Neuquén se consolida como sede de la nueva industria petrolera

Empresarios, funcionarios, gobernantes, ambientalistas, miembros del sector pyme, estudiantes y académicos participan de diferentes eventos ligados a la explotación de gas y petróleo.

El segundo Cluster Shale Neuquén 2013 promovió la interrelación de distintos sectores y desarrolló en paralelo workshops y rondas de negocios. Están previstos los parámetros para 2014, apuntado a la cuestión ambiental.

El Cluster Shale Neuquén 2013, el Seminario de No Convencionales y el Cluster Shale para Pymes se realizaron con éxito en la capital neuquina, que empieza a marcar el ritmo en cuanto a la demanda de la industria del petróleo y el gas en la Argentina. Hubo de todo. Loas a Vaca Muerta, detalles de buenas experiencias (y de las otras que se dice que sirven más), se denunció que contamina mucho, que no tanto, que el futuro es brillante, que no va a quedar nada. Todo. En el medio se conoció un nuevo informe del Departamento de Energía de Estados Unidos que ubica a la Argentina como la segunda reserva mundial de shale gas y la tercera en shale oil (petróleo). Pero también hubo una protesta antifracking en la puerta del Duam y una semana más tarde mapuches e indígenas ecuatorianos contra Chevron e YPF. Así late hoy la industria, muy cerca de cada espacio gubernamental, con rebote en Buenos Aires en cada acción mínima. Inimaginable hace apenas algunos años.

Las grandes operadoras miran a Neuquén mientras la producción de petróleo y gas de la Argentina se desinfla. Sólo un éxito en la avanzada de explotación sobre áreas de Vaca Muerta puede torcer la curva declinante y evitar que el país se desangre con la importación de combustibles. Y sólo acciones rápidas, direccionadas y con voluntad asociativista pueden sumar a nuevos actores al fenómeno shale. El futuro ya llegó.

“Es buenísimo que esto pase y que estén todos los actores, tiene que existir una efervescencia social, tiene que generarse un clima. De no ser así, no va a servir”, afirmó el subsecretario del Copade, Sebastián González, quien cerró el cluster shale para pymes. Hubo 130 empresarios, comerciantes y gremialistas allí.

Para el mentor del Cluster Shale Neuquén 2013, Rubén Etcheverry, hay una demanda creciente de este tipo de encuentros y Neuquén se está consolidando como referencia de la industria no convencional no sólo por la explotación.

Etcheverry valoró especialmente la dinámica de los workshops y de las rondas de negocios y las asociaciones incipientes.

El fundador de los clúster –que hace unos días renunció a su cargo en la Fundación Alejandría y no estará en la tercera edición del evento– dejó planteados los objetivos del clúster 2014 que irá abrazado a un término “Sustentable”. Hasta el logo del encuentro está definido, con el corredor logístico y la red azul como objetivos de debate e interacción. La previsión y la organización son indispensables en una industria como la del petróleo. Y Neuquén rindió varias materias los últimos eventos: la agencia Compromiso Humano dio una muestra de capacidad en diseñar aquí un tipo de formato que antes debía ser contratado afuera.

El consultor Guillermo Salvatierra, experto en la organización de clústeres, habló de las lecciones de la experiencia y de los desafíos competitivos que se plantean. “La competencia permanece vigente entre las empresas del clúster, pero se unen para desarrollar aquellos aspectos que son inviables o antieconómicos para hacerlos por sí mismas. Cuando las empresas tienen problemáticas y dinámicas competitivas compartidas e interrelacionadas aparece el clúster como una herramienta de mejora competitiva”, dijo y elogió la capacidad de realizar el evento en el lugar donde están los recursos.

“Participé del seminario y del clúster y antes del seminario del agua. Hay que sumar al debate, hay que abrirse a la sociedad, esta es una nueva oportunidad que tiene la provincia. Hay que potenciar este escenario”, sintetizó el diputado Alejandro Vida

Río Negro