YPF produce más petróleo y menos gas, y bajan sus ganancias

Produjo 2,2% más crudo en 2012 que en 2011. En agosto pasado, Galuccio había dicho que el alza de producción sería del 7%.

En su primer balance anual como empresa estatizada, YPF informó ayer que sus ventas subieron un 19,5% en 2012 en relación a 2011, llegando a $ 67.714 millones. En el mismo período, sus ganancias (o utilidad neta) bajaron un 12,2%, descendiendo de $ 4.445 millones en 2011 a $ 3.902 millones en 2012.

La petrolera estatizada atribuyó la caída del resultado a una pérdida generada por sus empresas participadas y controladas, como Mega, Refinor y Aesa, que le provocaron un impacto negativo de $ 1.182 millones.

YPF ganó, antes de impuestos, 18.053 millones de pesos, un 21% más que los $ 14.889 de 2011. Pero, por las pérdidas contables, la compañía repartirá menos ganancia por acción. En 2011, a cada acción le tocó cobrar un dividendo de $ 11,30. En cambio, por 2012 , cada acción recibirá un 12% menos, es decir $ 9,92.

Habrá que esperar el veredicto que hoy le darán los mercados a los resultados de la empresa. Ayer, las acciones de YPF subieron un 0,8% en Nueva York y 2,5% en Buenos Aires. Los resultados se difundieron después del cierre bursátil.

La senadora María Eugenia Estenssoro manifestó que las cifras eran “engañosas”, mientras que un analista especializado explicó que “no se cumplió lo que prometió Galuccio en el plan de los 100 días”, La compañía explicó que su producción de crudo aumentó un 2,2% con respecto a 2011, mientras que la de gas continuó en caída y descendió un 2,3%. YPF justifica esta baja con la explicación de que “el declino es menor que el de años anteriores”. Pero Galuccio había prometido en agosto pasado que la producción de petróleo subiría un 7% en su primer año de gestión, mientras que la de gas iba a aumentar un 3% en un año.

El último trimestre de 2012 fue de retroceso. La producción de crudo cayó un 4,9% con respecto al mismo mes de 2011, y la de gas retrocedió un 2,7%. Desde agosto hasta enero, la producción de YPF sólo registra caídas.

Con respecto a las futuras inversiones en Vaca Muerta, Galuccio reconoció los inconvenientes del embargo a Chevron. Desató “muchas especulaciones” y reconoció que hasta él mismo tuvo ciertas “dudas”, según la agencia Efe.

Clarín no pudo acceder a la conferencia de prensa, ya que la dirección de Comunicación de YPF impidió el acceso del cronista designado por el diario.

El presidente de YPF no habló de un acuerdo con Repsol para compensarla por la expropiación.

“Galuccio podrá decirle a la presidenta que aumentó la producción pero se basa en comparaciones engañosas.

La producción de petróleo de YPF es inferior a cuando asumió ”, analizó ayer la senadora María Eugenia Estenssoro, a cuyo padre la Presidenta reconoce como un buen gestor de YPF. “Cuando asumió Galuccio, la producción de YPF ascendía a 986.000 metros cúbicos y hoy está en 945.000 metros.

Cayó un 4% ”, señaló Estenssoro. “La presidenta debe explicar porque en la última década, la producción nacional de petróleo cayó 29% y la de gas 18%”, agregó.

Cuando presentó su plan de “los 100 días”, Galuccio anunció un plan de “alto impacto”, a partir del cual la compañía estatizada tendría un aumento en la producción con respecto a la gestión anterior.

Para este año, Galuccio anunció que invertirá US$ 5.000 millones. La firma necesita conseguir US$ 500 millones más para su plan de inversión. Hasta ahora, l a mayoría de las colocaciones de deuda de YPF fueron cubiertas por la ANSeS en distintos tramos. El ejecutivo señaló que la china CNOOC (socio de la familia Bulgheroni en Bridas) se podría sumar a Vaca Muerta “Con Bridas tenemos dos etapas, una que es aquí y otra que es con China. (Carlos) Bulgheroni está avanzando en todo lo que hace al frente chino”, dijo.

Clarin

—————

Redujo sus ganancias e invirtió más

La cifra representa una baja interanual de 12,2 por ciento que la compañía atribuyó al flojo desempeño de sus empresas participadas y controladas. La inversión creció 25,6 por ciento y Galuccio prometió que este año subirá un 60 por ciento.

La petrolera YPF reportó ayer una ganancia de 3902 millones de pesos en 2012, un 12,2 por ciento menos que el año anterior. En su presentación ante la Bolsa de Comercio, la empresa atribuyó la baja a los flojos resultados de sus compañías participadas y controladas (principalmente Mega, Refinor y la constructora AESA), que tuvieron una variación negativa interanual de 1182 millones de pesos en sus balances. De hecho, la utilidad operativa de YPF (el saldo de ingresos y gastos en su actividad primaria) arrojó una suba de 9,9 por ciento, por los mejores resultados en exploración, producción y ventas. Los otros datos destacados del balance anual fueron el incremento en la producción de petróleo (2,2 por ciento), la fuerte desaceleración que registró la producción de gas (-2,3 por ciento) y la inversión de 16.485 millones de pesos, un 25,6 por ciento más que en 2011. Además, el presidente de la compañía, Miguel Galuccio, adelantó ayer que el objetivo de este año es incrementar esa inversión un 60 por ciento, llevándola por encima de los 25 mil millones anuales.

Galuccio detalló los resultados en un encuentro con periodistas realizado en la sede que YPF tiene en Puerto Madero. El ejecutivo expuso el powerpoint que hoy se les presentará a los analistas de Nueva York. Comenzó destacando la mejora interanual en la producción de hidrocarburos, que ya había adelantado, con leves variaciones, a mediados de febrero. En producción de petróleo, el año cerró con un incremento de 2,2 por ciento, luego de haber caído 7,6 por ciento en 2011. En gas se registró una caída de 2,3 por ciento, que evidencia una fuerte desaceleración, si se tiene en cuenta que en 2011 había bajado 10,2 por ciento.

Si se toma en cuenta la producción total de hidrocarburos, medida en barriles equivalentes, se observa un retroceso interanual de apenas 0,6 por ciento, frente a un 2011 donde se desplomó un 8,3 por ciento, un 2010 que había retrocedido un 5,3 y un 2009 que dejó un rojo de 7,6 por ciento. “Hemos logrado detener el declino de la producción en apenas seis meses de gestión. Fue una tarea faraónica que nos lleva a estar en un piso bastante firme para iniciar una etapa de crecimiento”, destacó Galuccio. Página/12 le preguntó por los cuestionamientos de algunas consultoras que relativizan esos resultados con el argumento de que se compara con un 2011 flojo, dominado por huelgas que impactaron fuerte en la actividad. “Un director de Repsol me dijo que en 2011 habían tenido un problema exógeno. Para mí un paro gremial no tiene nada de exógeno. Es parte de mi negocio. Si no manejo bien los gremios, es un problema mío, no de otro”, respondió. Luego de reseñar la evolución de la producción, Galuccio se concentró en los resultados financieros. Lo primero que hizo fue destacar el fuerte incremento del cash flow operativo, que pasó de 12.686 a 17.301 millones de pesos (+36,4 por ciento). “El cash flow es la sangre de la compañía, porque es de donde sacamos parte del dinero para las inversiones”, remarcó el presidente de YPF. También fue positiva la utilidad operativa de la compañía, que creció 9,9 por ciento respecto de 2011. Sin embargo, la utilidad neta cayó 12,2 por ciento y la empresa lo atribuyó a los malos resultados de algunas firmas participadas y controladas. En el balance remarcó que las participadas Mega, Profertil y Refinor se vieron afectadas en sus resultados por dos resoluciones del Enargas. En el caso de Mega, una gasífera que tiene como función principal la recuperación del etano, materia prima de la industria petroquímica, también influyó la caída en la cotización internacional de los productos que comercializa. Además, Galuccio responsabilizó a la controlada AESA, que tuvo una variación negativa en sus resultados de 140 millones de pesos con relación a 2011.

Más allá de la reducción en las ganancias, Galuccio se mostró conforme y prometió que la inversión seguirá creciendo fuerte. Al ser consultado sobre el acuerdo con Chevron y el riesgo que supone el embargo que sufre esa compañía al momento de definir la letra final del convenio, no se anduvo con vueltas: “Hay muchas especulaciones sobre el problema que tiene Chevron en Argentina y si eso afectaría el acuerdo con YPF. Dudas que yo mismo he tenido. Hoy puedo decir que el compromiso existe y si tenemos que buscar un modelo económico distinto del imaginado inicialmente igual el compromiso va a seguir firme”, remarcó.

Pagina/12