Pemex pierde 10 mdd por fugas y desperdicios

Petróleos Mexicanos (Pemex) tiene un promedio anual de 79,696 barriles de crudo derramado en todos sus activos, que es equivalente a perder la producción diaria de Chicontepec y que si se suma a las fugas de gas y los gastos de reparación de daños, le quita más de 10 millones de dólares a las ganancias de la paraestatal.

De acuerdo con el reporte de fugas y derrames de la Comisión Nacional de Hidrocarburos, las pérdidas en el 2012 incluyeron también 212 millones de pies cúbicos (6 millones de metros cúbicos) de gas que se fugaron a la atmósfera y que equivalen a 231,000 cilindros del hidrocarburo.

En términos económicos, tan sólo el desperdicio de crudo ascendió a 7 millones 969,000 dólares si se toma el precio de venta de la Mezcla Mexicana del año pasado; en el caso del gas, el desperdicio fue de casi 1,000 dólares al precio de venta del combustible, sin incluir los gastos en que la paraestatal incurrió al reparar los daños.

Por regiones, las mayores pérdidas de crudo ocurrieron en el estado de Tabasco, con 35.3% del petróleo derramado; le sigue Veracruz, con 33.4% de los derrames, mientras Chiapas cuenta con el 20.9% del petróleo desperdiciado, Puebla con el 8.4%, Tamaulipas con 0.5% y Nuevo León con 0.07% de los derrames. Cabe resaltar que en Campeche, que aporta 45% de la producción nacional de crudo, se produjo sólo 1.2% del total de derrames.

Respecto al gas, la mayor parte de las fugas, 99.85%, se producen en Chiapas, donde se ubica Cactus que es el mayor centro de tratamiento de gas de Pemex y se realiza más de 90% del endulzamiento de gas amargo, 69% del procesamiento del gas dulce -recuperación de líquidos- y 96% de la recuperación de azufre de la producción diaria de Pemex. En Tabasco, Veracruz, Tamaulipas y Nuevo León ocurren el resto de las fugas.

En cuanto a accidentes industriales, el año pasado Pemex reportó 32 muertos, de los cuales 30 formaban parte del Centro Receptor de Gas de Reynosa; en 2013, tan sólo la explosión en el edificio B2 del corporativo de Pemex en la ciudad de México superó la cifra de decesos que llegó a 37 personas muertas y más de 100 heridos.

La paraestatal informó que sólo queda una persona hospitalizada de esta explosión atribuida a una concentración de gas metano.

El Economista