién empieza se prevé un crecimiento del 44% de las importaciones de gas en estado gaseoso y del 36% de gas licuado, por lo que no se frenará el drenaje de divisas para satisfacer las necesidades de abastecimiento”, indicó. En paralelo, la Bolsa de Comercio de Rosario prevé que el consumo de gasoil aumente 7% en esta campaña agrícola.

Eso, en un contexto en el que la producción de combustibles continúa en baja. El Instituto Argentino de Petróleo y Gas (IAPG) indicó que, hasta octubre, la producción de petróleo fue similar a la de 2011 –año signado por conflictos gremiales que repercutieron en la extracción– y la de gas cayó 2,8%.

Con ese horizonte de producción, Abeceb.com espera que las importaciones se profundicen este año y el déficit energético ascienda a los u$s 4.500 millones.

Cronista.com