Petrobras busca socio chino para completar refinería

La refinería Premium 1 es una de las tres plantas programadas para la región noreste de Brasil, y está considerada como una de las prioridades de Petrobras.

Con problemas financieros, la petrolera brasileña Petrobras está negociando una asociación con una empresa china para concluir la construcción de una nueva refinería en el estado de Maranhao, confirmó hoy el ministro de Minas y Energía, Edison Lobao.

La refinería Premium 1 es una de las tres plantas programadas para la región noreste de Brasil, y está considerada como una de las prioridades de Petrobras.

El proyecto, que sería inaugurado a mediados de 2018, costará unos 350 millones de dólares, según las previsiones de la empresa.

No obstante, Lobao reconoció hoy, en entrevista a la televisión estatal, que Petrobras enfrenta “cierta dificultad financiera” para llevar adelante el proyecto, y por ello la presidenta de la empresa, Maria das Graças Foster, viajó a China para buscar socios.

“La presidenta viajó a China para completar una negociación con una gran empresa estatal para que se asocie a la refinería de Maranhao y la complete con estos recursos. Este proyecto no puede ser abandonado, porque es una necesidad para el país. Estamos importando grandes cantidades de gasolina y diesel, pero no por no tener petróleo, sino por no tener refinería”, expresó.

El ministro atribuyó la necesidad de buscar financiamiento externo al elevado costo de los proyectos que desarrolla Petrobras, en especial en la explotación de las gigantescas reservas de petróleo descubiertas en aguas ultraprofundas de la llamada capa pre-sal.

“Las inversiones en el pre-sal son de grandes proporciones, por esto Petrobras necesita recursos y socios”, expresó.

Petrobras anunció a comienzos de este mes que cerró 2012 con ganancias netas por 21.180 millones de reales (menos de 11.000 millones de dólares), las más bajas de los últimos ocho años.

La empresa atribuyó el resultado decepcionante a varios factores, entre ellos el aumento de los costos operativos, la disminución de la producción interna de crudo, la depreciación cambiaria y el aumento en las importaciones de derivados de petróleo.

Además, un estudio de la consultoría Economática reveló que el valor de mercado de la petrolera cayó un 45,61 por ciento desde marzo de 2011, cuando el gobierno lanzó un plan de capitalización de la empresa para financiar la explotación de los gigantescos yacimientos de la capa pre-sal.

Según Economática, en ese entonces el valor de mercado de la petrolera llegó a un máximo histórico de 413.300 millones de reales, un monto que bajó el martes a 224.800 millones de reales (unos 112.400 millones de dólares, al cambio actual), a raíz del mal desempeño de la empresa en 2012 y de las perspectivas negativas para este año.

Foster, a su vez, anunció que la empresa pagará este año un dividendo menor para los accionistas con derecho a voto, con el objetivo de preservar los recursos necesarios para el ambicioso plan de inversiones.

Según la ejecutiva, las dificultades de la empresa se ven acentuadas por la política del gobierno que, para evitar un aumento de las tasas de inflación, se resiste a autorizar un reajuste en los precios de los combustibles en los niveles demandados por Petrobras.

Pese a los problemas, la presidenta de Petrobras afirmó que la empresa pretende invertir este año 97.700 millones de reales (casi 49.000 millones de dólares), lo que representa un aumento del 16,1 por ciento frente al monto invertido en 2012.

Mdz