Derrame de más de 70 mil litros de crudo por rotura de oleoducto de YPF en Neuquén

Cayeron 70.000 litros de petróleo y agua en el área Chihuido. Están paralizados 230 pozos productores y nueve baterías. Resultaron afectados 4.600 metros cuadrados.

La rotura de un oleoducto troncal de la empresa YPF en el área Chihuido de la Sierra Negra, en cercanías de Rincón de los Sauces, provocó un derrame de unos 70.000 litros de petróleo y agua que afectó una superficie de 4.600 metros cuadrados y sacó de producción a 230 pozos.

El incidente se produjo el martes al colapsar “por avanzado estado de corrosión” una cañería que tiene 12 y 10 pulgadas de ancho, con una capacidad para transportar 17.000 metros cúbicos diarios de líquidos.

El hecho fue confirmado por el secretario de Ambiente y Desarrollo Sostenible de la provincia Ricardo Esquivel quien explicó que se trata de cañerías “muy viejas” que están en proceso de reemplazo. “Todos los caños se están por cambiar por pedido de la secretaría u del área de Hidrocarburos”, sostuvo Esquivel al ser consultado por “Río Negro”.

Desde que se produjo la rotura están paralizados 230 pozos y nueve baterías y trabajaron en el lugar hasta 27 cuadrillas de operarios, camiones con equipos que succionan líquidos y varias retroexcavadoras. Tienen hasta el viernes para normalizar el lugar afectado.

“Es un incidente grave que afectó 4.600 metros cuadrados de terreno y que ha derramado líquidos a lo largo de 2.800 metros”, confirmó el titular de la cartera ambiental.

La empresa informó, a través de una comunicación oficial, que se registró “una pérdida en un oleoducto troncal de Chihuido de la Sierra Negra, en Rincón de los Sauces, que produjo un derrame de producción bruta (95 % de agua), sobre el cual se tomó rápidamente intervención, conteniéndolo y sacando de servicio a los pozos que aportaban su producción a esa instalación de transporte”.

La provincia mantiene a inspectores en el lugar donde ha exigido una serie de controles a la tierra empetrolada, entre ellos presencia de metales pesados que cayeron en una cuenca aluvional por lo que no se vio afectada la flora autóctona. “Se puso en marcha el plan de emergencia, con equipos y cuadrillas trabajando por la tarde y noche y poniendo a disposición en tareas de contención definitiva y saneamiento 27 cuadrillas, que mediante la utilización de camiones de vacío facilitaron la recuperación del fluido, y con 14 máquinas retroexcavadoras y cargadoras y 7 camiones para transporte comenzaron a cargar y transportar los suelos afectados”, dijo YPF.

Río Negro