¿Qué queda pendiente con Chevron?

En principio, julio sería la fecha final para cerrar el acuerdo con YPF

Si bien el acuerdo entre Chevron e YPF generó expectativas sobre el inminente desembarco de la petrolera estadounidense en el yacimiento Vaca Muerta, todavía existen algunos puntos pendientes de negociación para terminan de concretar la inversión prometida.

Los plazos para la firma se pusieron en julio de este año, pero no pocos son los que arriesgan que podrían prorrogarse por algún tiempo más.

¿Por qué Miguel Galuccio se apuró a hacer anuncios cuando todavía no está terminado de cerrar el acuerdo? Las presiones políticas, sin duda, tienen mucho que ver en todo este anticipo comunicacional. Pasó ya más de un año de gestión estatal en YPF y las grandes inversiones que prometió el gobierno, en acuerdo con las petroleras de todo el mundo, nunca aparecieron.

Las autoridades de Chevron están a la espera de algunas respuestas por parte de la administración Kirchner para dar inicio así al desembarco de los “hasta 1.500 millones de dólares” proyectados en inversiones dentro de la Cuenca Neuquina.

Entre otros, éstos son algunos puntos que todavía están en negociación a la espera de que en julio existan definiciones:

• En primer término, junto con el gobierno, Chevron están estudiando las herramientas financieras necesarias para que los dólares que ingresan al país no sean tomados a la cotización oficial, tal como lo exigió en su momento la empresa brasileña Vale antes de retirarse definitivamente de la Argentina. No se descarta que los nuevos bonos de YPF (Baade), emitidos contra el dinero “negro” no declarado y que serán puestos en el mercado secundario a partir del segundo semestre del año, puedan ser usados como alternativa por la petrolera estadounidense.

• La empresa está a la espera de una respuesta de la Justicia argentina por parte de las demandas que tiene en su contra y los embargos que arrastra este conflicto que se inicio en Ecuador.

• Por otra parte solicitó a la administración Kirchner la libre disponibilidad de utilidades que se obtengan en la Argentina –y esto incluye el giro de divisas a su casa matriz– a partir del 2015.

Río Negro