Sapag propuso generar áreas de exclusión para la industria en zonas pobladas

[embedplusvideo height=”365″ width=”450″ editlink=”http://bit.ly/11uHSA3″ standard=”http://www.youtube.com/v/qXw5QgveqEA?fs=1″ vars=”ytid=qXw5QgveqEA&width=450&height=365&start=&stop=&rs=w&hd=0&autoplay=0&react=1&chapters=&notes=” id=”ep6955″ /]

“Todo se está investigando. Lo importante es que Gracias a Dios no hubo que lamentar víctimas. Pudo haber sido una tragedia, porque había trece personas operando en el lugar”, dijo el gobernador Jorge Sapag sobre el incendio que se generó en la noche del lunes en el pozo de gas que explota Pluspetrol en Plottier.

Junto a Ricardo Esquivel, secretario de Ambiente y Desarrollo Sostenible, el gobernador dio detalles del accidente y particularmente destacó que no hubo heridos de gravedad, pese a las dimensiones que alcanzaron las llamas.

El gobernador destacó que se enteró del episodio apenas minutos después de ocurrido porque se lo informó personal policial.

“Todo está bajo control”, dijo en claro intento de morigerar los comprensibles temores que el incendio a generado entre las autoridades de la vecina ciudad y las personas que viven en las cercanías.

Al respecto remarcó que los barrios más cercanos están a unos 600 metros del fuego, aunque reconoció que sofocar definitivamente las llamas puede demandar varios días.

En ese sentido recaló que ya estaban viajando a Neuquén especialistas de empresas norteamericanas para encarar la tarea.

En tanto, informó que los bomberos estaban abocados al trabajo de enfriar las instalaciones cercanas con el objetivo de circunscribir el siniestro a la zona crítica.

“Cayó un elemento, pesado, impactó con un caño de la válvula de gas, se generó una chispa y estalló el pozo”, describió Sapag sobre el inicio del fuego en el pozo gasífero.

Comentó que si bien un operario debió ser asistido, sus lesiones no fueron de gravedad y estaba en su casa.

Ante la consulta dijo que, eventualmente, en la medida que se amplíe la explotación de hidrocarburos se evaluará la posibilidad de incorporar las maquinarias que permitan afrontar estas contingencias.

Aún así indicó que este tipo de incidentes no son tan comunes.

Puso el acento en la necesidad de generar una legislación que delimite “áreas de exclusión”, atento a baterías que están en zonas cercanas a urbanizaciones, lagos, ríos y otro tipo de escenario que merezca ser protegido.

Por su parte Esquivel dijo, ante comentarios en contrario, de que no existen planes de contingencias para estos casos respondió: “El plan de contingencias funcionó bien”.

El funcionario descartó que corran peligro los vecinos porque los habitantes más cercanos son los del barrio 109 viviendas y se encuentran a unos 500 metros.

Río Negro