Estiman que se agravó en marzo el déficit comercial de la energía

Aunque todavía no hay números oficiales, especialistas en comercio exterior calculan que el rojo energético habría sido de US$ 800 millones durante el primer trimestre. Entre enero y febrero, el país importó combustibles por US$ 476 millones más de lo que exportó. Pero ese desbalance, se habría profundizado durante marzo con otros US$ 324 millones.

Según una estimación de la consultora abeceb, el rojo comercial energético habría trepado a US$ 800 millones entre enero y marzo. “Resulta un dato alarmante, considerando que a esa altura del año pasado el saldo energético comercial aún marcaba un superávit de US$ 350 millones. Esto implica que a esta altura del año ya se requirieron US$ 1.150 millones adicionales, lo que da la pauta de un déficit superior a los US$ 4.000 millones para el cierre del año”, según la consultora abeceb.com.

Por la caída de la producción, los ex secretarios de Energía ya advirtieron que las importaciones energéticas llegarán a US$ 15.000 millones durante este año. En esa idea, las exportaciones se mantendrían en torno a los US$ 9.500 millones. Aunque la difusión de ese número provoca rechazo en el Gobierno –en el Ministerio de Planificación negaron la posibilidad de alcanzar ese número- todo indica que se va en esa dirección.

“Si bien el año pasado, el déficit se contuvo gracias a la desaceleración económica local y un mayor flujo de importaciones de gas desde Bolivia (respecto al GNL más costoso, que por sus menores ventas a Brasil incrementó sus envíos a nuestro país), este año se espera una profundización del déficit energético”, añadió abeceb.

El Gobierno decidió expropiar YPF para revertir la caída de la producción y recuperar la soberanía hidrocarburíferas. Sin embargo, aunque hay mejoras en la perforación, es para recursos no convencionales. El fruto de esa tarea estará en el mediano plazo.

“El país enfrenta el duro desafío de revertir la producción en el corto plazo a los fines de evitar que los costos de malas gestiones en materia energética pasadas y presentes las paguen generaciones actuales y futuras”, observa abeceb. La mayoría de los yacimientos están maduros. Hay una caída de la productividad por pozo: del 36% en petróleo y del 58% en gas.

En 2012, la caída del gas fue del 9%, según abeceb, frente a un promedio de 6% en la última década. La más castigada es la “cuenca neuquina”, de donde se obtiene el 41% del petróleo del país y el 54% de gas pero es la que explica más de la mitad de la caída de la producción de gas y petróleo del país de los últimos cuatro años.

iEco