Dilma visita El Calafate y define el futuro de Petrobras en Argentina

La venta de los activos de Petrobras en la Argentina entró en el terreno político, según se comenta en el sector petrolero. La empresa brasileña ya recibió ofertas para posibles asociaciones con compañías locales, que también podrían incluir el traspaso de algunos de sus negocios. Pero la definición quedará en manos de la presidenta brasileña Dilma Rousseff, que tratará el tema con su par argentina, Cristina Kirchner.

Quienes siguen de cerca la negociación cuentan que las mandatarias se verán el 21 de febrero en El Calafate, un lugar que Rousseff quiere conocer. De todos modos, esa fecha no fue confirmada y podría postergarse para comienzos de marzo. “Quizás el tema de Petrobras no esté en agenda, es decir que no será tratado oficialmente”, describen en una empresa. “Pero, en el plano informal, es muy probable que Dilma lo hable con Cristina”, agrega el conocedor del asunto consultado por este diario.

En la lista de temas que Rousseff hablará con Cristina se estima que habrá dos nombres que se llevarán la mayor atención: YPF y Pluspetrol. La compañía estatal mira la refinería de Bahía Blanca de Petrobras, pero también evalúa un proyecto propio en ese aspecto, aunque asociado con PDVSA.

Tecpetrol, del grupo Techint, podría ser parte de una asociación con YPF. Hay diálogos entre ambas en esa dirección.

Petrobras tiene refinería, producción y estaciones de servicio. Salvo algunos yacimientos no convencionales, su intención sería asociarse en casi todos los negocios. En esta instancia, el protagonismo de YPF es excluyente. La compañía decidirá qué parte de Petrobras quiere y, por ende, qué le dejará al resto.

En las últimas semanas, cobró fuerza la propuesta de Pluspetrol, una empresa privada nacional, de las familias Rey y Poli. Es la cuarta productora de petróleo del país, detrás de YPF, Pan American Energy y Petrobras. Varias de sus líneas gerenciales establecieron contactos con pares de Petrobras para preguntarles sobre el estado de la filial local.

Pluspetrol también hizo algunas contrataciones que son propias de una empresa que está pensando en una expansión. Por ejemplo, armó una estructura de Relaciones Públicas y lobby que antes no poseía.

“Eso es algo propio de una compañía que está pensando en un perfil más alto”. Se la cree candidata para las estaciones de servicio de Petrobras. Y no se le descarta para la producción, que le permitiría duplicar su tamaño actual. Pluspetrol es fuerte en Perú.

Oil, de Cristóbal López, también manifestó su interés en los negocios de pozos y surtidores. La red actual de Oil está montada en activos que fueron de Petrobras, traspasados en 2011. Pese a que los dueños de las estaciones manifiestan sus quejas, los surtidores se volvieron rentables para las petroleras por los últimos incrementos aplicados por YPF.

Clarin