Piden especialistas una nueva política energética

Ex funcionarios y senadores radicales destacaron la caída de la producción a un año de la estatización de YPF.

La falta de una política energética y la desprolija reestatización de YPF fueron las principales críticas formuladas por cuatro especialistas del sector energético, que expusieron ayer en el Senado en un seminario organizado por la Unión Cívica Radical (UCR).

El motivo de la reunión fue el primer aniversario de la ley que ordenó la expropiación de la compañía petrolera y hablaron, invitados por el senador Ernesto Sanz (UCR-Mendoza), su par y presidente del bloque radical, Gerardo Morales; los ex secretarios de Energía Alieto Guadagni, Daniel Montamat y Jorge Lapeña, y el economista Nicolás Gadano (autor del libro Historia del petróleo en la Argentina, una completa investigación sobre el sector de hidrocarburos ).

Este último abrió el seminario y afirmó que la expropiación de YPF “no está perfeccionada” todavía, ya que “las acciones aún siguen en poder de [la petrolera española] Repsol. Este hecho no es menor, porque está dejando un pasivo contingente hacia adelante que algún día vamos a tener que pagar”, advirtió Gadano.

La ley sancionada por el Congreso autorizó al Estado argentino a quedarse con el 51 por ciento de las acciones que tenía Repsol en la petrolera argentina. La española, en tanto, conserva hoy un 12 por ciento.

Más duro aún fue Lapeña. El secretario de Energía en tiempos de Raúl Alfonsín expresó que la forma en que se sancionó la expropiación -en tiempo récord- muestra “el deterioro democrático” del país. “El Poder Ejecutivo procedió mal, fue un hecho grave y en algunos aspectos, bochornoso”, sentenció.

A su turno, el senador Morales dijo que “la posibilidad de conseguir inversiones para financiar Vaca Muerta [el yacimiento de hidrocarburos no convencionales ubicado en las provincias de Mendoza y Neuquén] y otros emprendimientos va a ser mucho más complicada en el futuro, en el actual estado de profundización de la inseguridad jurídica”.

Por su parte, Guadagni reclamó una “nueva política energética que reconozca la realidad”, y en dirección al ministro Julio De Vido (responsable máximo del área) dijo que “en diez años de gestión no se enteró de que todos los meses cae la producción de petróleo y de gas. Lo primero que se requiere es dejar de negar la realidad”, insistió.

Las palabras del ex secretario de Industria de Eduardo Duhalde se basaron en los datos aportados por Gadano, quien habló de caídas en la producción de petróleo y de gas cercanas al 1% y también en la productividad por pozo. “El déficit comercial energético es de más de 12.000 millones de dólares”, agregó el economista, quien destacó que si las importaciones energéticas no crecieron fue porque “el año pasado fue recesivo”.

Montamat coincidió con el diagnóstico y aseguró que en materia energética la administración kirchnerista “está poniendo el carro delante del caballo”, y aclaró: “Con esta política energética estamos condenando a YPF a un fracaso de final anunciado”.

Montamat opinó que es esa falta de una estrategia global la responsable de la pérdida del país de su autoabastecimiento energético.

En ese sentido, Guadagni cuestionó que el kirchnerismo haya centrado toda su atención en la expropiación de la empresa petrolera. “La YPF que compramos ahora no es más la empresa líder de los 90: apenas produce un tercio del petróleo y la cuarta parte del gas”, destacó.

Donde hubo discrepancia fue sobre la empresa Enarsa, creada en el gobierno de Néstor Kirchner. Tras destacar la “poca transparencia” con la que se administra, Gadano dijo que debería ser absorbida por YPF. Lapeña opinó que debería ser liquidada.

La Nacion

——-

Advierten que “YPF invierte cada vez más para producir lo mismo”

CRÍTICAS DE LOS EXPERTOS A UN AÑO DE LA EXPROPIACIÓN.

A un año de la sanción de la ley que expropió YPF, cuatro expertos en Energía coincidieron ayer que se está lejos de lograr el “autoabastecimiento energético”. Hubo muchas críticas a la gestión del Estado como accionista mayoritario de YPF, a la política energética, a Enarsa y a las importaciones,que podrían llegar a US$ 15.000 millones. “Lo más grave es la caída de las reservas”, observó Alieto Guadagni, ex secretario de Energía. “En su balance de 2012, YPF nos desayunó que tiene 7,5% menos de reservas de gas. La exploración cayó un 18%. A YPF la vaciaron desde 2008. El Gobierno cumple 120 meses en que todos los meses cae la producción de petróleo y gas. Nos espera energía cara, importada y escasa ”, criticó.

Nicolás Gadano, investigador del CIPPEC, observó que “todo el foco está puesto en YPF, pero no se pidió un programa de política energética a cinco años ni la renuncia del responsable de lo sucedió”. “Alguien pensó que por cambiar el management iba a cambiar el problema y debe estar muy decepcionado”, analizó. “YPF invierte cada vez más para producir lo mismo. Ahora viene la toma de control de Metrogas, una empresa casi quebrada, que no tiene flujo de caja. Si Metrogas deja de pagar el gas porque no tiene plata, ¿qué hace YPF?”, planteó Gadano. “La evolución del resultado operativo de YPF no luce bien. Subió un 9,9%, debajo de la inflación y cae 2,5% en términos nominales”, analizó.

“Es bueno que haya una reivindicación de la YPF de los 90, de gestión privada local. YPF se mantuvo como empresa cotizante, los que nos permite tener información que no tenemos de Enarsa. Impulsaría una fusión por absorción. YPF está en mejores condiciones de administrar Enarsa”, recalcó Gadano.

Jorge Lapeña, ex secretario de Energía, discrepó en algo con Gadano. “A Enarsa la audita la Auditoría General de la Nación (AGN), a YPF, no”. “Soy defensor de la expropiación por causa de utilidad pública. Pero con YPF se equivocaron el Poder Ejecutivo y el Legislativo. YPF no fue tasada, ni pagada y es una confiscación ”, describió.

“Las importaciones suben 57% en el primer trimestre. Si importamos US$ 9.500 millones en 2012, ahora vamos a US$ 15.000 millones”, pintó Montamat, también ex secretario de Energía. “YPF presentó un plan de inversiones de US$ 5.000 a US$ 7.000 millones anuales. Lo iban a hacer con su propia rentabilidad, pero tienen menos rentabilidad que el año pasado. Y con su endeudamiento (US$ 2.100 millones – gran parte proviene de la ANSeS–), secaron la plaza local”, sentenció.

iEco