Un fondo cargado de dólares para YPF

EL GOBIERNO CREO UN FIDEICOMISO DE DOS MIL MILLONES DE DOLARES PARA LA PETROLERA RECUPERADA

A fin de aumentar las inversiones en exploración, explotación, industrialización y comercialización de hidrocarburos, el Gobierno dispuso la creación de un fondo específico que este año contará con dos mil millones de dólares.

El Gobierno creó el Fondo Argentino de Hidrocarburos, destinado a constituir un fideicomiso por hasta dos mil millones de dólares para otorgar préstamos o capitalizar a “empresas hidrocarburíferas en las que el Estado nacional tenga participación”, es decir, YPF. Esta decisión administrativa publicada ayer en el Boletín Oficial se enmarca en el artículo 71 del Presupuesto de la Nación, el cual autoriza al Ministerio de Economía a crear este instrumento orientado a potenciar la “ejecución o financiamiento de proyectos de exploración, explotación, industrialización o comercialización de hidrocarburos”. Los recursos surgirán del propio presupuesto a partir de un reajuste de partidas por parte de la Jefatura de Gabinete.

“Los lineamientos de la nueva política energética implican utilizar los recursos hidrocarburíferos que posee el país al servicio de las necesidades del proceso de crecimiento. Que en ese contexto, y a los efectos de proseguir con el desarrollo de la política energética nacional, se considera oportuno crear el Fondo Argentino de Hidrocarburos”, puede leerse en los considerandos de la resolución 130/2013 del Ministerio de Economía.

La gestión del nuevo fondo estará a cargo del ministro del área, Hernán Lorenzino; el secretario de Política Económica, Axel Kicillof, y el secretario de Finanzas, Adrián Cosentino. También actuará la empresa Nación Fideicomiso. Además de basarse en el Presupuesto de la Nación, el nuevo fideicomiso se asienta en las disposiciones de la ley 26.741 –Soberanía Hidrocarburífera–, la cual establece que el gobierno nacional apuntará a lograr “el autoabastecimiento de hidrocarburos, así como su exploración, explotación, industrialización y comercialización, para garantizar el desarrollo económico con equidad social, la creación de empleo, el aumento de la competitividad y el crecimiento equitativo y sustentable de las provincias y regiones”.

Según el texto de la resolución 130, “los montos aportados al fideicomiso por Economía provendrán de la partida para obras hidrocarburíferas, incluida en el Presupuesto 2013, y los aportes podrán realizarse en uno o varios desembolsos”. El jefe de Gabinete deberá realizar las reasignaciones presupuestarias necesarias.

Parte de estos fondos podrían salir de los recursos que se habían previsto en una primera instancia al pago del cupón del PBI 2012. Como el crecimiento de la economía argentina durante el año pasado no fue superior al 3,26 por ciento, el Estado no deberá pagar dicho cupón, por lo que podría utilizar esos recursos para otros fines. En 2012 se pagó en concepto de cupón de PBI por el crecimiento del año anterior cerca de 3500 millones de dólares.

Tras la recuperación del 51 por ciento de las acciones de YPF por parte del Estado, la compañía comenzó a elaborar un plan de inversiones destinado, principalmente, al desarrollo de los recursos no convencionales. El principal reservorio de este tipo de recursos se encuentra en el Yacimiento Vaca Muerta. Dentro de este marco, uno de los objetivos de la petrolera será alcanzar la perforación de mil pozos por año entre 2013 y 2017.

Este año se pondrá en marcha un plan piloto para la exploración de los recursos no renovables en Vaca Muerta. Las inversiones estimadas para esta primera fase ascienden a 1200 millones de dólares. Esto implicaría 132 pozos, con una producción estimada de 55 millones de barriles. El plan quinquenal de la compañía implicará inversiones por más de 38 mil millones de dólares, de los cuales la mayor parte saldrá del flujo económico de la propia YPF.

A partir de la creación de este Fondo Argentino de Hidrocarburos, el Ejecutivo podrá estructurar la “adquisición de otros instrumentos financieros destinados a la ejecución y financiamiento de proyectos de exploración, industrialización o comercialización de hidrocarburos”. Este punto es relevante, ya que parte de estos recursos podrá volcarse a la refinería.

Página/12